gran partido contra el fenerbahçe

El disfrute de Sergio Llull en el Real Madrid: ¿y si su mejor versión aún está por llegar?

Sergio Llull brilló este jueves en la victoria ante el Fenerbahçe y tras el partido dijo que hacía dos años que no estaba tan bien físicamente

Foto: Sergio Llull sonríe durante el Real Madrid-Fenerbahçe de Euroliga jugado este jueves. (EFE)
Sergio Llull sonríe durante el Real Madrid-Fenerbahçe de Euroliga jugado este jueves. (EFE)

Sergio Llull engañó a todos en abril del año pasado. Quizá también a sí mismo. Su regreso tras ocho meses de lesión fue estupendo. Irrumpió en la eliminatoria de 'playoffs' de Euroliga contra el Panathinaikos como si nada hubiera pasado. Lo mismo sucedió en la Liga Endesa, con más de 15 puntos de media en sus tres primeros encuentros. Para compañeros y aficionados fue un subidón verlo tan bien, pero el tramo final del curso permitió comprobar que aún le faltaba para volver a su mejor versión. El Madrid recuperó a Llull, pero no al mejor Llull.

Avancemos en el tiempo. Este jueves, el Real Madrid consiguió la victoria más importante de la temporada, un triunfo por 101-86 ante el Fenerbahçe. Ningún equipo de Zeljko Obradovic había recibido nunca más de 100 puntos (sin prórroga) en Euroliga y había perdido el partido. Llull, que fue de los mejores con 17 puntos y 10 asistencias, realizó tras el encuentro unas declaraciones bastante reveladora sobre su estado físico esta temporada.

"Siempre intento aportar cosas al equipo. Me he encontrado bien. Creo que ha sido mi mejor día físicamente en los últimos dos años, y eso se nota. Dos años bastante duros porque cuando no me salía una cosa me salía otra molestia. El primero que se exige soy yo y he podido disfrutar", dijo el base. Su mejor día físicamente en los dos últimos años. Esto es, desde el final de la temporada 2016-2017, antes de que sufriera una grave lesión de rodilla con la Selección antes del último EuroBasket.

Antes de comenzar esta temporada, Llull dijo que la lesión estaba olvidada, pero otro problemas físicos no le han dejado tranquilo en los últimos meses. Ha estado más fallón de lo habitual por culpa de pequeñas lesiones musculares que le han impedido dar su mejor nivel. La última le hizo llegar justo a la Copa del Rey. Se retiró lesionado el 1 de febrero en el partido contra el Darussafaka y no volvió a entrenar junto a sus compañeros hasta el 14 de febrero, un día antes del debut contra el Estudiantes. En el torneo se notó que no estaba a tope, pero eso no le impidió tirar del equipo y forzar la prórroga en la final contra el Barcelona con una canasta sobre la bocina.

A Llull no le hace falta estar al 100 % para marcar diferencias, pero necesita sentirse bien para disfrutar. Porque si disfruta, su juego alcanza otra dimensión. La que necesita el Real Madrid para aspirar a la Euroliga sin Luka Doncic. Nada es descartable con una plantilla tan potente, pero cuesta imaginar a este Madrid triunfando en mayo en Vitoria sin una gran versión del base menorquín.

Kostas Sloukas (d) defiende a Sergio Llull en el Real Madrid-Fenerbahçe de Euroliga jugado este jueves. (EFE)
Kostas Sloukas (d) defiende a Sergio Llull en el Real Madrid-Fenerbahçe de Euroliga jugado este jueves. (EFE)

"Cuando este equipo disfruta se nota y hoy lo hemos pasado bien jugando. Hemos defendido bien, hemos controlado el rebote y en ataque hemos podido correr más que otros días, que es algo que echábamos de menos. Nos ha salido un buen partido y es una victoria importante después de las últimas semanas", dijo Llull. Que repitiera la referencia al disfrute no es casualidad.

A Llull le quedan más de ocho meses para cumplir los 32 años. Hace casi doce que llegó al Real Madrid, pero tiene por delante todavía unos cuantos más de carrera. Puede parecer que sus mejores temporadas ya han quedado atrás, pero hay ejemplos para pensar lo contrario. Días antes de su regreso en abril de 2018, Javier Beirán, que había pasado por una lesión similar, explicó en El Confidecial cómo habían sido la recuperación y los meses posteriores a la reaparición. "La vuelta es complicada", dijo el alero del Iberostar Tenerife. "Mi primer partido de liga fue de los mejores, pero eso no significaba que estuviera al 100 %".

Beirán es solo seis meses más viejo que Llull. Los dos se lesionaron rondando los 30 años: el alero, en noviembre de 2017 y el base, en agosto de 2018. Tras un año correcto después de recuperarse, Beirán está completando la mejor temporada de su carrera. El mejor Beirán de siempre es el actual, camino de los 32 años y con una grave lesión de rodilla en el historial. Más motivos para pensar que Llull, que no ha dejado de estar a un nivel alto a pesar de no estar del todo bien físicamente, aún puede hacer cosas que no ha hecho nunca.

Baloncesto

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios