uno de sus peores momentos

El bache de Sergio Llull, ¿aprendiendo a jugar de otra forma o el inicio de su ocaso?

El jugador del Real Madrid llega a la Copa del Rey en uno de sus peores momentos. No le sale nada. "Mi confianza en Llull es altísima", dice Pablo Laso antes de la Copa del Rey

Foto: Sergio Llull, durante el ALBA Berlín-Real Madrid de Euroliga jugado la semana pasada. (EFE)
Sergio Llull, durante el ALBA Berlín-Real Madrid de Euroliga jugado la semana pasada. (EFE)

El Martín Carpena de Málaga es un lugar que hace feliz a Sergio Llull. Allí anotó una de tantas canastas sobre la bocina que ha metido con el Real Madrid. Aquella le dio el título de Copa del Rey a su equipo hace seis años. En unos días regresa a ese pabellón para una nueva Copa en unos de sus momentos más bajos. Llull se busca y no se encuentra. Mientras, el Madrid le espera. "Mi confianza en Llull es altísima, nos ha dado muchas noches de gloria y nos va a dar muchas más. Él es inteligente y sabe lo que pienso, así es no tengo que decirle nada", dijo Pablo Laso tras el partido de Euroliga contra el Baskonia jugado hace una semana.

En ese encuentro, Llull falló todos los tiros que intentó por tercera vez esta temporada. Y dos días después falló los primeros nueve que lanzó contra el ALBA Berlín y anotó el décimo, su única canasta del partido. Este domingo se quedó en cinco puntos en 21 minutos en la victoria ante el Coosur Real Betis. La afición le mostró su apoyo. "Lo bueno de la gente que me critica es que cuando lo hacen ya me ha dado tiempo a criticarme a mí mismo. Es increíble el gesto que ha tenido mi afición hoy conmigo. Sé que estadísticamente no estoy bien. Les prometo trabajo y buenos partidos", declaró en 'Onda Madrid' tras el encuentro.

En Llull está todavía muy presente la grave lesión de rodilla que sufrió en agosto de 2017. Después de un golpe así, todo deportista pasa por varias etapas. La primera, en su regreso, es de euforia. La reaparición de Llull en abril de 2018, su nivel en sus primeros partidos, sobre todo en los 'playoffs' de la Euroliga contra el Panathinaikos, fue engañoso.

Después del verano comenzó una temporada que inauguró una nueva etapa, la de superar el miedo y recuperar la confianza. "Las estadísticas indican que hasta un año después de la cirugía no 'se olvida' la rodilla", explicó tras la lesión de Llull el exjugador y cirujano Cristóbal Rodríguez. Las continuas lesiones musculares no le pusieron las cosas fáciles a Llull, que no tuvo una buena temporada. "Llevo dos años de mierda", resumió tras ganar la Liga Endesa en el Palau Blaugrana.

Sus números le delatan

Después de un Mundial irregular en lo estadístico, pero en el que recuperó sensaciones, Llull comenzó bien la temporada. Pero una lesión muscular le frenó. Se lesionó el 24 de noviembre y no volvió a jugar hasta el 14 de enero. Casi dos meses y quince partidos de baja que, viendo su rendimiento en las últimas semanas, le está pasando factura. En los cuatro partidos de Liga Endesa que ha jugado promedia 11,25 puntos (promedio que sube por los 23 que en el primero) con un 6/19 en triples. En la Euroliga, sus números son bastante peores: 4,3 puntos de media, un 2/15 en tiros de dos y un 6/24 en triples.

La lesión es un antes y un después en la carrera de Llull, que reconoce que el cambio físico ha influido en su juego. "Antes era un jugador que me servía mucho de mi físico, de ir siempre para, y nadie me podía parar". "Ahora es diferente. La lesión me coincidió también con hacerte un poco mayor, con pasar de los 30, y al final tienes que evolucionar con tu juego", contó hace dos semanas en 'Colgados del Aro'. "Lo que antes hacías por físico, ahora te ves obligado a hacerlo de otra manera".

Sergio Llull ha estado casi dos meses de baja por lesión esta temporada. (EFE)
Sergio Llull ha estado casi dos meses de baja por lesión esta temporada. (EFE)

Incluso si la lesión impide a Llull volver a ser el que fue, como parece claro a la vista de su rendimiento y sus palabras, esta versión actual está por debajo de lo que podría dar. Aún debería ser importante en el Real Madrid. Rudy Fernández, dos años mayor y muy castigado por las lesiones (en su caso la espalda), sigue teniendo un papel relevante en el equipo que dirige Pablo Laso.

Llull, que cumplió hace poco 32 años, no parece estar aún en una fase crepuscular de su carrera. Puede que siga siendo el líder espiritual del equipo, pero ya no lo es en la pista. La modificación de pesos en la dirección ya se consumó la temporada pasada y ahora el Madrid es el equipo de Facundo Campazzo. Eso debería favorecer a Llull si consigue sacar lo mejor de su cuerpo. "Todavía me queda por trabajar bastante. Leer un poco mejor la situación de juego, cuándo tirar de fuera, cuándo penetrar. Son cosas que estoy adaptándome a ellas", dijo hace dos semanas.

Baloncesto

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios