Increpados por la gente

Insultos, gritos, miradas... La vergüenza vivida por los atletas al salir a entrenar

La presencia de deportistas de alto nivel en las calles entrenando a horas que la mayoría de ciudadanos no puede disfrutar ha provocado que muchos de ellos hayan sido recriminados

Foto: Carlos Mayo ha sido uno de los atletas que más ha sufrido en su entrenamiento. (Instagram: @charlieatle)
Carlos Mayo ha sido uno de los atletas que más ha sufrido en su entrenamiento. (Instagram: @charlieatle)

El primer día en que los deportistas de alto nivel (DAN) o de interés nacional podían entrenarse sin estar sometidos a las restricciones horarias para la práctica deportiva ha pasado de ser un sueño a convertirse en una auténtica pesadilla. "De profesión delincuente". El atleta internacional Ignacio Fontes definió a su manera y de forma escueta el sentimiento de muchos atletas este lunes.

Su presencia en las calles entrenando a horas que la gran mayoría de ciudadanos no puede disfrutar, al no disponer de tal consideración, ha provocado que muchos de ellos hayan sido recriminados de forma vergonzosa por las personas que se encuentran en sus casas. Desde las terrazas, hasta desde la propia acera muchas personas lanzaban improperios a los deportistas que veían en la calle sin preguntarse si podían estar o no en ella legalmente.

La 'desconocida' norma

Antes de exponer las denuncias de los atletas, estaría bien recordar la normativa que les permite estar en la calle a cualquier hora. El Gobierno estableció tres bloques para la reanudación de la actividad deportiva, normativa que distinguía claramente a los atletas de élite del resto. Una orden ministerial que ha comenzado a aplicarse este lunes en la 'fase 0' de esta desescalada y que parece que aún desconocen muchos ciudadanos.

En el primer bloque figuran los deportistas de élite (unos 5.000 en toda España). A estos se les permite, desde el inicio, el entrenamiento sin límite de horarios, aunque sin abandonar la provincia en la que hayan residido durante el estado de alarma. Podrán estar acompañados de un entrenador. El segundo bloque agrupa al resto de federados, que podrá ejercitarse dos veces al día de forma individual en las franjas establecidas por el Gobierno (de 06:00 a 10:00 y de 20:00 a 23:00) sin abandonar en este caso su municipio de residencia. Estos no podrán contar con un entrenador. El tercer bloque, el del ciudadano de a pie, que tan solo puede salir una vez al día a realizar ejercicio individual, completamente solo, y en los horarios anteriormente mencionados.

La experiencia de Carlos Mayo

La historia de Carlos Mayo, campeón de Europa sub 23 de 10.000 metros en 2017, resume a la perfección lo que han vivido los atletas en este primer día de entrenamiento en la calle. Mayo ha contado, a través de un hilo en Twitter que ha titulado “delincuente se nace, no se hace”, su experiencia vivida en Zaragoza. "Ayer salí a entrenar por una zona muy concurrida de mi ciudad, simplemente porque es uno de los recorridos que tengo más cercanos a mi casa. Cumpliendo con las normas, salí a las 20:00 e hice 12 kilómetros a 4,01/km, un ritmo 'tranquilo' para mí", explicó. "Tras la experiencia, y teniendo en cuenta que como DAN a partir de hoy tenía la posibilidad de entrenar en el horario que más me conviniera, decido salir a entrenar por otra zona cercana a mi casa, mucho menos concurrida y a las 10:45…", continuaba.

Insultos, gritos, miradas... La vergüenza vivida por los atletas al salir a entrenar

"La idea era salir a otra hora para coincidir con menos personas y, efectivamente, he cumplido ese objetivo. He podido completar 14 kilómetros a 4,03/km, cruzándome, como mucho, a medio centenar de personas (ayer serían más de mil yo creo)… Hasta aquí, la parte bonita de la historia: primeros dos días entrenando en la calle, disfrutando como un niño pequeño y con la suerte de tener buenas sensaciones por haber conseguido entrenar en cinta en casa durante todo el confinamiento. ¿La parte triste?", se preguntaba.

“De las 50 personas (aproximadamente) que me he podido cruzar hoy (la mayoría mayores de 65 años, puesto que me encontraba en su franja horaria para disfrutar del paseo al aire libre), he recibido cinco llamadas de atención verbales, incluyendo a una señora gritando desde su balcón. Sinceramente, he sentido muchísima impotencia porque considero que no estaba haciendo nada malo, cumpliendo las normas y realizándolo en un horario determinado por los motivos que ya he expuesto", denunció. "Por supuesto, entre estas llamadas de atención no incluyo las miradas que hablan por sí solas. En su defensa, he de decir que no llevo un cartel en la frente en el que ponga que soy DAN, pero creo que es mejor no dedicarnos a ir por la calle juzgando lo que vemos sin saber”, concluyó.

El drama de Granollers

Otro de los deportistas que peor lo pasó en su vuelta fue el tenista Marcel Granollers. El catalán empezó su sesión de trabajo en la playa de Castelldefels sobre las 12.15 y pronto comenzó a escuchar como algunas personas le increpaban por saltarse el horario establecido para los ciudadanos normales. Para mayor problema, a los 15 minutos aparecieron por allí dos miembros de la Guardia Civil. "Me preguntaron qué hacía en la playa y les dije que tenía un permiso como deportista. No lo llevaba encima y les enseñé el documento a través del móvil", contó. Los agentes tuvieron que llamar a la central para comprobar que su versión era cierta.

Pero el drama para el tenista español no acabó ahí. Sin casi tiempo a reanudar su entrenamiento, dos mossos d'esquadra, vestidos de paisano, entraron en escena y volvieron a preguntar que es lo que estaba haciendo. Una vez superado el segundo escollo, llegaría un tercero. Esta vez fue la Policía Rural quien paró al jugador por estar entrenando en la playa pública de la localidad cercana a Barcelona. "Me dijeron directamente que si no sabía el horario para practicar deporte y le tuve que contestar que claro que podía entrenar al aire libre según la normativa al ser deportista", comentó.

Marcel Granollers en uno de sus partidos con España. (EFE)
Marcel Granollers en uno de sus partidos con España. (EFE)

Reacciones de más atletas

Pero estas no han sido las únicas malas experiencias. Javi Guerra, campeón de España de maratón, también fue uno de los primeros en abrir la veda contando su vivencia con un mensaje en las redes sociales y denunciando la situación que se ha encontrado mientras entrenaba: "Por lo que estoy leyendo, no he sido el único al que le han increpado en mi entrenamiento de hoy. Por mi condición de DAN puedo entrenar a cualquier hora del día, pero no debe ser suficiente... Habrá que entender que estamos en una situación extrema, pero siempre con respeto". A su mensaje rápidamente contestaban varios compañeros que se han encontrado en la misma situación. Alessandra Aguilar, tres veces olímpica, dejó clara la postura que deben tomar: "A los únicos que tienes que dar explicaciones, si te las piden, es a la Policía".

También Martín Fiz, campeón de Europa y del mundo de maratón, respondía al tuit de Guerra: "Siempre hay alguien que no congenia con otro y cuando haces algo grande son los primeros en darte una palmadita, incluso el vecino. En fin. A lo tuyo. Envidia sana es envidia". Carles Castillejo, campeón nacional en varias distancias, también quiso mostrar su opinión sobre lo sucedido: "Gente, si veis a alguien corriendo a partir de las 10:00 antes de insultar preguntaros: '¿y si es DAN?' Porque esa persona no infringe la norma, ahora esos que hacéis corrillos y os ponéis de charla, sí".

La velocista Cristina Lara también relató cómo fue su mala experiencia al salir hoy a correr por la montaña.:"Nunca me habían mirado tan mal y tampoco había escuchado comentarios tan negativos hacia mi persona. Soy deportista DAN y bajo las normas establecidas he salido a entrenar a las 10:30 por la montaña. A compañeros incluso les han chillado. Tendremos que salir con cartel que nos identifique al final". Otros como Toni Abadía han desistido de su intención de salir a la calle para no soportar las críticas de la gente: "Después de salir a correr ayer anuncio oficialmente que se prolonga otros 15 días mi estado de alarma". Son solo algunas de las experiencias vividas por nuestros atletas... y no se descarta que lleguen más. Es cuestión de tiempo, quizá hasta que la gente se empiece a acostumbrar. Conviene pensar antes de agitar.

Atletismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios