el jugador español anuncia su vuelta

Los problemas que llevaron Álex Abrines a odiar el baloncesto y pensar en tirar la toalla

Cinco meses después de rescindir su contrato con los Thunder, Abrines habla por primera vez de sus problemas y anuncia que vuelve a jugar

Foto: Álex Abrines en un partido de los Thunder el mes de abril. (EFE)
Álex Abrines en un partido de los Thunder el mes de abril. (EFE)
Autor
Tiempo de lectura3'

¿Puede un deportista de éxito, que gana millones al año, de repente tener miedo de la actividad que lleva practicando desde que era un niño? Sí, puede. Cinco meses después de dejar la NBA por motivos personales, Álex Abrines ha revelado los problemas que le llevaron a apartarse. En un vídeo compartido en su perfiles de redes sociales, el jugador explica que llegó un momento en el que el baloncesto se convirtió en una obligación y que incluso llegó a odiarlo.

"Años y años de una amistad inquebrantable hasta que hace unos meses todo se rompió en mil pedazos porque empezaste a darme miedo. No te podía ni ver, incluso llegué a odiarte", cuenta Abrines a modo de carta a un balón. "Vernos era poco menos que una obligación, a la más mínima oportunidad te esquivaba. Solo quería huir de ti y de todo lo que te rodea".

Abrines ha tardado casi cinco meses en hablar sobre su problema. El 9 de febrero, los Thunder anunciaron el acuerdo para la rescisión de su contrato, que terminaba al finalizar la temporada. La razón que dio la franquicia entonces, motivos personales, ya apuntaba a que la decisión había sido del jugador, que prefirió apartarse del baloncesto para centrarse en solucionar lo que le estaba pasando. Abrines salió de los Thunder a principios de febrero, pero apenas había jugado desde finales de diciembre.

Desde entonces, el jugador balear no había estado escondido, pero había preferido no hablar. Permaneció en Oklahoma City hasta que finalizó la temporada y asistió a algún partido de los Thunder. También se dejó ver en la plataforma Twitch retransmitiendo algunas partidas de Fortnite y ha estado activo en las redes sociales. Pero sin explicar cuál había sido la razón que le había llevado no solo a dejar de jugar, sino a rescindir su contrato, cuando estaba a unos meses de terminar su tercerra temporada en la NBA y asegurarse la pensión vitalicia que la liga da a los jugadores veteranos.

"Pasé mucho tiempo diciéndome a mí mismo que todo esto no podía ser verdad, no tenía sentido, que debía volver a ser el que era. Por eso pedí ayuda a los míos y recurrí a los mejores profesionales para recuperar la felicidad que sentía cada vez que estábamos juntos", explica Abrines. "Decidí decir basta, quería luchar por nuestra amistad y recuperar juntos la sonrisa. No ha sido fácil, muchas veces he pensado en tirar la toalla. Me decía a mí mismo que encontraría otrras maneras de inspirarme y sacar lo mejor de mí, pero nada ni nadie me ha calado tan hondo como tú. Así que me he armado de valor para acabar con esta pesadilla. Y lo he conseguido. He recuperado la sonrisa, las ganas de verte y de volver a pasar una y mil horas juntos. Querido balón, he vuelto".

Abrines volverá a jugar, y todo apunta a que el Barcelona es la principal opción para verlo de corto la próxima temporada. El club azulgrana, que mantiene sus derechos, lleva un tiempo negociando su fichaje. En la Copa del Mundo que se jugará en septiembre es improbable que esté.

Baloncesto

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios