Kobe Bryant reaparece para escribir el 'último capítulo' de su legendaria carrera
  1. Deportes
  2. Baloncesto
ocho meses en el dique seco

Kobe Bryant reaparece para escribir el 'último capítulo' de su legendaria carrera

Tras su rotura del tendón de Aquiles, la estrella de los Los Ángeles Lakers pone fin a 240días alejado de las pistas en el encuentro ante los Toronto Raptors

placeholder Foto: Kobe Bryant anima a sus compañeros antes de un encuentro de pretemporada ante los Warriors disputado en Pekín. (Reuters)
Kobe Bryant anima a sus compañeros antes de un encuentro de pretemporada ante los Warriors disputado en Pekín. (Reuters)

A pesar de que su tendón de Aquiles dijo basta, su espíritu competitivo le hizo regresar del tiempo muerto y anotar dos tiros libres para igualar el partido ante los Warriors. Corría la noche del viernes 12 de abril y Kobe Bryant abandonaba el parqué del Staples Center a duras penas. Casi ocho meses después, en el encuentro ante los Raptors de este domingo (3.30 hora española), la estrella de los Lakers regresa a las pistas en medio de un aura de excitación generalizada que sólo una figura de su envergadura es capaz de suscitar. Los Lakers,en particular, y el mundo del baloncesto, en general,están de enhorabuena.

Una agonía que ha tocado a su fin cumpliendo fielmente los plazos preestablecidos. El pasado 16 de noviembre, las cámaras captaban el primer entrenamiento con sus compañeros del ‘24’ angelino. Los años en el negocio le convierten en un alumno aventajado a la hora de medir los tiempos, las palabras y el entorno. Kobe dijo que en tres semanas retornaría y las cuentas no han fallado. Cada paso, cada señal, cada guiño, cada reacción a lo largo del tedioso proceso de recuperación ha sido contada y analizada al detalle. Momento de poner fin a las elucubraciones. Ha llegado la hora de volver para seguir con el trabajo.

Pese al histerismo colectivo, nadie niega que, a sus 35 años, el estado físico de la ‘Mamba Negra’ es una verdadera incógnita. Como suele ocurrir en estos casos, su tendón de Aquiles se rompió en una racha de juego y resultados que dejaban entrever el hambre infinita que atesora. Cuando el carnet de identidad comenzaba a ser visto con recelo, los corrillos se hacían eco de un Kobe sorprendentemente explosivo y rejuvenecido. Un mazazo que sólo los genios son capaces de voltear. A escasos días de fijar la fecha de su regreso, la mercadotecnia nos permitió conocer de primera mano sus sensaciones: "La diferencia entre cuando empecé a entrenar con el equipo y cuando entreno ahora es como la noche y el día", reconocía en un ‘uno contra uno’ ante el ex jugador Gary Payton con las nueva ‘Kobe 9 Elite’ (casualmente bien altas) de fondo.

La lesión y los lógicos temores no condicionaron un ápice las pretensiones de la directiva angelina, decidida a mimar a su activo más preciado. Un amor incondicional que cristalizó el pasado día 25 cuando se hizo oficial la extensión de su contrato hasta 2016. Dos años más en Los Ángeles a razón de unos mareantes 48,5 millones de dólares -23,5 el primero año y 25 el segundo- que le permitirán completar su vigésima temporada en la NBA, primer jugador en la historia en lograrlo. Pese a la adversidad, el ánimo y la voracidad que construye su ADN permite intuir que el líder de la franquicia oro y púrpura ha vuelto. Y como todo en la vida de un símbolo de la canasta, nada se deja en manos del azar. Mucho menos el día ‘D’. Fue un domingo ante los Raptors (22/1/2006) cuando Kobe anotó 81 puntosen un partido para el recuerdo. Y un domingo contra los Toronto reaparecerá tras 240 días en el dique seco. Casualidades que no hacen sino alimentar el mito y acrecentar una expectación ya de por sí desbordante.

Su regreso supone el empujón que demandaba ‘su’ equipo. Una plantillaextrañay cuestionadapara una de las franquicias con más solera de la NBA. El titánico esfuerzo de Kobe por alcanzar lapresencia en ‘playoffs’ culminó, ya en su ausencia, con un contundente 4-0ante los Spurs, a la postre finalistas,en primera ronda. Al inicio de curso todo eran sombras y reproches. Incluso el tan recurrido e inmoral concepto de ‘tanking’ (dejarse ganar para optar a futuras elecciones más favorables en el'draft')asomaba por momentos. Por si fuera poco las lesiones se cebaron para complicar la empresa. Farmar, Kaman, Pau Gasol o Steve Nash (todavía sin fecha exacta de regreso) han sido algunos de los damnificados. Un panorama desolador donde nadie apostaba por un grupo dispar que más que jugar deambulaba sobre la pista sin un rumbo claro.

Pero con esfuerzo y compromiso las tornas tienen visos de cambiar. A pesar de las críticas feroces, los Lakers han conseguido cubrir el expediente sin Bryant. El pasado viernes siguieron superando los desalentadores pronósticos que auguraban una temporada con más pena que gloria. La victoria ante los Kings en el Sleep Train Arena les deja décimos del Oeste con un aceptable balance de 10-9, a medio partido de la octava plaza, la última con billete para la postemporada, principal mira a corto plazo de los californianos.

Atendiendo a la historia, es evidente que la presencia sobre el parqué de Kobe no puede suponer un paso atrás para un grupo donde su liderazgo indiscutible es la asignatura pendiente. Además, verle en el banquillo, luciendo su chándal en el calentamiento y animando a sus compañeros supone una motivación extra. Principalmente para el grupo de jóvenes (Wesley Johnson, Jodie Meeks o Xavier Henry) que crecieron admirándole y ahora se cambian unas taquillas más allá. Un ejemplo del que aprender para seguir creciendo. “Sabemos que Kobe va a darlo todo, así que nosotros vamos a tener que darlo todo también”, comentaba el atlético Xavier Henry, unade las gratas sorpresas de los angelinos, tras el choque ante Sacramento.

Por su parte,Mike D’Antoni, curtido en mil batallas y en la cuerda floja de forma casi permanente, no quiere oír hablar de salvadores. Nada de jugársela todo a una carta que, pese a su peso específico en la franquicia, regresa después un largo periodo de inactividad: “No nos podemos quedar sentados y pensar que él será nuestro salvador o lo que sea”. Y es que Bryant deberá ir paso a paso en su retorno. Tal y como apuntan las voces entendidas procedentes del otro lado del charco, la dosificación de sus minutos será la nota predominante en los primeros partidos. Más aún cuando el calendario más inmediato de los Lakers no dará un respiro: tres ‘back-to-backs’ (partidos en noches consecutivas)en los próximos ocho enfrentamientos.

El pasado mes de octubre la prestigiosa ‘Sports Illustrated’ dedicaba una portada muy especial, donde emergía un Kobe Bryant plagado de dudas: “Tengo miedo a fallar. Todos tenemos nuestras dudas. No hay por qué negarlo, pero tampoco por qué rendirse. Hay que aceptarlo, sobreponerse. No sé cómo voy a volver de esta lesión. Quizá seré una mierda... o quizá no, pero voy a seguir hasta averiguarlo". Una incógnita que el mundo del baloncesto, por el bien de todos, espera que sea resuelta de forma positiva. Más allá de la incertidumbre, lo que sí dejó claro es que cuando volviera sería para dar comienzo al “último capítulo” de su carrera. ¿El sexto anillo y superar a Jordan en la tercera plaza de máximos anotadores de todos los tiempos? Sin duda, ése sería el epílogo soñado. Por el momento, nos congratulamos de parafrasear el slogan de los Lakers y decir aquello de ‘La leyenda continúa’.

Kobe Bryant NBA Los Angeles Lakers
El redactor recomienda