Es noticia
Menú
Mo Katir logra la medalla de plata en la final de los 5.000 metros tras una batalla titánica
  1. Deportes
  2. Atletismo
Quinta medalla en Múnich

Mo Katir logra la medalla de plata en la final de los 5.000 metros tras una batalla titánica

El atleta de Mula firmó una carrera fantástica en que protagonizó un duelo espectacular contra el noruego Ingebrigtsen, que se llevó el oro. Mechaal se desfondó en el último tramo

Foto: Katir y Ingebrigtsen, zapatilla con zapatilla. (EFE/Christian Bruna)
Katir y Ingebrigtsen, zapatilla con zapatilla. (EFE/Christian Bruna)

"Confío en mí y no me da miedo nadie. Esto solo es el principio". Las palabras de Mohamed Katir, pocos días después de lograr la primera medalla española en distancia en un Mundial desde 1999 (el bronce en los 1.500 metros lisos en el Mundial de Eugene), no eran anecdóticas. Solo una declaración de intenciones por parte de la gran promesa (y realidad) del atletismo español. El atleta de Mula disputó una final increíble en los 5.000 metros lisos para llevarse la plata en la pista de Múnich y obtener, así, la quinta medalla de la delegación española en el Europeo de Múnich. Solo una bala noruega llamada Jakob Ingebrigtsen pudo arrebatarle una medalla de oro que se decidió en el último kilómetro, cuando el grupo se partió por completo y solo el deportista español pudo seguir la estela del nórdico.

El atleta español nacido en Marruecos, afincado desde pequeño en la localidad murciana de Mula, demostró su descaro y atrevimiento. En una carrera en que también participaron Adel Mechaal y Abdessamad Oukhelfen, Katir tuvo entre ceja y ceja su objetivo desde el principio. Había que medir a Jakob Ingebrigtsen, seguir su ritmo y estar atento a un ataque característico de larga distancia que es imparable para sus rivales. En su primera vez al aire libre, Katir quería batir al campeón olímpico noruego y superarle, algo que no pudo hacer en Oregón. Esta vez estuvo muy pero que muy cerca. Su progresión es estelar.

Tras el pistoletazo de salida, Katir se colocó en las tripas del grupo. Fue una carrera muy larga, con un susto que involucró al español y que no se rompió hasta el final. Con 25 atletas en la pista de Múnich, el italiano Crippa tomó la delantera en los primeros compases de la final. Le duraría poco esa posición, puesto que superado el primer kilómetro los dos noruegos (Nordas e Ingebrigtsen) se pusieron en cabeza. Entonces Katir, como si estuviese guardando energía para un final apoteósico, esperó en la parte trasera junto a Mechaal.

Katir rozó la épica

Sería Adel quien cogería el protagonismo inicial. El atleta español, con problemas físicos durante la temporada y el Mundial de Oregón, donde no pudo acceder a la final, progresaba por fuera para pegarse a los candidatos a ganar la prueba. Katir, en cambio, bailaba entre el octavo y el décimo puesto. No había prisa, porque el momento decisivo aún no había llegado y Jakob Ingebrigtsen esperaba el acelerón. Aparecieron los británicos, con Butchart mandando para alimentar el ritmo de carrera, aunque la masa de corredores no se despegaría en una carrera muy táctica. Fue entonces cuando Katir dio el susto.

En el tercer kilómetro, el corredor francés Hay se chocó con Katir y con el neerlandés Foppen. Se cayó y perdió toda esperanza de medalla pese a tratar de recortar distancia con el grupo nada más levantarse. Katir salió indemne, aunque luego el francés se lo echaría en cara nada más terminar la final. Por suerte, el atleta murciano siguió con su propia ascensión por la pista junto a Mechaal en el cuarto kilómetro.

placeholder Katir, una gran plata. (Reuters/Kai Pfaffenbach)
Katir, una gran plata. (Reuters/Kai Pfaffenbach)

Ahí sí, Crippa rompió la carrera e Ingebrigtsen lanzó su archiconocido ataque temible. Se dividió la carrera en dos grupos, con muchos atletas tratando de no perder de vista a los candidatos a la medalla. Mechaal se desfondó y Katir siguió un ritmo demoledor para competir con una zancada que manda en Europa. La carrera prácticamente perfecta del español se topó con el esprint inigualable del noruego, que dejó al resto de atletas detrás y solo Katir pudo seguirlo de muy cerca. En paralelo y con Crippa por detrás, la carrera se convirtió en cosa de dos.

Katir apretó, zapatilla con zapatilla, en un duelo impresionante. El último cambio de ritmo del noruego fue demasiado y repitió victoria en la final de los 5.000 metros lisos. Ingebrigsten ganó en Múnich, con un estadio totalmente entregado, con un tiempo de 13:21.13, por delante de Katir (13:22.98), segundo, y de Crippa (13:24.83), tercero. El futuro del atletismo español está en buenas manos y Katir promete ser un deportista histórico.

La plata de Katir es la quinta de la delegación española en los Europeos, después de las dos por equipos en maratón del lunes (una plata y un bronce) y de las dos logradas en los 35 kilómetros marcha del martes, el oro de Miguel Ángel López y la plata de Raquel González. La delegación ya posee la mitad de las medallas que logró en el pasado Campeonato Europeo de Atletismo de Berlín.

"Confío en mí y no me da miedo nadie. Esto solo es el principio". Las palabras de Mohamed Katir, pocos días después de lograr la primera medalla española en distancia en un Mundial desde 1999 (el bronce en los 1.500 metros lisos en el Mundial de Eugene), no eran anecdóticas. Solo una declaración de intenciones por parte de la gran promesa (y realidad) del atletismo español. El atleta de Mula disputó una final increíble en los 5.000 metros lisos para llevarse la plata en la pista de Múnich y obtener, así, la quinta medalla de la delegación española en el Europeo de Múnich. Solo una bala noruega llamada Jakob Ingebrigtsen pudo arrebatarle una medalla de oro que se decidió en el último kilómetro, cuando el grupo se partió por completo y solo el deportista español pudo seguir la estela del nórdico.

Federación Internacional de Atletismo (IAAF)
El redactor recomienda