está compitiendo en los europeos de atletismo

Desirée Vila, de gimnasta a atleta por culpa de una negligencia médica

La exgimnasta sufrió un accidente mientras se entrenaba. Las complicaciones de la lesión terminaron con la amputación de la pierna derecha por culpa de errores cometidos por el médico

Foto: Desirée Vila en el salto de longitud de Berlín. (Foto: CPE)
Desirée Vila en el salto de longitud de Berlín. (Foto: CPE)

En 2015, Desirée Vila, ahora paralímpica en atletismo, era una gimnasta acrobática de 16 años que había competido en el Mundial de París de 2014 con la Selección española. Se preparaba para el Europeo cuando sufrió una fractura de tibia y peroné en la pierna derecha. Una lesión que cambiaría la vida de la joven de Gondomar (Pontevedra). Una visita rutinaria a un hospital de Vigo acabó convirtiéndose en la amputación del miembro por culpa de errores cometidos por el traumatólogo, Pedro Larrauri. Larrauri fue castigado con dos años de cárcel y cuatro años sin poder practicar su profesión. Además, tuvo que pagar más de 2,1 millones de euros a la deportista como indemnización.

"El castigo al médico me parece justo, sobre todo la inhabilitación, porque así se da cuenta del error que ha cometido", valora Vila. ¿Perdona a Larrauri? "Tampoco se ha disculpado. No veo necesidad de perdonar a alguien que no ha pedido disculpas", cuenta a El Confidencial. Sin embargo, en lugar de pensar en el pasado y en lo que pudo haber sido, prefiere mirar hacia adelante. Como explica la joven, que ahora tiene 20 años, el tema de la compensación no era un asunto baladí. "La indemnización era el tema que más nos preocupaba, sólo la prótesis cuesta 70.000 euros", dice. Según Vila, la ortopedia debería durarle al menos cinco años, pero ya se le ha estropeado varias veces.

Desirée dice que uno de los momentos más difíciles fue cuando se dio cuenta de que ya no iba a formar parte del grupo de gimnastas. Su carrera se acabó pero las amistades de ese deporte siguen intactas. "Sigo en contacto con ellos (los otros gimnastas). De hecho, me siguen apoyando, ven mis eventos", comenta. Otro momento duro fue cuando le pusieron la prótesis por primera vez. "Te llevas un chasco porque piensas que va a ser igual que antes y no lo es. Te duele, te molesta", explica Vila.

La paralímpica pasó por muy malos momentos después de su amputación, pero tuvo muchísimo apoyo. Su familia, sus compañeros de la gimnasia y su fisio, Adri Palomo, fueron los que más la ayudaron. En el caso de su familia, Desirée, que tiene una hermana menor, destaca mucho el apoyo de sus padres, que están separados, su abuela y su tía. De hecho, su tía, con quien tiene una relación muy cercana, vive en Suiza y venía a España a verla. "Si estás arropada por tus seres queridos, tu novio etcétera, hace mucha diferencia", concluye Vila.

Aunque tiene una discapacidad, Desirée enfatiza que vive como una chica normal de su edad. Es estudiante de Turismo, va a la biblioteca y a sus entrenamientos. "Me lavo la ropa, me hago la comida, vivo en un piso como una persona normal", dice. Este año va a comenzar Relaciones Internacionales en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid.

No solo lee, también escribe. En junio publicó un libro que se llama 'Lo único incurable son las ganas de vivir'. Tiraron 2800 ejemplares en la primera edición y acaba de salir la segunda. Quería juntar todas sus experiencias por escrito. Cuenta cosas que le pasaron en el hospital, de la gimnasia que practicaba antes del accidente, de su vida en general y de cómo se ha adaptado a su nueva situación.

Vila quedó última, pero reconoce que los 100 metros son su prioridad. (Foto: CPE)
Vila quedó última, pero reconoce que los 100 metros son su prioridad. (Foto: CPE)

Su nuevo deporte: el atletismo

Aunque ya no puede practicar gimnasia acrobática, Desirée no ha abandonado el deporte y ahora mismo es atleta paralímpica. ¿Por qué el atletismo? "Me dieron una prótesis deportiva, pero nadie me había enseñado a correr. Me llamaron de la federación para el atletismo y ahí lo probé por primera vez", explica la gallega. La chica de 20 años también da un consejo a los deportistas que sufren una discapacidad: "Busca un deporte nuevo que te llene". Esta semana Vila se encuentra en Berlín para disputar su primer Europeo de atletismo paralímpico.

En Berlín participa en dos eventos, el salto de longitud y los 100 metros. El miércoles pasado quedó última de las seis participantes en el salto. "No salí muy contenta, pero no me había entrenado mucho, la verdad", comenta, una indicación clara de que los 100 metros es su prioridad. Este domingo participa en los 100 metros, pero más que su posición en la carrera, tiene sus propias metas. "El objetivo es mejorar mi marca. Llevo muy poco tiempo entrenando y no puedo pensar en el podio todavía", afirma.

Desirée Vila es un ejemplo de superación y de la importancia de nunca rendirse. Terminó su carrera corta como gimnasta acrobática de manera cruel y acaba de comenzar su nueva carrera como atleta. Aunque no está para poder luchar por medallas en este momento, quién sabe si en el futuro conseguirá una medalla. En un periodo de tres años su vida ha cambiado de manera drástica, pero su pasión por el deporte sigue igual.

Atletismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios