EL MEJOR ESPAÑOL FUE RAÚL FERNÁNDEZ, 44º

Cuando Cosme Primo de Rivera se midió a Fabián Roncero en el maratón de Nueva York 2018

Este domingo se ha celebrado el maratón de Nueva York y, más allá de las victorias de la keniana Mary Keitany y el etíope Lelisa Desisa, hubo color nacional con la participación de ilustres españoles

Foto: Cristian Abelló (i), Cosme Primo de Rivera (c) y Antonio Mato Salazar. (@11qEsorg)
Cristian Abelló (i), Cosme Primo de Rivera (c) y Antonio Mato Salazar. (@11qEsorg)

El maratón de Nueva York es algo más que una prueba deportiva, es la carrera más famosa del mundo y un momento especial del año para el atletismo por la repercusión que tiene el evento. Y no solo por los ganadores, sino por la cantidad de personajes famosos y empresarios relevantes que participan con el objetivo de ser un 'finisher'. En el caso de los españoles, 1.041 participantes, el mejor ha sido el atleta Raúl Fernández, 44º, con un tiempo de 2:28:43. A partir de aquí han llegado otros ilustres de la piel de toro.

Javier García de Enterría, socio en el despacho Clifford Chance, es un habitual en el maratón de Nueva York, donde suele bajar de las tres horas. Este año también lo ha hecho, con 2:54:37. Es una marca que hace años era asequible para el exatleta Fabián Roncero, quien fuera campeón del mundo de maratón por equipos en Atenas 1997. Ahora, a sus 48 años, se lo ha tomado con más calma, firmando un 3:42:26 sobre la línea de meta.

Cosme Primo de Rivera, hijo de los duques del mismo nombre, volvió a correr este domingo y lo hizo de nuevo para tratar de recaudar dinero en su lucha contra el síndrome de Jacobsen, enfermedad rara que sufre su hija. Junto a él, como suele ser habitual, corrieron amigos de cuna, hijos de los amigos de sus padres, miembros de la alta sociedad madrileña como Cristian Abelló, hijo de Juan Abelló y Anna Gamazo, y presidente y socio cofundador de Firmum Capital. Cristian tardó 3:56:11, un segundo menos que Cosme. Un poco antes, con un tiempo de 3:44:35, llegó otro amigo, Antonio Mato Salazar (socio en Malumm Risk Brokers).

Aunque esté más acostumbrado a lidiar las olas del mar, el 'managing director' de Ocean Infrastructures Management, José Luis Almazán, disfrutó del asfalto neoyorquino durante los 3:56:11 que tardó en cruzar la meta. Y además lo hizo por una causa solidaria: colaborar con la Fundación Océano Solidario. Menos tardó otro que no es novato en la prueba, Rafael de la Barreda y Mingot, hijo del conde de la Cañada, que tardó 3:27:05. Bastante mejor que el presidente y socio fundador de Onza Partners, José María Irisarri, cuyo tiempo fue de 4:07:47. Llegó un poco antes que Antonio Cristóbal González, 'senior manager' de Gestión del Cambio en Banco Santander, quien registró un 4:08:03.

Fernando Olaso, 'managing partner' en Altan Capital, también fue otro empresario que se dejó ver por la Gran Manzana; como Almudena Ariza, corresponsal de TVE en Nueva York y habitual de la carrera, que también se animó este año. Luis Rojas-Marcos, el reputado psiquiatra español —nacionalizado estadounidense— que reside en Estados Unidos desde finales de los sesenta y que tiene 75 años, lleva un cuarto de siglo tomando la salida de la mítica prueba y en 2018 tampoco falló.

Los ganadores, africanos

¿Y quiénes cruzaron la línea de meta primero? La atleta keniana Mary Keitany ganó por cuarta vez —había encadenado tres victorias seguidas entre 2014 y 2016—, con un 2:22:48, mientras que en hombres el etíope Lelisa Desisa se estrenó como campeón, con un tiempo de 2:05:59. Ambas marcas han sido las segundas mejores de toda la historia.

En cuanto a la categoría de silla de ruedas, la suiza Manuela Schar venció por segunda vez consecutiva con 1:50:27, mientras que en hombres se adelantó por un segundo el estadounidense Daniel Romanchuk al campeón de 2017, Marcel Hug, y se coronó con 1:36:21.

Un cartel 'made in Málaga'

Por cierto, el cartel del maratón de Nueva York de 2018 que ha invadido este año las calles de la ciudad estadounidense ha tenido a dos malagueños como protagonistas, los mismos que el año pasado, nada más cruzar la línea de meta, dieron un sí al amor eterno: Adrián Castellano puso la rodilla en suelo y pidió matrimonio a su chica, Daniela Arráez. La organización no desaprovechó la ocasión para utilizarlo de gancho bajo el lema 'Te sorprenderá'.

Atletismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios