España aguarda rival para 'su' Mundial sabiendo que EEUU sólo tocaría en la final
  1. Deportes
  2. Baloncesto
sorteo del torneo en barcelona

España aguarda rival para 'su' Mundial sabiendo que EEUU sólo tocaría en la final

Luces, cámara, acción. El Palau de la Música de Barcelona acogerá este lunes (18.30 horas, Cuatro) el sorteo del Mundial de Baloncesto que se celebrará en

placeholder Foto: Rudy Fernández penetra a canasta ante la mirada de Claver y dos defensores croatas durante el último Eurobasket.
Rudy Fernández penetra a canasta ante la mirada de Claver y dos defensores croatas durante el último Eurobasket.

Luces, cámara, acción. El Palau de la Música de Barcelona acogerá este lunes (18.30 horas, Cuatro) el sorteo del Mundial de Baloncesto que se celebrará en nuestro país entre el 30 de agosto y el 14 de septiembre. España y Granada (Palacio de los Deportes), su sede, sabrán qué selecciones completan su grupo además de conocer la confección de los otros tres grupos que jugarán sus encuentros en Bilbao (Bizkaia Arena – BEC), Las Palmas de Gran Canaria (Centro Insular de Deportes) y Sevilla (Pabellón San Pablo). La fase final del campeonato se jugará entreBarcelona (Palau Sant Jordi) y Madrid (Palacio de los Deportes). Por último, la capital de España albergará la final y el partido por el tercer y cuarto puesto. De la misma forma, por la mañana, en el Hotel Majestic de la Ciudad Condal, FIBA Europa hará público el cuadro de equipos que jugarán la fase de clasificación para el próximo Eurobasket 2015 que se celebrará en Ucrania.

Tras la reunión del pasado sábado, el Central Board de la FIBA daba a conocer el nombre de las cuatro invitadas al torneo. Las agraciadas han sido Brasil, en el puesto 10 del ranking FIBA, Finlandia (39), Grecia (5) y Turquía (7). Cubiertas las últimas plazas vacantes, estas son, repartidas por continentes, las 24 selecciones que disputarán el torneo:

-África: Angola, Egipto y Senegal.
-América: Argentina, Brasil, Estados Unidos, México, Puerto Rico y República Dominicana.
-Asia: Corea del Sur, Filipinas e Irán.
-Europa: Croacia, Eslovenia, España, Finlandia, Francia, Grecia, Lituania, Serbia, Turquía y Ucrania.
-Oceanía: Australia y Nueva Zelanda.

Patrick Baumann, secretario general de FIBA y miembro del Comité Olímpico Internacional (COI), argumentaba que la decisión, en parte, reposaba en la teoría que trata de buscar en las ‘wild cards’ equipos que eleven el nivel de la competición: “Desde 2006, 11 de los 12 equipos que han sido premiados con las invitaciones estuvieron siempre entre los 24 mejores de la clasificación elaborada por la FIBA. Esto demuestra que el Central Board de FIBA toma siempre la determinación de hacer la Copa del Mundo lo más competitiva posible”. Un pensamiento compartido por el propio seleccionador español, Juan Antonio Orenga, para quien estas invitaciones “suben aún más la calidad”.

Pero además de este criterio exclusivamente deportivo, el organismo que rige el baloncesto a nivel mundial adujo otros tres que se antojan algo subjetivos: el potencial en el desarrollo del baloncesto del país, el buen gobierno de la Federación del país en cuestión y las donaciones que se realicen a la FIBA. Este último punto abre la polémica y otorga validez a las sospechas sobre una subasta encubierta al mejor postor. Una puja que, según algunas informaciones se iniciaba en la nada desdeñable cantidad de 800.000 euros. Unas exigencias económicas que han ido eliminando contendientes de la talla de Rusia, Italia, Alemania o China de la pugna por una invitación. Un polémico final al drama de los regalos, que dejarán de existir a partir de 2017. Será entonces cuando entre en vigor la nueva normativa de la FIBA. Entre las novedades, ademásde ampliar el número de participantes de 24 a 32, morirán los privilegios. Quien quiera un hueco tendrá que demostrarlo sobre el parqué en una extensa fase de clasificación previa.

Aclarada la situación, el sistema de competición es el habitual: cuatro grupos de seis equipos disputarán la primera fase del torneo. Los cuatro primeros clasifican, dibujando el camino hacia las rondas finales: octavos, cuartos, semifinales y la gran final. En cuanto al sorteo, las selecciones estarán encuadradas en seis bombos. En el primero estarán las cuatro selecciones que se encuentran en lo alto del ránking FIBA: Estados Unidos (1) España (2) Argentina (3) y Lituania (4), mientras que el resto se organiza por regiones geográficas. Por otro lado, Finlandia no podrá compartir grupo ni con España ni con Lituania, puesto que no puede encuadrarse con más de dos rivales europeos, por lo que se enfrentará a Argentina o a Estados Unidos. El mismo caso se produce con Australia, que no puede compartir grupo con Nueva Zelanda y tendrá que encuadrarse en un grupo que contenga dos selecciones europeas. A diferencia de otros torneos, los dos primeros del ranking ya tienen asignado su grupo: A para los de Orenga, C para el Team USA. Así las cosas, España se asegura queel temido enfrentamiento ante Estados Unidos sólo se dé en una hipotética final.Como anécdota, a la hora de plasmar gráficamente la composición de los bombos, la FIBA no anduvo muy avispada e incluyó la bandera preconstitucional junto al nombre de la selección española (ver foto arriba).

Estados Unidos: un escalón superior y renovado

Sería demasiado osado elaborar una lista de favoritos a estas alturas, cuando todavía resta medio año para la cita. Pese a ello, no es menos cierto que por encima del resto, destaca un ramillete de elegidos que, a priori, serán los encargados de jugarse la gloria. Como no podía ser de otra forma, en la cúspide de la pirámide reside el indiscutible dominio de Estados Unidos. La pasada semana, el combinado ‘yankee’ daba a conocer la lista de 28 preseleccionados elaborada por el presidente de USA Basketball, Jerry Colangelo, y el entrenador, Mike Krzyzewski.

Aunque LeBron James, Carmelo Anthony y Chris Paul están en la lista, ya dejaron claro que no estarían este verano con la selección. Kobe, Wade o Chris Bosh se retiraron antes del combate. Unas ausencias que apoyan el nacimiento de una generación renovada que será la encargada de entonar, mano en pecho, el Star-Spangled Banner. Quienes sí confirmaron su presencia fueron Kevin Durant y Kevin Love. De igual forma parece que la dupla de los Houston Rockets formada por Dwight Howard y James Harden también estará entre los 12 hombres que crucen el charco para visitar nuestro país. Vaya quien vaya, como comentaba Colangelo, se tratará de un ‘roster’ “extremadamente talentoso, profundo y versátil". Además del honor y el orgullo, un aliciente añadido para lograr la victoria es gozar de un verano exento de compromisos con la selección. De no copar el escalón más alto de podio tendrán que pasar por el aro de la fase previa a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. El rival a batir, sin duda.

Detrás de la previsible superioridad del elenco de estrellas NBA, el abanico de posibilidades se abre: España, Francia, Lituania, Argentina, encabezarían las apuestas más conservadoras. Los más atrevidos podrían ampliar el cerco e incluir a Grecia, Turquía o Eslovenia. Pura especulación. Pese al dichosotriple de Teodosic en los cuartos de final del último Mundial de Turquía (2010), los éxitos conseguidos en los últimos años avalan la condición de candidato del equipo de Orenga. Además, el hecho de ser la anfitriona supone una motivación extra para un grupo que sueña con un broche de oro a un recorrido envidiable.

“La generación que llevamos mucho tiempo lo hemos pensado como colofón”, reconocía Juan Carlos Navarro en el número del mes de enero de la revista Gigantes. Por su parte, Pau Gasol, el abanderado de una generación única, también sueña con estar presente en la cita. “Es un gran honor jugar para mí con el equipo nacional. Si no estoy lesionado, jugaré para España. Me gustaría vivir la experiencia de jugar la Copa del Mundo en mi país, delante de todos mis aficionados y mi familia. Va a ser un torneo muy excitante con un montón de equipos competitivos. Es un objetivo estar”, declaraba en una entrevista publicada en la web de la FIBA. Si las lesiones no lo impiden, se espera que ninguna de las grandes estrellas se caiga del barco. Con el más que probable regreso de Felipe Reyes, sólo el debate Mirotic-Ibaka asoma como único ente perturbador posible.

El pasado 1 de julio, la Federación Española de Baloncesto instalaba en la Puerta del Sol un reloj que se encarga de recordarnos con precisión suiza que el próximo verano tenemos una cita ineludible con el baloncesto. A pesar del anecdótico apagón a la semana de su puesta en funcionamiento, el aparato se ha convertido en un elemento más en la estampa cotidiana de todos los madrileños. Con las mascotas Ole y Hop y el primer balón diseñado en exclusiva para un evento con atributos identificativos propios, todo está listo para acoger un campeonato que, además de ser un éxito a nivel organizativo, quiere convertirse en un motivo para la alegría de todos los aficionados españoles. Al contrario que el mítico ‘reloj, no marques las horas’ patentado por el inolvidable Andrés Montes, interesa que el reloj no se detenga, que el tiempo fluya y comience el espectáculo.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Pau Gasol Federación Española de Baloncesto (FEB)
El redactor recomienda