Hamid Ben Daoud, de 'mena' a estrella: la gran historia del rey del maratón español
  1. Deportes
  2. Atletismo
El deportista a seguir

Hamid Ben Daoud, de 'mena' a estrella: la gran historia del rey del maratón español

Un espacio en el que destacaremos a ese deportista con menos nombre, pero que lo tiene todo para ocupar grandes titulares y que queda eclipsado por las estrellas de (casi) siempre

Foto: Foto: Reuters/Pablo Morano.
Foto: Reuters/Pablo Morano.

Unas zapatillas pueden cambiar toda una vida deportiva. Posiblemente, la mayor historia al respecto es lo sucedido en la final del Mundial de 1954, el conocido como 'Milagro de Berna'. Alemania se enfrentaba a la, por entonces, todopoderosa Hungría de los 'Magiares Mágicos', una selección con jugadores de la talla de Ferenc Puskás, Zoltán Czibor, Sándor Kocsis, Nándor Hidegkuti, Ferenc Szusza, József Bozsik o Gyula Grosics, entre otros. Llevaba 32 partidos seguidos sin perder y llegaba a la final como gran favorito: no en vano, a los ocho minutos de partido ya ganaba por 2 a 0... pero, lo que no esperaban, es que un calzado lo cambiara todo.

Antes del partido, un tal Adi Dassler se acercó a hablar con Sepp Herberger, seleccionador germano. Le comentó que acababa de diseñar unas botas de fútbol nuevas, diferentes a cualquier otra cosa que hubiera existido la diferencia. ¿En qué cambiaban? Básicamente que tenían tacos y que, además, eran intercambiables, pudiendo ajustar su longitud dependiendo de las condiciones climatológicas. Herberger 'compró' la idea y equipó a todos sus jugadores con estas nuevas zapatillas... y, la fortuna, hizo el resto. ¿Saben qué pasó escasos minutos antes de que comenzara la gran final? Un diluvio cayó sobre el campo, que dejó embarrado el césped.

Foto: Jefté Betancor, tras su primer 'hat trick' con el Farul. (Twitter)

Aunque Hungría se adelantó en el marcador con dos tantos de Puskas y Czibor, el estado del césped pronto entró en juego. Cada vez más complicado, para los 'Magiares Mágicos' no solo era difícil dar un pase acertado a diez metros, sino que mantener la estabilidad ya era un milagro, mientras que los alemanes volaban por el campo minimizando sus riesgos de caídas. Aquellos tacos largos surtieron su efecto y los germanos lograron remontar el partido, con tantos de Morlock y Rahn (2) con los que lograron su primer entorchado mundial. Por cierto, ¿saben qué marca promocionaba aquel 'misterioso' Adi Dassler? Efectivamente, Adidas.

Nuestro protagonista de hoy también hizo historia y sus zapatillas tuvieron mucho que ver. Con solo 25 años, antes de una de las carreras más importantes de su vida, Hamid Ben Daoud sorprendió con un detalle en su calzado: pintado con bolígrafo y en letras grandes, se podía leer claramente RE. Su vida, de película, siempre ha sido correr y ahora lo ha confirmado consiguiendo la mejor marca histórica de un español en un maratón. Está en plena madurez deportiva y aún tiene margen de mejora: su progresión es innegable y está llamado a ser nuestra gran referencia en los próximos años. Pero su vida no ha sido fácil.

placeholder Foto: EFE.
Foto: EFE.

Su historia comenzó en la ciudad marroquí de Nador. Solo tenía 14 años y ya había demostrado sus capacidades para dos deportes: el fútbol y el atletismo, pero ante la falta de expectativas por tener una vida mejor decidió atender a los rumores: cerca de Er-Rachidía, varios amigos le había comentado que tenían conocidos que habían llegado a España agarrados a los bajos de un camión. Ben Daoud no lo dudó y, en la primera oportunidad que tuvo, lo probó: después de unas durísimas horas en las que puso en juego su vida en busca de un futuro, consiguió llegar a Algeciras. Solo, sin sus padres. Una vez allí, cogió el primer autobús con destino a Bilbao.

Poco a poco, fue haciendo su camino en la ciudad, donde se convirtió en uno de los mejores jugadores 'de calle' de fútbol sala, lo que le valió para que algunos equipos de la zona decidieran intentar ficharle. Pero una prueba de edad a punto estuvo de devolverle a Marruecos, al determinar por error que era mayor de edad. De ahí fue a parar al centro de menores de Loiu... y decidió dejar el balón en favor del atletismo. Curiosamente, su afición comenzó con pruebas de velocidad para, poco a poco, ir evolucionando a pruebas de resistencia, hasta caer en el maratón. Pronto demostró que estaba llamado a conseguir grandes retos.

Sin papeles y sin posibilidad de encontrar un empleo -a pesar de contar con un Grado en Climatología-, empezó a correr carreras populares para sufragarse sus gastos... y nació una estrella: los últimos seis maratones en los que ha participado demuestran que ha ido mejorando prueba a prueba. En 2017, hizo 2h12:31 en Valencia; en 2018, 2h10:21 también en Valencia; en 2019, consiguió 2h08:14 en Praga; en 2020, corrió en 2h07:33 en Sevilla y en 2h07:03 en Valencia... y, hace escasos días, hizo 2h06:35 en Valencia para igualar el récord de España de Maratón de Ayad Lamdassem, siendo el español más rápido de la historia.

Con solo 25 años, sabe que aún tiene mucha capacidad para mejorar sus marcas y que está en disposición de seguir rompiendo todo tipo de registros. Aquel niño que llegó a España en los bajos del camión ya puede presumir de ser el español más rápido de todos los tiempos en maratón y ha cumplido con su palabra. ¿Recuerdan que en sus zapatillas dibujó RE? Tenía un significado: Récord de España. No solo lo ha conseguido, sino que ha demostrado que a base de esfuerzo, trabajo y sacrificio, los objetivos se cumplen. Aún no ha ganado un Mundial, como hizo Adi Dassler con sus zapatillas, pero, ¿por qué no? Ya ha demostrado que soñar es gratis.

Federación Internacional de Atletismo (IAAF) Valencia
El redactor recomienda