Anna Cruz: "Habría sido una estupidez desaprovechar esta oportunidad"
  1. Deportes
  2. Baloncesto
segunda española que juega la final de la WNBA

Anna Cruz: "Habría sido una estupidez desaprovechar esta oportunidad"

La jugadora de Minnesota Lynx se convertirá este domingo en la segunda jugadora española en jugar la final de la WNBA. "Ojalá el sueño se haga realidad", dice en una entrevista a El Confidencial

placeholder Foto: Anna Cruz, durante un partido de esta temporada (Foto: Minnesota Lynx)
Anna Cruz, durante un partido de esta temporada (Foto: Minnesota Lynx)

Por segundo año consecutivo, la carrera de Anna Cruz dio un vuelco antes del verano. En 2014 acudió a la pretemporada de New York Liberty sin un puesto asegurado en el equipo y acabó quedándose y siendo titular durante toda la temporada. A pesar de eso, en 2015 su idea era no jugar en la WNBA y aprovechar para descansar tras el EuroBasket. Así lo explicó en una entrevista con este periódico el 6 de abril: "Es difícil decir que no a algo que te gusta. El año pasado fue espectacular, y está claro que me encantaría repetir, pero me gusta hacer las cosas bien y este año las circunstancias son otras".

Pero esos planes cambiaron solo unos días después, el 16 de abril, cuando fue traspasada a Minessota Lynx, equipo campeón en 2011 y 2013 y candidato a serlo de nuevo este año. "Para mí era irrechazable. Habría sido una estupidez desaprovechar la oportunidad de estar en uno de los mejores equipos de la WNBA", explica Anna Cruz, que en Europa juega en el equipo ruso del Nadezhda Oremburgo. "Todo dio un giro inesperado. No he tenido descanso, pero el resultado lo merece". Y tanto: este domingo se convertirá en la segunda jugadora española en jugar una final de la mejor liga del mundo (Marina Ferragut llegó a la final en el 2000 con las New York Liberty, pero no jugó).

La primera fue Amaya Valdemoro, que ganó tres anillos en 1998, 1999 y 2000 con Houston Comets. "Amaya me ha deseado suerte para la final, pero también me ha apoyado durante toda mi aventura aquí, que es algo que valoro mucho más", dice Cruz en conversación con este periódico.

La participación de una y otra no admite comparación: Valdemoro no pasó de 7,8 minutos por encuentro en sus tres temporadas, mientras que Cruz ha promediado este curso 27,9 minutos. "No esperaba jugar tanto. Sabía que si estaban dispuestos a que me reincorporara tarde a la competición (se perdió los primeros partidos por estar con la selección), era por algo, pero nunca imaginé tener tanto protagonismo en un equipo lleno de estrellas. La temporada es muy dura, son muchos partidos seguidos y hemos tenido lesiones; eso también ha contribuido a que jugara más minutos".

"Desde el primer día, tanto entrenadores como jugadoras me ayudaron a adaptarme, y la verdad es que han sido todo facilidades para que yo me sintiera a gusto tanto fuera como dentro de la pista", explica Cruz, que dice que la dinámica "ha sido totalmente distinta" a la del año pasado en Nueva York: "Cuando se gana todo es mucho más fácil". El año pasado, New York Liberty se quedó fuera de 'playoffs'; este, en cambio, ha llegado hasta la final de conferencia.

"Maya Moore es la mejor"

Minnesota Lynx acabó primero de la Conferencia Oeste, justo por delante de Phoenix Mercury, en el que ha jugado otra española: Marta Xargay. Las dos se enfrentaron en la final del Oeste, un duelo histórico para el baloncesto femenino español (antes habían sido las dos primeras en enfrentarse como titulares). "Cuando estás jugando partidos como ese dejas a un lado la amistad y te centras en lo importante. Pero ha sido especial y divertido compartir esta experiencia con ella, aunque estuviéramos en equipos distintos", cuenta.

En Minnesota, Cruz comparte equipo con algunas de las mejores jugadoras del mundo. Es el caso de Seimone Augustus, 'rookie' del año en 2006, 'MVP' de la final en 2011 y doble campeona olímpica con la selección de Estados Unidos; Sylvia Fowles, tres veces 'All Star' y también doble campeona olímpica; Lindsay Whalen, cinco veces 'All Star' y campeona en Londres 2012; y Maya Moore, 'MVP' de 2014, de la final de 2013, dos veces campeona de la WNBA, campeona en Londres, campeona mundial... Para muchos, ella es la mejor jugadora del mundo. Cruz comparte esa opinión: "Podría decir que sí, que a día de hoy sí que lo es. Se entrega al 100% cada entrenamiento y tiene un don para anotar. Da gusto entrenar con ella".

El rendimiento de Moore será clave en la final que comienza el domingo a las 21:00, hora española. El rival será Indiana Fever, campeón en 2012, y se jugará al mejor de cinco partidos, los dos primeros en Mineápolis. Anna Cruz está muy cerca de cumplir su sueño, uno que sólo ha alcanzado Amaya Valdemoro. "Ganar el anillo sería una recompensa a todo el esfuerzo y todos los sacrificios que tanto mi familia como yo hemos tenido que hacer durante todos estos años. Ojalá el sueño se haga realidad y pueda gritar a los cuatro vientos que ha merecido la pena", comenta para acabar.

Anna Cruz
El redactor recomienda