"ESTÁ SIENDO UN VERANO MUY CONVULSO"

La indecisión del Chacho Rodríguez en Moscú y su futuro incierto con la Selección

Sergio Rodríguez, base del CSKA, aún no sabe dónde jugará el próximo curso. Charla con El Confidencial sobre los hermanos Gasol, el Mundial, los Juegos y el Real Madrid

Foto: Sergio Rodríguez celebra un punto anotado ante el Real Madrid en la pasada 'Final Four' de la Euroliga. (EFE)
Sergio Rodríguez celebra un punto anotado ante el Real Madrid en la pasada 'Final Four' de la Euroliga. (EFE)

Sergio Rodríguez sigue acumulando éxitos allá por donde pasa. El base canario, al que la calidad le sale hasta por los poros, no deja de sonreír. A sus 33 años sigue siendo una de sus principales características, quizá una de las pocas que le quedan de aquel joven que debutó con tan solo 18 primaveras en el Estudiantes. Fue en el Palau, la cancha del Barcelona, y el primer balón que tocó no fue en vano: cruzó la cancha de lado a lado para completar una penetración maravillosa.

Era 2003 y aquel chaval imberbe, que no se parece en nada al actual, empezaba una andadura profesional que le acabaría llevando a la NBA en dos etapas distintas, también al Real Madrid, donde ganó absolutamente todo, y hace dos años al CSKA de Moscú. "La vida en Rusia es diferente, pero me he adaptado muy bien. He estado muy centrado en el baloncesto y en convivir con mis compañeros y sus familias. Al frío de Moscú te haces", cuenta a El Confidencial tras un evento promovido por la marca Bridgestone, principal patrocinador del Comité Olímpico Internacional (COI), en la casa del embajador japonés, Masashi Mizukami.

El camino a Tokio 2020 ya ha empezado para la gran mayoría de deportistas, también para nuestros jugadores de baloncesto, que el próximo mes de septiembre no solo se juegan una medalla en el Mundial de China, sino un puesto para la cita olímpica. "El objetivo es clasificarse, las Olimpiadas son más para disfrutar", afirma Rodríguez. Solo las dos mejores selecciones europeas en la Copa del Mundo lograrán el pase directo. De no acabar entre las dos mejores, España tendrá que jugar un preolímpico. Francia, Italia, Serbia, Grecia y Lituania son, en teoría, las predestinadas a competir con la Selección por ese atajo a los Juegos.

Sergio Rodríguez, durante su encuentro con medios en el acto organizado por Bridgestone. (EFE)
Sergio Rodríguez, durante su encuentro con medios en el acto organizado por Bridgestone. (EFE)

Un ilustre de nuestro baloncesto

En China no estará Pau Gasol, operado de una fractura en el pie izquierdo. Las lesiones esta temporada han frustrado la temporada del pívot de Sant Boi tanto en San Antonio como en Milwaukee, franquicia a la que llegó en marzo. Tampoco Rodríguez sabe si acudirá a la llamada de Sergio Scariolo, pues como él dice, a los 33 años "la familia tira mucho". No solo eso, al base le gustaría tener bien atado su futuro antes de tomar una decisión definitiva con el combinado nacional. Sergio, que se convirtió en uno de los jugadores mejor pagados en Europa cuando aterrizó en Rusia hace dos cursos, tiene una 'player option' para continuar un tercer año en las filas del CSKA, club con el que conquistó su segunda Euroliga —la primera fue con el Real Madrid— en Vitoria, pero no lo ve claro. "Para mí es muy importante saber qué es lo que quiere el CSKA y a qué proyecto aspira el año que viene. Se van dos jugadores importantísimos como De Colo y Higgins y me gustaría saber qué idea tienen desde el club. Está siendo un verano muy convulso en el equipo. A partir de ahí barajaré opciones, yo no le cierro puertas a nada, tampoco a la NBA, pero primero es lo primero", reconoce el tinerfeño.

"Ha sido una temporada muy buena y dura. Hemos trabajado muy bien después de no haber ganado nada el año pasado. Se ha logrado conseguir el objetivo primordial, que es la Euroliga. En estos clubes grandes da igual que uno gane la liga de su país, si no se consiguen éxitos a nivel europeo es como no haber hecho nada. El sistema de competición es durísimo", explica Rodríguez, que con este entorchado europeo se convirtió en el primer español de la historia en ganar la máxima competición europea de clubes en el extranjero. Su nombre, por lo tanto, se suma a una larga lista de ilustres que la semana pasada contó con tres nuevos: Marc Gasol, Serge Ibaka y Sergio Scariolo, pues el seleccionador también ejerce labores de ayudante para Nick Nurse en los Raptors. "Me hace muy feliz lo que han cosechado los tres. Lo que han conseguido es especial y único, casi no se puede soñar. A mí, desde luego, me parece totalmente inalcanzable. Estoy contentísimo porque con los tres he compartido momentos importantes y son un orgullo para el baloncesto de este país", admite Sergio, que añade: "El anillo es algo muy lejano y muy difícil por las circunstancias que tiene que haber en cada momento. Todo el mundo sueña con ello, pero la realidad es que es para unos pocos elegidos. ¿Cuántas grandes estrellas del baloncesto mundial se habrán quedado sin él? Somos unos privilegiados porque tenemos a cuatro españoles en lo más alto, quién nos lo iba a decir hace 20 años".

Sergio Rodríguez, junto a Pau, Marc y Navarro en el Europeo de 2017. (EFE)
Sergio Rodríguez, junto a Pau, Marc y Navarro en el Europeo de 2017. (EFE)

Sergio no fue ajeno a la desatada celebración de Marc por las calles de Toronto, que corrió como la pólvora por las redes sociales, y asegura que se divirtió mucho viéndolo. "A mí que Marc haga el tonto me parece estupendo, hay una parte personal ahí bastante importante, te lo digo porque le conozco. Ha disfrutado como un niño pequeño del anillo, que era un gran sueño para él. Luchar por un título en la NBA conlleva una gran tensión. Su traspaso de Memphis a Toronto creo que le liberó un poco. Después de tantos años viviendo en Estados Unidos, ganar un anillo tiene que ser lo máximo. Que lo celebre como quiera, claro que sí", dice. El canario, que estuvo presente en la gran irrupción de Marc en el Mundial de Japón 2006, nuestro único título, cuando aún era conocido por ser el 'hermano de', no es ajeno al debate actual que existe en los aficionados. "No creo que las carreras de él y Pau deban de compararse, son distintas. Marc se ha convertido en un jugador total desde su época en el Barça y ha tenido que trabajar mucho en lo físico, porque calidad ya tenía, aunque también ha progresado en movimientos. Al fin y al cabo, los Gasol son dos privilegiados porque han hecho lo que han querido y han dominado tanto en sus franquicias como con la Selección. Son 'All-Star' y cada uno tiene que llevarse sus propios recuerdos. Han sido los máximos exponentes de nuestro básket y han rendido a un nivel altísimo. No creo que haya que medir si uno lo ha hecho mejor que otro", opina.

El "bendito problema" de Scariolo

Como cada verano antes de un torneo importante, se abre la veda sobre qué jugador es más apropiado para los planes españoles: si Ibaka o Mirotic. Solo puede acudir uno a China y la baja de Pau Gasol, unida a la excelente temporada del hispano-congoleño, le da 'a priori' ventaja en esta ocasión. "No me corresponde a mí tomar esa decisión, pero desde luego es un bentito problema que ya le gustaría tener a cualquier técnico. Scariolo ha estado muy cerca de Serge este año, pero ambos han demostrado que pueden adaptarse a cualquier tipo de circunstancia que se precise. Son dos jugadorazos. La ausencia de Pau siempre es notoria y no se puede sustituir, pero en España hay suficiente calidad. Lo han demostrado con creces los jugadores que han acudido a las ventanas", señala el canario, que por su manera de hablar parece tener más formada su idea de alistarse para Tokio 2020 que para el inminente mundial. Aun así, vuelve a contestar con cautela. "Yo he hablado con Scariolo y he aprovechado para felicitarle por el título. Él conoce mi situación. No quiero saltarme pasos, lo que urge es solucionar mi futuro en Moscú y luego ya tendré tiempo de sentarme a hablar con el seleccionador de nuevo, con la federación, con los médicos… estoy en un momento trascendental de mi carrera", concluye.

Aunque no le guste, es consciente de que su vuelta a España está en boca de todos. Valencia y Real Madrid parecen ser los mejores posicionados, pero también pelean por sus servicios desde Italia. El canario, que está inmerso en los preparativos para el campus que celebrará entre 1 y el 5 de julio en su tierra natal, reconoce no haber visto todas los partidos de la final por la Liga Endesa entre su antiguo club y el Barça, aunque, como no puede ser de otro modo, apoya al Real Madrid: "Me costaría no verlo campeón, tienen un equipazo. ¿Cómo duerme un jugador como Thompkins despues de fallar una canasta solo debajo del aro? Pues como puede (ríe)". A Sergio también le costará pegar ojo hasta que se resuelva su futuro, una incógnita que tendra que despejar más pronto que tarde.

Baloncesto

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios