fue segundo con una marca de 45.67

Bruno Hortelano y otra vuelta de tuerca a su mejor versión: mejor marca en 400

Bruno Hortelano compitió en Oordegem y, aunque no ganó, rebajó de nuevo su plusmarca en una competición que no está entre sus favoritas. La próxima semana correrá su primer 200

Foto: Bruno Hortelano. (EFE)
Bruno Hortelano. (EFE)

Es un pasito más de Bruno Hortelano. 45,67 en el 400 es una excelente marca, la mejor que haya hecho nunca. Es cierto que esta no es su distancia favorita, que en verano correrá pruebas más cortas, pero las dos semanas consecutivas compitiendo y haciendo grandes registros en la vuelta al estadio dan muestra de que la vuelta de Hortelano tiene muy buenas sensaciones. En Oordegem encontró más rivales que en Tenerife, poco a poco se van dando los plazos.

Le queda un mundo, en mayo todo está empezando en el atletismo y las marcas aún no son concluyentes, pero en su caso tener sensaciones buenas desde tan pronto es un punto a tener muy en cuenta. Porque las dudas eran lógicas, no se podía saber cómo le había ido en el año de inactividad después del accidente de tráfico que le afectó principalmente a la mano derecha.

Ese punto de inflexión en su vida, más que en su carrera, ha marcado el tiempo posterior. Justo después del golpe, en la carretera de A Coruña, se puso en duda cómo quedaría su mano y hasta que punto los problemas en esa extremidad podrían suponerle una carga para volver a las pistas. Se temía por si eso podría impedirle hacer pesas o cómo podría afectar a las salidas. Todo aquello es pasado

Bruno no ganó su serie, fue segundo, pero en estos momentos eso es un poco lo de menos. Lo importante es que corre suelto, que claramente su vuelta a la competición ha seguido los pasos adecuados y que en el futuro no tendrá que preocuparse por otra cosa que no sea competir. Y eso es exactamente lo que se le da bien al velocista, que en el pasado demostró sobradamente que se crece en el verano y puede mirar a cualquier atleta a los ojos sin titubear.

Lo siguiente, volver al 200

En el vídeo de su agente, Alberto Armas, no se ve del todo bien la competición, pero el correr de Bruno Horterlano sigue siendo suelto y potente. Siempre fue de movimientos fáciles, cómo si para él fuese lo más natural del mundo, con un rictus serio pero no bloqueado. Su marca de Oordegem es la mejor de su carrera, superando claramente la conseguida una semana antes en Tenerife. También es la octava mejor de la historia de España, lo cual es en si mismo un síntoma, porque él no es especialista en la vuelta al estadio, una de las carreras más duras para el organismo pues obliga a sostener el esfuerzo hasta que el lactato se apodera de la musculatura.

Hay algo más que destaca en Bruno Hortelano, su toma de decisiones. Cuando se supo que empezaría lejos de sus dos pruebas favoritas, 100 y 200 metros, pudo haber duda. Existe una explicación deportiva para esta manera de hacer las cosas, probablemente tenga menos presión comenzando así y no en el hectómetro o en la curva, también le sirve para subir su kilometraje, una evolución natural antes de buscar afinar la velocidad. Tenerife primero, ahora Bélgica, subir poco a poco el nivel hasta encontrarse con los mejores, pues ese es el escalón al que tiene que intentar llegar al sprinter. Al fin y al cabo él fue uno de los más prometedores jóvenes de la velocidad española.

Y esto no para aquí, el domingo que viene vuelve y lo hace por fin en una de sus distancias, concretamente en la que aún hoy es campeón de Europa, los 200 metros. Participará en el mitin de Hengelo, en Holanda, y de nuevo se encontrará allí una competencia mayor, porque el modo elegido para volver has sido de un modo progresivo, sostenido, incoporando nuevos rivales de nivel. En su próxima cita se enfrentará a Churandy Martina, otro de los mejores velocistas de Europa a quien arrebató el título continental después de que este fuese descalificado por pisar la calle contigua.

Queda mucho, Hortelano se encontrará más dificultades, porque el deporte es esto, enfrentarse a demonios y doblegarlos. Los de Bruno han sido enormes, en estos meses ha habido dudas y dolores ¿cómo no haberlos? Lo de la mano no fue solo una lesión, un accidente como el suyo es algo más. Las piernas siguen intactas, el corredor ha vuelto, ahora está por ver hasta dónde es capaz de llegar ese atleta que enamoró a España. Lo que no te mata te hace más fuerte.

Atletismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios