Mo Katir, el bate récords del deporte español: "Lleva con orgullo su origen humilde"
  1. Deportes
  2. Atletismo
Sensación en el atletismo

Mo Katir, el bate récords del deporte español: "Lleva con orgullo su origen humilde"

Mo Katir vive en Mula (Murcía) desde los cinco años, poco después de que su padre llegara en patera. Ahora acumula tres récords nacionales, incluido el de Fermín Cacho en los 1.500

placeholder Foto: Mo Katir, en la Diamond League. (Reuters)
Mo Katir, en la Diamond League. (Reuters)

Mohamed Katir El Haouzi es el nombre de moda en el atletismo español, aunque se le conozca más como Mo a secas. Nació en Marruecos el 17 de febrero de 1998, pero con apenas cinco años llegó a Mula, Murcia, que se convertiría en su hogar. Su padre había llegado unos años antes a España en patera para acabar por establecerse junto a su familia en esta localidad del centro de la comunidad murciana. A sus 23 años, el atleta está en boca de todos por ostentar en la actualidad tres récords de España, los 3.000, 1.500 y 5.000 metros. El último lo logró en Inglaterra el pasado martes en la Diamond League, cita celebrada en Gateshead, donde desbancó la marca de Isaac Viciosa (7:29.34) con 7:27.64 después de 23 años vigente.

placeholder Katir junto al keniata Timothy Cheruiyot. (Reuters)
Katir junto al keniata Timothy Cheruiyot. (Reuters)

El desempeño de Katir ha sido un asombro (ya es uno de los nombres patrios que más ilusión generan de cara a los Juegos Olímpicos, donde competirá en los 5.000) para todo el mundo del atletismo… Excepto para los que le conocen. “Lo veíamos venir, hemos entrenado mucho con él”, cuenta Álvaro Martínez, excompañero de Mo en el Ucam Cartagena y amigo: “Cuando le ves entrenar de cerca pues esto no te pilla de sorpresa. Hacíamos exactamente los mismos entrenamientos, pero cada uno a su ritmo, le veías a él y decías ‘uy este chaval’. La sorpresa nos la llevamos antes”.

Aquel niño que acabó por arrebatar un récord a su idolatrado Fermín Cacho

Desde hace un año, Mo compite en el club Playas de Castellón bajo las órdenes de Gabi Lorente, con el que ya se encuentra concentrado de cara al viaje a Tokio para los Juegos Olímpicos. Hace cinco días, en Mónaco, pulverizó por 19 centésimas el récord nacional de los 1.500 que ostentaba el histórico Fermín Cacho con una marca de 3:28.76. “Es una leyenda en el medio fondo. Estoy súper orgulloso de ser la primera persona en poder batir su récord”, aseguró Katir. Han tenido que pasar décadas para que un atleta español posea conjuntamente los récords de 1.500, 3.000 y 5.000, cuando José Luis González hizo lo propio en los años 80.

“Es una historia como de sueño, organizamos una competición aquí en Mula. Iban pasando de todas las categorías hasta que le tocó el turno a los cadetes y dos chicos llegaron al sprint a la carrera. Uno de ellos era Mo. Hablé con ellos y con sus padres, el otro muchacho se fue al fútbol, pero él se quedó. Muchos años entrenando hasta hoy en día”. Quien habla es Cristóbal Carlos Ramírez, presidente de MulaSport, su descubridor y entrenador durante gran parte de su desarrollo como atleta, quien destaca el esfuerzo de esos primeros años, “en un pueblecito sin una pista de atletismo en condiciones, nos apañamos con lo que nos dejaba el ayuntamiento y con algunas subvenciones. Al final lo que tuvimos que hacer es echar muchas horas”. Katir suele contar que de pequeño practicaba fútbol, pero sus cualidades se basaban demasiado en la velocidad y fallaba demasiado de cara a puerta. El atletismo se convirtió en su sitio de recreo.

"Él desde crío tenía claro lo que quería y cuál era su sueño"

Cristóbal recuerda con ilusión el camino del que fuera su pupilo hasta ahora: “Siempre ha sido una persona de cuidarse. Él desde crío tenía claro lo que quería y cuál era su sueño. Hizo todo lo posible por conseguirlo y le ha salido bien”. El murciano, en conversación con este medio, rememora el momento en el que vio que Mo Katir era un serio aspirante en el atletismo. Fue en el Campeonato de España de campo a través celebrado en Madrid en el 2016. “Quedó tercero, cuando terminó la carrera se lo dije: ‘Ya has entrado entre los grandes. Tienes que tener en cuenta que con los que estás corriendo van a ser el día de mañana los mejores atletas del país’”, narra.

placeholder Mo Katir durante una prueba de 1.500. (Efe)
Mo Katir durante una prueba de 1.500. (Efe)

De los problemas por su nacionalización a su orgullo obrero

“¿La nacionalidad?… Buff, fue un hándicap”, apenas empieza la pregunta, Cristóbal completa la palabra. “Parecía que era casi imposible conseguirlo. Movimos todos los hilos en ayuntamientos, en comunidad autónoma… Lo intentábamos y lo intentábamos, pero no había manera. Veíamos que otros atletas lo conseguían más rápido”, insiste. Durante varios años, Mo Katir no recibió el pase burocrático para ser español, aunque viviese desde los cinco en el país y se considerase “100% muleño”. “Iba a campeonatos de España, ganaba la carrera y después no podía subir al podio. Vale, el que ganaba era él y salía en los vídeos, pero es que a uno le gusta llevarse a su casa la medalla. Le decía que estuviera tranquilo, que todo llega. Finalmente se solucionó el pasado año”, recuerda el que fuera su entrenador.

“Viva el campo, las personas obreras gracias a ellos tenemos nuestras neveras llenas. Ellos para mí son los mejores del mundo”, fue el grito con el que, en redes sociales, Mo celebró su récord más reciente. Álvaro Martínez, con el que labró una gran amistad que perdura en la actualidad gracias a su pasión por el atletismo, confirma que no es una pose de cara al exterior: “Katir viene de una familia humilde, ha ido con lo justo siempre. Hacía 2.000 kilómetros a sus zapatillas. Sabe de donde viene, lo lleva a pecho y lo remarca con orgullo”.

placeholder Mo Katir, representando a España en una pasada competición. (Efe)
Mo Katir, representando a España en una pasada competición. (Efe)

Una arrolladora personalidad sobre la pista que esconde timidez en las distancias cortas. “Si no le conoces, le puedes llegar a malinterpretar, es muy buen chaval, pero puede dar una imagen diferente”, explica Álvaro. De Mo se destaca su gusto por la lírica, aunque su amigo recalca que “a él lo que le gusta mucho es el rap, a partir de ahí empezó a leer poesía”. “¿Poemas? Nunca le he visto tan interesado en eso, a lo mejor desde que está en Sierra Nevada… Habrá sido cosa del último año”, se ríe.

Con los Juegos Olímpicos a la vuelta de la esquina, este murciano llega a Tokio como la gran sensación del atletismo español. Preguntado acerca de un pronóstico en la cita olímpica, Cristóbal mantiene la prudencia: “Mo tiene el nivel, está entre los mejores. Pero es todavía joven, si no ganase tampoco pasaría nada”. “Está dentro del bombo, luego ya el número que salga… Hay que esperar a la carrera, pueden pasar mil cosas. Ojo, a lo mejor hace una nueva barbaridad de estas y nos deja a todos con la boca abierta”. No sería la primera vez si uno se fija en las últimas semanas.

Atletismo Juegos Olímpicos Fermín Cacho
El redactor recomienda