el archipiélago tiene más de 20.000 islas

El premio más raro del atletismo: una isla para quien lance más de 93.09 la jabalina

El récord de Finlandia es la marca que tiene que superarse en los Juegos de Paavo Nurmi, en Turku. Dos alemanes ya han demostrado que son capaces de estar por encima de ese registro

Foto: Johannes Vetter. (Reuters)
Johannes Vetter. (Reuters)

Finlandia es un país enamorado del atletismo. Más concretamente, es el lugar donde nació el lanzamiento de jabalina. Lo de tirar un artefacto recto a la mayor distancia posible es algo bastante común en muchos pueblos de la tierra, pero los que lo regularon primero fueron los fineses. Y no solo eso, consiguieron que generación tras generación apareciesen sus deportistas entre los mejores de la especialidad Myyra, Jarvinen, Nikkanen, Nikkinen, Kinnunen, Parviainen, Raty, Pitkamaki, Ruuskanen... ahora la competición más importante del país, nombrada por un atleta mítico, aunque no jabalinista -el fondista Paavo Nurmi- quiere dar un paso más y demostrar que el amor del país por la disciplina bien merece un premio muy especial.

Y no es un coche o un enorme cheque, nada de eso. El premio que plantean en la reunión atlética es, ni más ni menos, una isla. Es cierto que el archipiélago de Turku, donde se celebra el evento, tiene 20.000 islotes, pero no le quita atractivo al tema ¿quién no quiere tener una isla? Por descontado, no valdrá con ganar. Eso sería fácil incluso, y obligaría en todo caso a dar el premio. No, el que quiera llevarse esa propiedad tendrá que superar también el rércord finlandés.

93.09 es la marca establecida por Aki Parvianen hace 19 años. Y esa cifra, que hace un par de años sonaba a casi imposible, ahora no es tan complicada. Sí, lo es, es una marca sensacional que daría el oro en casi cualquier competición. La cosa es que ha pasado de ser una entelequia, en más de diez años nadie lo había conseguido, a ser algo más o menos factible. La culpa la tienen dos alemanes.

Tero Pitkamaki. (EFE)
Tero Pitkamaki. (EFE)

Los alemanes, al acecho

Ellos son Johannes Vetter y Thomas Röhler y amenazan seriamente con aparecer en Turku y hacer saltar la banca. Vetter, el campeón del mundo en Londres, lanzó el año pasado la jabalina dos veces por encima de la medida requerida por los finlandeses para dar la isla. Röhler, una. La mejor marca de Vetter es 94.44. Es, de hecho, el segundo atleta de la historia con mejor marca después de los 98.48 del gran Jan Zelezny. Desde que Parvianen consiguió su récord fines en 1999 únicamente los dos alemanes han logrado traspasar esa barrera.

"¿Es esto cierto? ¿Una isla? Menuda locura", comentó Vetter cuando lo supo. "Por supuesto que quiero ganar una isla", señaló a la página web de la federación internacional el alemán, probablemente el principal candidato a llevarse el inusual premio. La temporada está casi comenzando, al fin y al cabo las jabalinas son para el verano, pero el alemán ya ha lanzado 91.22 en Potchefstroom. Un aviso a navegantes, en junio estará en Turku y lo hará con un objetivo claro, convertirse en propietario de una isla.

"Espero que la isla sea lo suficientemente grande para poner una sauna", dice Röhler, campeón olímpico. La sauna, como la jabalina, un invento finés. O un nombre suomi, al menos. "Por supuesto que me atrae la idea, una razón más para competir en Turku", dice el germano, que ha ganado la reunión dos años. Nunca con una marca mejor que la que se pide, aunque sí la ha hecho en otras competiciones.

El orgullo finés correrá a cuenta de Tero Pitkamaaki, uno de los mejores jabalinistas de los últimos años, ensombrecido recientemente por los jóvenes alemanes. La edad, que no perdona. En todo caso, él nunca ha logrado superar la marca de Parvianen y es difícil pensar que ahora, a los 35 años, vaya a conseguir cambiar esa tendencia. "Siempre hay que tirar lejos para ganar esta competición", explica él, que ganó dos veces en el memorial Paavo Nurmi. "Es un torneo difícil, con muy buenos lanzadores, la superficie agarra bien y casi siempre se ganará por encima de los 90 metros", remata el campeón finés. La última respuesta es obligada: "Por supuesto que me gustaría tener una isla".

Atletismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios