vuelve a europa y a la selección

La vuelta al mundo de Laia Palau para darse cuenta de que aún no quería retirarse

En 2017 tomó la decisión de irse al otro lado del mundo para la recta final de su carrera, pero una vez allí se dio cuenta de que quería seguir al primer nivel. En septiembre estará en la Copa del Mundo

Foto: Laia Palau ha ganado 10 medallas con la selección española, la última el oro en el EuroBasket del año pasado. (EFE)
Laia Palau ha ganado 10 medallas con la selección española, la última el oro en el EuroBasket del año pasado. (EFE)

Hace casi un año, Laia Palau (Barcelona, 1979) tomó la decisión de dejarlo. No iba a retirarse en ese momento, ni siquiera tras el EuroBasket, su último torneo con la selección española, pero sí iba a afrontar el tramo final de su carrera marchándose a jugar a Australia, a una liga con menos exigencia y que le permitiría disfrutar mucho más de su vida fuera del baloncesto. O eso creía. "Pensaba que iba a estar surfeando y debajo de las palmeras", dice ahora, de vuelta a Europa para jugar en el Bourges francés. Unos meses en la otra punta del planeta y la próxima Copa del Mundo le han hecho ver que aún tiene ganas de seguir en la elite.

"El tema ha sido que lo me he encontrado en Australia no han sido vacaciones", explica Palau por teléfono desde Bourges (Francia). "Mi entrenadora, cuando firmé allí, me dijo que estuviera tranquila, que iba a entrenar tres días a la semana, más un partido. Yo pensé que iba allí a bajar de nivel, totalmente, a retirarme, que era lo que me apetecía. Pero llegué y me encontré que el formato de liga había cambiado, que jugábamos cada tres días, que entrenábamos un montón, que si pesas, que si no sé qué... Me he encontrado que estaba reventándome y he dicho: para hacer eso allí, lo hago aquí".

Laia Palau en un partido con el Jayco Dandenong Rangers. (Jayco Dandenong Rangers)
Laia Palau en un partido con el Jayco Dandenong Rangers. (Jayco Dandenong Rangers)

Palau admite que su paso por el Jayco Dandenong Rangers de la liga australiana le ha dejado un regusto amargo. Vuelve encantada con el país, pero insatisfecha con la parte deportiva. "Yo casi nunca he convivido con las lesiones, me he lesionado muy poco, y lo he pasado mal. Yo les decía a los de mi equipo: 'Este país está intentando matarme'. Estar en un sitio tan nuevo y que no te saliera la experiencia tan redonda como tú querías es frustrante. Tenía que haber tenido más tiempo, porque juegan un baloncesto bastante diferente. Si tu vienes de un supernivel, como venía yo, obviamente te faltan cosas. Hay cosas en las que son muy competitivos y otras en las que son semiprofesionales, y para mí se nota. Sobre todo en el rollo de ganar y ser 'superkillers'. Son muy 'hippies", dice.

"Todo ha sido un poco revuelto. Estaba buscando una experiencia diferente, pero no ha sido del todo positiva. Mi intención es volver la temporada que viene, porque tengo la sensación de haberme quedado a medias", continúa. Mientras el cuerpo y la mente le funcionen, avisa, seguirá jugando.

De vuelta a Europa

El Dandenong no cumplió las expectativas y acabó lejos de las primeras posiciones. Antes de fin de año, la temporada ya se había terminado, y eso fue una de las razones que han provocado la vuelta de Palau a Europa. "Se me ha acabado muy pronto y me apetece un poco más de chicha", comenta. De entre las ofertas que tenía eligió la del Bourges, equipo de Euroliga donde sustituirá a otra española, Cristina Ouviña, lesionada. El Bourges es el primer equipo en el que jugó fuera de España, allá por el 2004, algo que también ha influido. "Me apetecía volver a un sitio conocido, no tener que poner esa energía de hacerme con la gente, conocer un lugar nuevo".

Su aterrizaje no ha podido ser mejor. En su debut, el miércoles, jugó casi media hora en la victoria ante el CCC Polkowice, otro de sus exequipos. "Es una perfeccionista, encuentra soluciones que nadie ve y antes que todos", declaró su entrenador, Olivier Lafargue. "Me siento como si tuviera 18 años, ¡estoy realmente bien en este equipo!", dijo Palau.

La selección le estaba esperando

La catalana explica que su vuelta a Europa "no es una cosa que haya tenido clara desde hace mucho", aunque sí es algo que mucha gente en el baloncesto español esperaba. Desde sus compañeras en la selección a la Federación Española de Baloncesto (FEB) pasando por el seleccionador, Lucas Mondelo, con el que no ha parado de hablar y al que visitará la próxima semana con el Bourges en Euroliga (Mondelo entrena al Dynamo Kursk). "A su manera, me ha ido conduciendo hasta esto", admite Palau, que nada más llegar a Francia fue convocada por la FEB para la ventana del próximo mes.

"El lunes me pasé por la oficina del club y la chica me dijo que me había llegado una carta de la federación española de la convocatoria para febrero. ¡Joder! Me sorprendió, porque acabo de llegar. Es la lista de 24, supongo. Me hizo gracia. ¡Si yo no sabía hasta hace nada dónde iba a parar, porque tenía otras ofertas!", cuenta. Es como si todos, en mayor o menor medida, contaran con su vuelta.

Laia Palau habla con Lucas Mondelo durante un partido de la selección española. (FEB)
Laia Palau habla con Lucas Mondelo durante un partido de la selección española. (FEB)

Palau también ha sido honesta con ella misma. Sabía que si quería jugar la Copa del Mundo que se celebrará en septiembre en Tenerife, tenía que jugar en Europa. "Yo no me puedo permitir el lujo de estar allí sin hacer nada y luego pretender estar a primer nivel. Puede funcionar, pero no lo tengo muy claro. No lo he probado nunca y no soy de esa filosofía. Ahora vuelvo a Europa y sigo estando en un equipo de Euroliga a buen nivel para estar a disposición de la federación y estar al nivel que me toca", explica.

Así que sí, Laia Palau estará en la Copa del Mundo, pero no quiere que se viva como el punto final a su carrera. "Yo el colofón lo tuve en la plata de los Juegos, el año pasado... Hablas con la gente y piensas: '¡Vamos a montar un 'pitote' en casa!'. Yo tenía muy claro que fuera como fuese yo iba a estar allí, porque es una cosa importante para el baloncesto femenino, no me lo iba a perder de ninguna manera. Y ya que no me lo voy a perder, prefiero jugarlo".

En Tenerife, Palau, la gran capitana, aspira a ganar su undécima medalla. La primera fue en 2003 en el EuroBasket de Grecia; la última, el año pasado en el EuroBasket de la República Checa. Ahí parecía que se acababa su andadura con la selección, pero unos meses en Australia le han regalado un epílogo. "Tenía que irme a allí para descubrir que no tenía suficiente".

Baloncesto

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios