lynx y fever juegan el quinto partido esta madrugada

A un paso de la gloria: las Lynx de Anna Cruz se juegan el título de la WNBA a un partido

Minnesota Lynx, equipo en el que juega la base española, disputa la próxima madrugada (02:00 horas) el quinto partido de la final de la WNBA contra Indiana Fever

Foto: Anna Cruz durante el tercer partido de la final de la WNBA (Foto: WNBA)
Anna Cruz durante el tercer partido de la final de la WNBA (Foto: WNBA)
Autor
Tiempo de lectura3 min

"Be there, be loud". Con ese mensaje publicado en la redes sociales ha animado Anna Cruz a los aficionados de Minnesota Lynx para que acudan al pabellón y apoyen al equipo en el quinto partido de la final de la WNBA. La base catalana está a un paso de convertirse en la segunda jugadora española que consigue el título de la mejor liga femenina de baloncesto del mundo. Lo será si las Lynx ganan la próxima madrugada (02:00 hora española) el partido decisivo de la final que le enfrenta a Indiana Fever.

Lo que está haciendo Cruz es una hazaña para el baloncesto femenino español, que nunca había tenido a una jugadora con tanto protagonismo a estas alturas de la temporada. Amaya Valdemoro fue la primera que jugó una final y la primera que ganó una anillo (ganó tres: 1999, 2000, 2001). Marina Ferragut fue la segunda que llegó a una final, aunque no jugó, en el año 2000 (su equipo, New York Liberty, se enfrentó al de Valdemoro, Houston Comets). Pero ninguna de las dos jugó tanto como lo está haciendo Cruz, que promedia 24,8 minutos en la final.

Sólo Marta Fernández, que en el 2007 jugó en Los Angeles Sparks, ha jugado tanto en la WNBA. Pero aquella temporada su equipo no se metió en 'playoffs'. Anna Cruz, en cambio, ha conseguido algo que no había logrado ninguna jugadora española: tener muchos minutos en uno de los mejores equipos de la competición. "Nunca imaginé tener tanto protagonismo en un equipo lleno de estrellas", confesó en una entrevista concedida a El Confidencial justo antes del comienzo de la final.

"No esperaba jugar tanto. Sabía que si estaban dispuestos a que me reincorporara tarde a la competición, era por algo", contaba. Cruz ha pasado en sólo unos meses de tener previsto jugar en la WNBA para descansar en verano a ser traspasada y acabar luchando por el título. Las Lynx se metieron en 'playoffs' tras liderar la Conferencia Oeste, y luego eliminaron a Los Angeles Sparks y Phoenix Mercury para meterse en su cuarta final desde 2011. Han ganado dos y perdido una, precisamente ante Indiana Fever (2012).

En la de este año cuentan con ventaja de campo, por eso se jugarán el título en casa, en el Targen Center de Mineápolis, hogar también de los Timberwolves de Ricky Rubio. Allí abrieron la final hace diez días con una derrota. Empataron dos días después y se pusieron por delante tras el tercer partido con una victoria Indianápolis gracias a un espectacular triple sobre la bocina de Maya Moore, su gran estrella y una de las mejores jugadoras del mundo. Ese fue el mejor partido de Cruz en la final: jugó 31 minutos y acabó con 10 puntos y 5 asistencias. "No dio algunas penetraciones y metió algunos tiros importantes cuando lo necesitábamos", dijo su entrenadora, Cheryl Reeve. En el cuarto, las Fever ganaron y forzaron el quinto.

"Ganar el anillo sería una recompensa a todo el esfuerzo y todos los sacrificios que tanto mi familia como yo hemos tenido que hacer durante todos estos años. Ojalá el sueño se haga realidad y pueda gritar a los cuatro vientos que ha merecido la pena", contaba Anna Cruz a este periódico antes de la final. La próxima madrugada tendrá la oportunidad de convertir ese sueño en realidad.

Baloncesto

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios