la experiencia de jota cuspinera con los spurs

Qué hacer cuando eres entrenador y te echan: por ejemplo, descubrir la NBA

Jota Cuspinera, exentrenador de Tecnyconta Zaragoza y Montakit Fuenlabrada, cuenta su experiencia con los San Antonio Spurs, con los que pasó unos días invitado por Ettotre Messina

Foto: Cuspinera presenció el Spurs-Warrriors del pasado 19 de marzo. (USA TODAY Sports)
Cuspinera presenció el Spurs-Warrriors del pasado 19 de marzo. (USA TODAY Sports)

Dice José Ramón Cuspinera, Jota, que él está desempleado, no parado. El Tecnyconta Zaragoza lo destituyó el 30 de enero, solo unos días después de haber presentado su dimisión y de que le convencieran para seguir. Tras varios años encadenando un trabajo con otro, primero como ayudante y luego como entrenador principal, Jota perdió su empleo. ¿Qué hacer mientras llega la próxima oferta? Él lo tuvo claro. "Dije: bueno, pues vamos a seguir formándonos", cuenta el técnico vasco. Y qué mejor manera de hacerlo que pasar unos días con los San Antonio Spurs, una de las franquicias más prestigiosas de la NBA.

Jota estuvo ocho días con el equipo texano, asistiendo a los entrenamientos, pudiendo charlar com miembros del equipo técnico y viendo los partidos. Ese nivel de acceso solo es posible si la franquicia da su visto bueno. En el caso de Cuspinera, su anfitrión fue Ettore Messina, entrenador ayudante de Gregg Popovich en los Spurs y del que fue asistente en el Real Madrid en las temporadas 2009-2010 y 2010-2011. Messina dimitió en marzo de 2011 y Cuspinera y Lele Molin terminaron un curso que acabó con el regreso de Madrid a una Final Four. "Estuve año y medio con él y tenemos buena relación. Para mí ha sido un maestro, fue el que cambió mi forma de ver el baloncesto. Ha hecho de anfitrión, me ha contado las interioridades y me ha enseñado todo, aparte de conseguirme las entradas, que es importante".

"Me ha impactado la velocidad a la que juegan"

"Es un viaje que llevaba tiempo intentando hacer, pero mis circunstancias laborales mías no me lo habían permitido hacer hasta ahora", cuenta Jota a El Confidencial. "Se trata de ver otro baloncesto, porque la NBA, a nivel estructural, de entrenamientos, es distinta al baloncesto europeo. La principal diferencia es que juegan muchísimos partidos: he estado ocho días y han jugado cuatro. Ya eso marca una forma de actuar que tiene que ser distinta a lo que hacemos aquí", resume el técnico.

El viaje era mitad placer, mitad formación, pero todo curiosidad. "Me ha marcado ver baloncesto NBA en vivo. Había visto baloncesto NBA cuando estaba en el Madrid, pero el rival éramos nosotros. Allí les he podido ver contra rivales NBA, en una situación en la que ellos se estaban jugando las posibilidades de entrar en 'playoffs', con lo que además estaban intensos. Y he visto buenos partidos. Ves de verdad la velocidad", dice.

"Yo siempre digo que la televisión no te da, por lo menos a mí, como profesional, la verdadera dimensión de lo que hay. Me ha impactado la velocidad a la que la mayoría de jugadores mueven los pies y las manos. La velocidad a la que en general juegan. Recuerdo esa famosa frase de que en la NBA no se defiende hasta los 'playoffs', pues me imagino que en los 'playoffs' se defenderá más. Pero eso de que no se defiende, nada. Se defiende mucho y se defiende bien", dice Jota. que reconoce que esta experiencia le ha cambiado la perspectiva y que a partir de ahora verá más NBA.

De todo lo que ha visto, varias cosas le han llamado la atención. En los entrenamientos, el tamaño y la especialización del cuerpo técnico y el trato que reciben los jugadores. "Tratan exactamente igual, con el mismo mimo, al jugador que ha ganado nosecuantos títulos y tiene 38 años y al chaval de 19 que acaba de llegar y que teóricamente no es nadie. No voy a decir que aquí en Europa no se les trate bien o haya faltas de respeto, pero sí que es verdad que hay una diferencia cuando tienes que tratar a unos jugadores y a otros".

Todos los jugadores realizan la misma cantidad de trabajo individual, la única diferencia es el horario: los más veteranos tienen preferencia para elegir turno, explica el entrenador. "Hasta los más veteranos hacen su técnica individual como los jóvenes. Aquí en Europa los jóvenes es obligado que lo hagan, pero los veteranos deciden si quieren hacerlo o no. Por lo menos donde yo he estado. (Dejounte) Murray, que es uno de los más jóvenes, pero ahora es titular, a las ocho y media de la mañana estaba haciendo su técnica individual, porque al ser de los jóvenes es de los últimos en elegir".

De los argentinos en la grada a las repeticiones

De los partidos, uno de ellos contra unos mermados Warriors que no contaron con Curry, Durant y Thompson, también le sorprendieron varios detalles. Desde la gran cantidad de argentinos que viajan a San Antonio solo para ver a Manu Ginóbili al respeto del público, pasando por el ambiente que se vive en los alrededores del pabellón desde dos horas antes. "Llegué allí dos horas antes porque quería ver cómo preparaban el calentamiento y aquello estaba ya lleno de gente", dice. "Tengo muy claro que está todo enfocado al espectador, que es el que paga todo el negocio. Todo gira en torno a él. Los jugadores son el medio para que esos espectadores se entretengan y paguen la entrada, y montan todo tipo de actividades alrededor".

Otro aspecto que puede parecer poco importante, pero que Jota resalta, son las repeticiones. "Emiten la repetición de cualquier canasta, incluso cuando hay una decisión de un árbitro porque pita una falta o ha dejado de pitarla. Y lo ven con normalidad. Aquí no vemos repeticiones, para proteger a los árbitros o lo que sea, no me preguntes. Pero allí entienden que el que manda o al que hay que satisfacer es el espectador, no la necesidad que podamos tener nosotros en una cancha. Eso es una cosa que me gusta. Aquí pensamos que a ver si van a silbar a los árbitros, si da igual, les silban igual. Son de esas cosas que a mí, porque no las conocía, me llaman poderosamente la atención".

Cuspinera ha podido ver de cerca cómo trabaja Gregg Popovich, uno de los entrenadores más respetados del mundo y uno de los principales culpables de los cinco anillos que lucen en las vitrinas de los Spurs y a los que fotografió en su primera visita al AT&T Center. "Ettore (Messina) me cuenta maravillas de él, de su visión diferente de muchas cosas. Ettore a Popovich lo ve como un maestro. La relación que veo desde fuera es una relación tremendamente cercana, de complicidad. Me decía que Popovich en San Antonio está a la altura de estrellas de rock o políticas. A día de hoy es una eminencia. Tremendamente respetado por toda la comunidad en la ciudad. Hay que verlo para entenderlo. Y todo eso viene a través del basket".

De derecha a izquierda, en primer plano, Lele Molin, Ettore Messina y Jota Cuspinera. (EFE)
De derecha a izquierda, en primer plano, Lele Molin, Ettore Messina y Jota Cuspinera. (EFE)

La dificultad de la NBA para el técnico europeo

Messina dio el salto a la NBA en 2011 para ser ayudante en Los Angeles Lakers. Al año siguiente volvió a Europa para entrenar al CSKA de Moscú, pero en 2014 fue reclutado por Popovich y ahí sigue casi cuatro años después. Su salto al rol de entrenador principal parece cuestión de tiempo. Si lo consigue, sería el primer europeo en ocupar un puesto como ese. "Veremos si acaba de principal o no, pero creo que su vía de entrada es la más fácil. Pero no es sencilla porque se tiene que pasar estos años de entrenador ayudante viniendo de ser una estrella", dice Jota, que identifica otra vía de entrada: la de empezar allí desde niveles más bajos, como hizo el español Jordi Fernández, ahora asistente en los Denver Nuggets. "No debe ser tan fácil para un entrenador europeo por cómo es el baloncesto americano y por cómo he aprendido que funciona entrar directamente como entrenador allí", apunta.

"Una de las cosas que me decía Ettore es que allí en Estados Unidos tienen paciencia. En San Antonio lo tienen muy claro, en general no hay presión. Nadie está cuestionando a Popovich porque puedan quedarse fuera de los 'playoffs' por primera vez en 20 años. Es muy distinto, creen en lo de construir, aunque es verdad que tienen años en los que echan a algunos entrenadores. Aquí es imposible. Yo lo he vivido tanto abajo como arriba. Abajo, porque tienes el riesgo de descender. Y arriba, porque si no ganas títulos te echan", explica el técnico.

No sabes si alguien se va a volver a acordar de ti. La gente me dice: 'Jota, tú tranquilo. En breve te saldrá una oferta'. O no, no lo sé

En 2014, tras las derrotas en la final de la Euroliga y de la Liga Endesa, tanto él como Hugo López, los dos ayudantes de Pablo Laso, fueron despedidos. Después fue ayudante de Ibon Navarro en Baskonia y de Zan Tabak en el Montakit Fuenlabrada, equipo al que llevó a la Copa del Rey de A Coruña 2016 tras ocupar el sitio del croata unos meses antes. El verano pasado fichó por el Tecnyconta Zaragoza, donde ha vivido esa presión 'por abajo'.

Mientras le llega una nueva oferta, Jota seguirá actualizándose, con visitas a otros equipos y su labor de formador. "Nunca sabes si alguien se va a volver a acordar de ti. La gente me dice: 'Jota, tú tranquilo. En breve te saldrá una oferta'. O no, no lo sé. A lo mejor pasa el verano y no hay oferta. El año que viene y no hay oferta. Y a lo mejor la gente se ha olvidado de ti. Lo que no puedes es sentarte en casa y amargarte. Lo que tienes que haces es seguir activo y haciendo cosas. Incluso buscar otras salidas de ingresos, que en mi caso están relacionadas con el baloncesto, porque me dedico a formar entrenadores".

Baloncesto

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios