el mejor jugador de españa en el mundial

El círculo de Ricky Rubio se cierra en China: de niño prodigio a líder

Ricky Rubio está jugando su mejor torneo con la Selección en China, donde debutó hace once años en los Juegos Olímpicos de Pekín. Entonces era el más joven y ahora es el líder

Foto: Ricky Rubio debutó con la Selección en 2008. Desde entonces ha jugado nueve torneos, incluido este Mundial. (EFE)
Ricky Rubio debutó con la Selección en 2008. Desde entonces ha jugado nueve torneos, incluido este Mundial. (EFE)

El liderazgo en los deportes de equipo es algo muy personal. Los hay que hablan mucho, que hablan poco y que no hablan nunca, pero que lideran con el ejemplo de su esfuerzo. Lo más habitual es que quien lidere en la cancha lo haga también fuera de ella. Dede que debutara en la Selección en 2008, Ricky Rubio ha tenido que escuchar más que hablar, pero ahora, sin ningún Júnior de Oro en el equipo y con él, Rudy Fernández y Marc Gasol como los más veteranos, su papel es otro. Tras la victoria ante Polonia en los cuartos de final del Mundial, él fue quien más habló en el corrillo. Seguro que dijo a sus compañeros lo mismo que dijo después ante la prensa: las semifinales están muy bien, pero aún no hemos conseguido nada.

El futuro a corto plazo de España en el Mundial se presenta muy bien, pero mientras llega (el viernes a las 10:00 ante el ganador del Australia-República Checa), este martes Rubio se permitió echar la vista atrás por un momento. "Si te paras a pensar, vine aquí hace once años y el mundo empezó a conocer mi nombre solo porque tenía 17 años y jugué contra Estados Unidos en la final. Once años después soy un hombre, ya no soy un niño", dijo Ricky Rubio, el mejor en los cuartos de final y el mejor de España en el Mundial.

"Estoy contento de estar donde estoy. He aprendido mucho estos once años. He pasado muchos momentos malos, pero gracias a ellos soy quien soy hoy. Es divertido que sea en China donde estoy jugando mi mejor torneo con la selección", continuó el nuevo base de los Phoenix Suns. Ante Polonia, Rubio fue el más destacado con 19 puntos, nueve asistencias y cinco rebotes. Promedia 15,3 puntos, de lejos de su mejor registro con la Selección, 5,5 asistencias y 3,8 rebotes, a lo que suma casi un 48% en triples.

A sus casi 29 años, Ricky Rubio está en el mejor momento de su carrera. Ahora es el jugador que todos imaginaban hace una década, o al menos se acerca a esa imagen que se tenía de él. Su salto en la anotación que tanto está aprovechando España en este Mundial comenzó hace dos años en el EuroBasket y se ha mantenido en su etapa en los Utah Jazz. El trabajo con Raül López ha dado sus frutos y el base ha añadido a su juego más armas. Ya no es el jugador que solo piensa en asistir, aunque esa sigue siendo su principal virtud.

Con sus nueve asistencias ante Polonia, Rubio se convirtió en el máximo asistente de los Mundiales. Desde 1994, año en el que la FIBA comenzó a contabilizar esta estadística en su principal competición, ningún jugador ha dado más pases de canasta que Rubio, que acumula 115. Por detrás quedan Pablo Prigioni (106) y Marcelinho Huertas (95). "Es u honor ser nombrado en la misma frase que él (Prigioni). Veía jugar a Argentina con Manu (Ginóbili), Scola, Pablo Prigioni... Estar en la misma categoría que él es un gran honor", dijo Rubio.

El liderazgo del base catalán en la Selección se basa, además de en sus virtudes en la cancha, en su experiencia. Debutó en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 y desde entonces solo se ha perdido dos torneos: los Juegos Olímpicos de Londres 2012 y el EuroBasket 2015. "La experiencia es una de las claves", dijo Rubio para explicar la diferencia de España con otras selecciones.

Ricky Rubio terminó con 19 puntos, nueve asistencias y cinco rebotes el partido entre España y Polonia. (EFE)
Ricky Rubio terminó con 19 puntos, nueve asistencias y cinco rebotes el partido entre España y Polonia. (EFE)

"Otro equipo diría: qué estamos haciendo. Y nosotros nos juntamos. Eso es lo que significa ser un equipo. En esos momentos en los que eres el favorito en el partido y ellos hacen un parcial y solo tienes cuatro puntos de ventaja, no te pones nervioso. El entrenador lleva con nosotros mucho tiempo y sabes exactamente qué jugada quiere hacer. Yo sé exactamente qué quieren mis compañeros. Esa experiencia ha ayudado mucho esta noche", explicó.

A su lado, en la rueda de prensa, Sergio Scariolo también se puso nostálgico. "Ayer estaba mirando una foto de nuestro primer Campeonato de Europa, en 2009. Y Ricky realmente era un bebé. Un niño. Y ahora tiene barba, tatuajes...", dijo el italiano, que elogió la carrera de Ricky. "Ha tenido que sudar y pelear por cada paso. Por supuesto que tiene un gran talento natural, pero ha tenido que pasar lesiones, momentos duros en su carrera, ha recibido golpes en su vida personal... No ha sido fácil para él. El talento está ahí, se veía cuando tenía 14 años. Pero ha demostrado resiliciencia, ha mantenido los pies en el suelo, ha sabido cuál es el objetivo último de un base, que es ayudar a ganar al equipo, liderar en ataque y en defensa. Ahora creo que ha crecido, ha encontrado el equilibrio entre pasar, defender y anotar, porque está mejorando en la anotación. Creo que todavía está en progresión".

Baloncesto

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios