ensalzó el valor y el sacrificio de los suyos

El discurso calmado de Sergio Scariolo antes de ser bañado por sus jugadores

Una vez ya en los vestuarios, el seleccionador tomó la palabra para ensalzar los valores que han hecho que España se haya coronado con su segundo título mundial

Foto:

España lo ha conseguido. Contra todo pronóstico y batiendo a selecciones que eran favoritas, los jugadores de la Selección han conseguido volver con el oro como ya hicieron en 2006. 75-95 en la final disputada en Tokio ante Argentina para coronar un torneo en el que siempre fueron de menos a más. De esta manera, España ha vuelto a la cima mundial del baloncesto 13 años después tras una travesía en la que han alcanzado la barbaridad de nueve medallas repartidas en tres Juegos Olímpicos y seis Eurobasket.

Ricky Rubio fue el MVP de la final y del torneo para darle sentido a su ya famoso lema 'never too high, never too low' (nunca demasiado alto, nunca demasiado bajo), Marc Gasol apareció también en el quinteto ideal del torneo junto al base de El Masnou y la Selección consigue cerrar el círculo antes de poner la vista ya en los Juegos Olímpicos de Tokio, lugar al que volverán después de su título mundial y con la posibilidad de sumar al equipo algunas bajas reseñables como las de Pau Gasol, Serge Ibaka, Nikola Mirotic, Alex Abrines...

Una vez finalizado el partido, Sergio Scariolo acudió con los suyos al vestuario y allí dio la última charla de este Mundial en un tono muy calmado y sereno, ensalzando los valores de esta Selección. Lo que pasó después era algo que se estaba dejando entrever: acabó bañado por sus jugadores al grito de "¡¡campeones, campeones!!". De nuevo, el lejano Oriente ha dado a España un regalo supremo.

Baloncesto
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios