competiciones que se solapan

Un año sin parar y 100 partidos, la locura del calendario del baloncesto

El aumento de partidos de la Euroliga, la Copa del Mundo y el preolímpico para Tokio 2020 comprimen el calendario de la ACB. Un jugador de Madrid o Barcelona puede suparar los 100 partidos

Foto: Los equipos españoles de Euroliga jugarán un mínimo de 68 partidos la próxima temporada. (EFE)
Los equipos españoles de Euroliga jugarán un mínimo de 68 partidos la próxima temporada. (EFE)

La próxima semana, Sergio Llull será uno de los 16 jugadores que se concentrarán con la Selección española para preparar la Copa del Mundo de China. Dos años después de la lesión que le apartó del EuroBasket 2017, el jugador madridista regresa a una convocatoria con ganas de olvidar una temporada complicada y ser de uno de los líderes del equipo. El objetivo es clasificar a España para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Para ello, la Selección debe ser uno de los dos mejores equipos europeos. Lograrlo evitaría tener que jugar el preolímpico del próximo mes de junio y también le daría sus primeros días de vacaciones en casi un año. Lo apretado del calendario puede provocar que Llull y otros jugadores de los principales equipos españoles no paren ni una semana en doce meses y medio.

Cuanto peor le vaya a la Selección y mejor al Real Madrid, menos descanso tendrá el base menorquín. Lo mismo sucede con el resto de jugadores de equipos que aspiran a jugar todas las finales y que en condiciones normales deberían terminar muy tarde la temporada tras luchar por la Euroliga y la Liga Endesa. También la empezarán muy pronto: el 24 de julio, fecha en que se reúne la Selección.

A partir de ahí comienza un año sin respiro. Antes de la Copa del Mundo, España jugará siete amistosos. En China, la horquilla de encuentros va de un mínimo de tres a un máximo de ocho. Seis días después de la final, que se jugará el 15 de septiembre en Pekín, comienza la Supercopa (uno o dos partidos). Justo después arranca la Liga Endesa, con 34 jornadas en la fase regular. En medio está la Copa del Rey, con un mínimo de un partido y un máximo de tres. De manera paralela se juega la Euroliga, que la próxima temporada aumenta sus partidos a 34. Tanto esta competición como la ACB tienen 'playoffs', que en el caso de la europea van de tres a siete partidos (contando la Final Four) y en la española van de dos a 13 encuentros.

De 89 a 121 partidos

A esas alturas de la temporada, uno de los jugadores antes citados ya puede llevar entre 79 y 108 partidos en sus piernas, pero quedaría el preolímpico (cinco partidos) y, si España se clasifica, el torneo olímpico (de cinco a ocho partidos), que termina el 9 de agosto de 2020. En total, un mínimo de 89 y un máximo de 121. Lo normal es que un jugador del Real Madrid o el Barcelona supere los 100, aunque dependerá de si es convocado para los campeonatos y de cómo le vaya a su equipo durante la temporada.

Si se dejan a un lado los partidos de la Selección, el panorama no mejora mucho para los jugadores de equipos de Euroliga (en la preselección de Sergio Scariolo hay ocho: Sergio Llull, Rudy Fernández, Víctor Claver, Pierre Oriola, Pau Ribas, Joan Sastre, Quino Colom e Ilimane Diop). Solo sumando Liga Endesa, Euroliga, Copa del Rey y Supercopa pueden irse hasta los 93 partidos.

La situación es diferente en la NBA. Allí se juegan más partidos en menos tiempo, pero los períodos de descanso son más largos y los viajes más cómodos. La mayoría de jugadores está sin jugar cuatro o cinco meses cada año. Eso permite a los internacionales llegar más descansados a las selecciones, aunque no siempre es así. Marc Gasol, por ejemplo, jugó 103 partidos en ocho meses y comenzará la concentración tras cinco semanas de vacaciones. Tras la Copa del Mundo, casi sin descanso, empezará una temporada con los Toronto Raptors que puede alargarse también hasta los Juegos Olímpicos, aunque la previsión es que el equipo canadiense no llegue tan lejos como este año.

Partidos de la final en días seguidos

¿Por qué sucede esto? Varios motivos que se resumen en uno: apenas hay espacio para todas las competiciones tal y como están configuradas, pero algunas solo miran por sus intereses. Es el caso de FIBA, que introdujo hace un par de años las ventanas, lo que obligó a las ligas nacionales a liberar dos semanas en su calendario. Sucede lo mismo con la Euroliga, que la próxima temporada tendrá cuatro partidos más y retrasará la Final Four una semana. Y por último están las fechas de los Juegos Olímpicos de Tokio, que empezarán el 24 de julio, lo que obligará a adelantar el preolímpico. El 12 de junio es la fecha límite para que terminen todas las competiciones nacionales.

Todos esos elementos configuran una tormenta perfecta que afecta sobre todo a la ACB, una liga con 18 equipos. Este martes aprobó las fechas de la próxima temporada, que recogen la posibilidad de que varios partidos de la final se jueguen en días seguidos por las apreturas del calendario. La próxima Liga Endesa arrancará antes (24 de seotiembre) y tendrá dos jornadas en la primera semana. Los 'playoffs' empezarán mucho antes (el 12 de mayo, por el 30 de mayo de la pasada temporada) y se solaparán con la Final Four de la Euroliga.

Si uno o varios equipos españoles la disputan (es el gran objetivo de Real Madrid y Barcelona, en menor medida del Baskonia y el Valencia), tendrán que jugar los cuartos de final, luego la Final Four y después regresar a la ACB para las semifinales si no han sido eliminados. Una situación anómala que refleja muy bien en qué estado está ahora mismo el baloncesto europeo.

Baloncesto

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios