victoria por 81-69

España da el golpe ante Serbia y puede evitar a Estados Unidos hasta la final

España pasó por encima de una de las dos grandes favoritas al oro y confirmó su candidatura al podio, un objetivo que parecía muy complicado hace unos días

Foto: Ricky Rubio, con 19 puntos, fue el máximo anotador de España ante Serbia. (EFE)
Ricky Rubio, con 19 puntos, fue el máximo anotador de España ante Serbia. (EFE)

España logró ante Serbia más que una victoria (81-69) que le coloca en un camino inmejorable para luchar por las medallas en el Mundial. También envió un mensaje a todo aquel quiera recibirlo: dudar de esta selección, aunque esté justificado, es peligroso. Podrá perder el martes o llegar a la final del domingo, da igual. Lo conseguido hasta ahora ya es suficiente para reivindicar a un equipo que llegó como una incógnita al campeonato y ahora ve las medallas cerca. Un enorme cambio que ha tenido lugar en los dos últimos partidos. Una victoria sufrida para meterse en cuartos de final y otra contundente ante uno de los grandes favoritos que sirve como aviso: España aún no se ha ido.

Este año había más motivos que nunca para dudar. A su clásica zozobra del inicio del campeonato se sumaba una evidente disminución del talento. Temer el duelo contra Serbia era un ejercicio de prudencia. Pero la victoria contra Italia, conseguida a base de defensa, insufló confianza al equipo, que este domingo pareció jugar sin miedo. Al trabajo defensivo, que se mantuvo, se sumó una mayor soltura en ataque. El resultado fue una exhibición. Solo así puede describirse dejar en 69 puntos a un equipo que promediaba más de 100.

La victoria es mucho más impresionante que la conseguida ante Italia. Por la entidad del rival, para muchos más favorito que Estados Unidos al oro y con más talento, lo que da más valor a la actuación defensiva española. Y porque a ese trabajo atrás se sumó esta vez un buen rendimiento en ataque que permitió ganar con comodidad. España logró una ventaja de 21 puntos en el tercer cuarto y la administró el resto del partido. Serbia se colocó a nueve, pero no llegó a inquietar a la Selección, que logró un triunfo que dispara sus expectativas en el campeonato.

La victoria, además de colocar a España en un nivel que incluso dentro del equipo dudaban poder alcanzar (en la Selección colocaban a Serbia un par de escalones por encima del resto de equipos, Estados Unidos al margen), mejora el horizonte en el Mundial. España jugará en cuartos de final contra Polonia, segunda del grupo I tras perder contra Argentina. 'A priori', un rival asequible. Y evitará a Estados Unidos hasta una posible final. En su lugar tendría que enfrentarse a Francia, Australia o Grecia. Selecciones que también comenzaron el torneo por encima de España, pero que tras la victoria ante Serbia ya parecen más cercanas.

Las trampas de Scariolo

De la victoria ante Serbia sale reforzado, sobre todo, Sergio Scariolo. Al inicio de la preparación avisó de que, ante la falta de varios de jugadores, este equipo iba a necesitar más trabajo para llegar a un nivel que le permitiera luchar por el objetivo de meterse en los Juegos Olímpicos de Tokio (las dos primeras selecciones europeas consiguen la clasificación directa). Esta España es más táctica, necesitas más la pizarra para resolver situaciones que antes resolvía a base de talento. Ante Serbia, el seleccionador ordenó una defensa en zona llena de trampas que desquició a Serbia. Sus cinco pívots anotaron solo 23 puntos y Nikola Jokic, su gran estrella, estuvo siempre muy vigilado con dos contra uno y acabó expulsado. España obligó a su rival a anotar desde fuera para tener opciones, pero su 3/19 en triples le condenó. Solo Bogdan Bogdanovic, con 26 puntos, estuvo a la altura de lo esperado.

Dos jugadores brillaron de nuevo sobre el resto en defensa. Rudy Fernández, magistral en las ayudas y lejos del balón. Acabó con cuatro robos. Con tres terminó Vïctor Claver, quizá el más reforzado en lo que va de campeonato. Diez años hace que Scariolo lo hizo debutar con la absoluta y diez años hace que es uno de los jugadores más criticados del baloncesto español. Pero ya hace tiempo que demostró ser fundamental en la Selección (véase el EuroBasket 2015) por su versatilidad defensiva y su capacidad reboteadora. Contra Serbia anotó además 14 puntos.

Cinco más anotó Ricky Rubio, que fue el máximo anotador con 19. Marc Gasol también superó la decena (11) y sumó seis rebotes y seis asistencia. Todo funcionó en España. Sin ser un gran partido en el triple (9/29), esta vez el tiro exterior no fue un lastre. La segunda unidad rindió con Willy Hernangómez y Pau Ribas a la cabeza. Los 14 puntos de Claver, que salió por primera vez desde el banquillo, elevaron la aportación de los suplentes a los 35 puntos.

Baloncesto

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios