¿Funcionan las ventanas FIBA? Canchas llenas, bajas audiencias e igualdad por abajo
españa ganó a montenegro (78-67)

¿Funcionan las ventanas FIBA? Canchas llenas, bajas audiencias e igualdad por abajo

La FIBA presume de pabellones llenos, como el de este lunes en Zaragoza para ver a España ganar a Montenegro y asegurarse la clsificación para la siguiente fase camino a la Copa del Mundo 2019

Foto: Fran Vázquez en un lance del España-Montenegro de este lunes en Zaragoza. (FEB)
Fran Vázquez en un lance del España-Montenegro de este lunes en Zaragoza. (FEB)

Ni el día, un lunes, ni la hora, las 19:00, eran las más habituales para un partido de baloncesto, pero el Pabellón Príncipe Felipe de Zaragoza estaba lleno. Alrededor de 10.000 espectadores llenaron el recinto zaragozano para ver a España ganar a Montenegro por 79-67 y asegurarse una plaza en la siguiente fase de la clasificación para la Copa del Mundo 2019.

La selección ha ganado los cuatro partidos que ha disputado, lo que refuerza a un grupo que empezó entre muchas dudas, sobre todo. Aún le quedan dos partidos más en junio: recibirá a Bielorrusia y viajará a Eslovenia, en teoría el más complicado en la primera parte de esta clasificación, en la que avanzan los tres primeros de cada grupo y se arrastran los resultados. De ahí la importancia de ganarlo todo. En la próxima ventana, ya con todas las competiciones de clubes terminadas, debería haber jugadores de Euroliga y de NBA, aunque Sergio Scariolo no descartó que en la lista repitan jugadores de los últimos encuentros. "Tendremos que encontrar un equilibrio lógico entre el objetivo que tenemos de clasificarnos para la Copa del Mundo y el trabajo de empuje del jugador español para que esto sirva de motivación para todos. La federación me dará indicaciones y yo daré las mías", dijo tras la victoria en Zaragoza.

Pabellones llenos

Las imágenes de pabellones llenos se han repetido por toda Europa y en otros continentes en los últimos días: 8.000 espectadores en Tiflis (Georgia), 7.500 en Perm (Rusia), 5.700 en Nancy (Francia), 10.550 en Goiana (Brasil)... Todos son datos de la web de FIBA, que presume con gusto de los primeros pasos de su criatura. España no es una excepción: a la entrada de este viernes en Zaragoza se suman los más de 9.000 que vieron en noviembre el duelo contra Eslovenia en el Coliseum de Burgos. Y seguro que habrá otro lleno para el partido contra Bielorrusia a finales de junio.

Los aficionados quieren ver a su selección en algo más que partidos amistosos. Pasa en España y en la mayoría de países. Si hay llenos en una 'pachanga' en mitad de agosto, lo normal es que suceda lo mismo en un partido de clasificación. Y da igual que sea un equipo sin estrellas. ¿Alguien esperaba algo diferente? ¿Pabellones medio vacíos? No hay nada en el baloncesto nacional que pueda competir con la selección masculino. Nada.

Así estaba el Pabellón Príncipe Felipe de Zaragoza este lunes para ver el España-Montenegro. (Cordon Press)
Así estaba el Pabellón Príncipe Felipe de Zaragoza este lunes para ver el España-Montenegro. (Cordon Press)

Bajas audiencias

Otra cosa es la audiencia. Ahí las cifras sí cojean. El seguimiento de la primera ventana, retransmitida por BeMad, fue muy bajo: 76.000 personas en el Montenegro-España y 162.000 en el España-Eslovenia. En los dos últimos, que ha podido verse en Cuatro, los números han mejorado: el duelo contra Bielorrusia del viernes tuvo una audiencia de 305.000 espectadores y el de este lunes siguió subiendo hasta los 561.000.

El conflicto entre FIBA y Euroliga sigue abierto, y así estará por lo menos hasta el verano. Ya se han disputado las dos primeras ventanas y las posiciones no han cambiado. Si FIBA pretendía reforzar su posición una vez echara a andar su (re)invento, no lo ha logrado. Da la impresión que le hace más daño la Euroliga al no ceder a sus jugadores que al contrario. De esa manera, sucede algo peligroso para la federación internacional: que el baloncesto de los dos organismos sea compatible. Uno de más alto nivel, el de clubes, y otro más bajo, el de selecciones.

Sergio Scariolo, seleccionador español masculino, durante el España-Montenegro de este lunes. (EFE)
Sergio Scariolo, seleccionador español masculino, durante el España-Montenegro de este lunes. (EFE)

Igualdad por abajo

Porque eso es lo que está sucediendo. El viernes pasado, mientras los mejores jugadores del continente jugaban la Euroliga, muchos otros jugaban con sus selecciones. "No estamos jugando maravillosamente, pero sí estamos jugando prácticos", resumió Pepu Hernández en los instantes finales de la retransmisión del partido de este lunes en Cuatro. No es una cuestión solo del nivel de los jugadores, sino del tiempo de trabajo que tienen los entrenadores.

Hay una cierta igualdad, ahí están los partidos de España, todos competidos, pero de alguna manera lo que está consiguiendo FIBA es igualar por abajo. Se pudo comprobar este lunes con la derrota eslovena en Bielorrusia, donde España sufrió el viernes; o en los problemas de Croacia, que ha perdido tres de sus cuatro partidos, y Serbia.

Sí, las ventanas funcionan. Pero la pregunta que debería hacerse la FIBA es si quiere que funcionen de esta manera. ¿Es esto lo que buscaba la federación internacional, un buen producto, pero no uno excelente? ¿Es viable a largo plazo esta competición sin las grandes estrellas jugando todas las ventanas? ¿O a medio plazo bajará el suflé de las selecciones y el aficionado reclamará un nivel más alto?

Baloncesto

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios