anotó 37 puntos en una exhibición total

Se cumplen 29 años del día en el que Michael Jordan conquistó la ACB

El jugador de los Bulls disputó en agosto de 1990 el partido de presentación de la ACB. Fue su primera visita a España y recogió el testigo de Magic Johnson como el segundo gran invitado del evento

Foto: Michael Jordan en la presentación de la ACB 1990/1991. (ACB)
Michael Jordan en la presentación de la ACB 1990/1991. (ACB)

30 de agosto de 1990 en Barcelona, un día de mucho calor que solo animaba a estar en casa debajo del aire acondicionado, en la playa cerca de un chiringuito o en la piscina. Pero ese día hubo 9.000 privilegiados que fueron testigos de un hecho que cambiaría la historia de la ACB: aquel día Michael Jordan jugó un partido en la liga española.

La competición tenía por tradición mandar invitaciones a las grandes estrellas de la NBA para que fuesen al partido de apertura. El primer gran nombre en aceptar dicha proposición fue Magic Johnson, y el segundo en hacerlo fue Jordan, para muchos el mejor jugador que ha habido en la historia del baloncesto (también considerado el mejor deportista de todos los tiempos por algunos expertos).

No era la primera vez que el americano acudía a eventos de este tipo, pues en 1985 ya fue a Trieste (Italia), pero llegó con menos estrella. Ese verano, antes de aterrizar en Barcelona, tuvo paradas también en Francia o Alemania y, aunque en principio la NBA no estaba a favor de que participara en el encuentro, Nike quiso que jugase e incluso pagó su correspondiente multa a la liga. El jugador de los Chicago Bulls se alojó en el Hotel Princesa Sofía y desató un 'hipe' tremendo en la ciudad. Su figura abarcó metas insospechadas para otros jugadores de la liga norteamericana y eso que aún no había ganado ninguno de sus seis anillos. En España ya se seguía el baloncesto y los niños soñaban con repetir sus jugadas y movimientos.

Decálogo de movimientos

Como mencionamos anteriormente, más de 9.000 personas se citaron en el Palacio de los Deportes de la ciudad para no perderse el evento en una tarde irrepetible. Jordan llegó como un icono mundial del deporte y solo unos meses después daría comienzo su tiranía en la NBA. Jordi Villacampa confesó a ACB en su momento que verlo era un sueño. “Para nosotros, en ese momento, ver jugar a Jordan en directo era lo máximo. Me regalaron una foto con él y todavía la guardo en la habitación de mi casa”, confesó el mítico exjugador del Joventut.

A la gente parecía no importarle mucho el partido, solo querían verlo, daba igual lo que hiciese en el campo, pero por supuesto el americano quiso dejar el pabellón bien alto: acabó con 37 puntos y una exhibición que asombró a todos. Como no podía ser de otra manera, mostró su amplio abanico de recursos y movimientos: penetraciones debajo del aro, bandejas con oposición, triples desde larga distancia, mates, etc. No desperdició ni un solo minuto, de pachangas nada. Michael disputó una mitad con un equipo (naranja) y la otra con el segundo (azul). Fue el máximo anotador de cada conjunto. El evento fue un rotundo éxito.

Más tarde, el '23' de los Bulls llegó a declarar lo siguiente. "No me importaría que mi carrera deportiva acabase en España". Michael no consiguió cumplir ese deseo, pero su presencia en aquel partido firmó una de las páginas más doradas de la historia del baloncesto español. Recuerdo imborrable para los que lo vivieron.

Baloncesto
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios