la lucha antidopaje en las grandes ligas de EEUU

Marquise Goodwin, un suspendido por dopaje que puede jugar en la NFL

La agencia antidopaje de Estados Unidos le ha sancionado un año como atleta, pero no tiene jurisdicción sobre la NFL, por lo que Goodwin podrá seguir jugando a fútbol americano

Foto: Marquise Goodwin representó por última vez a Estados Unidos en los Juegos Panamericanos de Toronto 2015. (Reuters)
Marquise Goodwin representó por última vez a Estados Unidos en los Juegos Panamericanos de Toronto 2015. (Reuters)
Autor
Tiempo de lectura4 min

Marquise Goodwin es un deportista que ha sido capaz de saltar 8,45 metros en el salto de longitud, una marca personal solo tres centímetros peor que la realizada por Luvo Manyonga para ganar el oro en los recientes Mundiales de Londres. También ha anotado cuatro 'touchdowns' en la NFL. Porque Goodwin es las dos cosas a la vez: atleta y jugador de fútbol americano. Y ahora mismo, el atleta está sancionado por dopaje, pero el jugador de fútbol americano no.

La agencia antidopaje de Estados Unidos (USADA) le ha impuesto una sanción de un año por fallar tres veces en su localización en un período de 12 meses. Los deportistas deben estar localizables todos los días durante una hora por si la autoridad antidopaje decide realizar un control sorpresa fuera de competición. El caso de Goodwin se parece al de Adel Mechaal, atleta español al que Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) le dio la razón el mes pasado y le retiró la sanción que le había impuesto la Agencia Española de Protección de la Salud en el Deporte (AEPSAD) por una infracción similar.

Mechaal no estaba de acuerdo, recurrió la sanción y acabó ganando. Goodwin, en cambio, la ha aceptado. Ha explicado que hace más de un año que decidió aparcar su carrera en el atletismo, en la que llegó a disputar los Juegos de Londres 2012 y los Mundiales de Moscú 2013, para centrarse en el fútbol americano, y que por eso había obviado todos los deberes del programa antidopaje de la IAAF y la USADA, que mantuvo su nombre en la lista de atletas sujetos a controles.

Marquise Goodwin durante un partido con los Buffalo Bills, su anterior equipo en la NFL. (Reuters)
Marquise Goodwin durante un partido con los Buffalo Bills, su anterior equipo en la NFL. (Reuters)

El caso de Goodwin, por tanto, está bastante claro. Pero tiene consecuencias inusuales debido a su dualidad como deportista. La sanción por dopaje, que comenzó el pasado 1 de abril, no le afectará en su carrera en el fútbol americano. La NFL, como las otras grandes ligas estadounidenses, desarrolla su propia política antidopaje, acordada en el convenio con el sindicato de jugadores (aquí ya explicamos el caso de la NBA, muy semejante). Ninguna es signataria del Código Mundial Antidopaje, como lo son la mayoría de las federaciones y países. Están al margen de las normas antidopaje que rigen en casi todo el mundo y que en Estados Unidos aplica la USADA.

"Hemos estado en contacto con la oficina de la liga en relación a este asunto, y entendemos que Marquise no será objeto de disciplina bajo la política de sustancias de mejora del rendimiento de la NFL como resultado de la decisión de la USADA", explicaron los San Francisco 49ers, nuevo equipo de Goodwin tras cuatro temporadas en los Buffalo Bills.

Marquise Goodwin logró su marca personal (8,45) en 2016. (Reuters)
Marquise Goodwin logró su marca personal (8,45) en 2016. (Reuters)

En el comunicado de la USADA no hay ninguna referencia a Goodwin como jugador de fútbol americano. Simplemente no tiene manera de impedir que compita en la NFL mientras dure su sanción. La agencia antidopaje no tiene autoridad en la liga de fútbol americano, siempre bajo sospecha por el consumo de esteroides. "La USADA no tiene jurisdicción sobre los de controles de la MLB, la NFL, la NBA, la NHL o la NCAA. Estas organizaciones dirigen sus propios programas", explica la agencia en su página web. La única ocasión en la que sí puede realizar controles a esos deportistas es cuando son seleccionados para los Juegos Olímpicos, como sucede con los miembros de la selección estadounidense de baloncesto.

La apuesta de hace más de un año le salió bien a Goodwin, pues la última fue su mejor temporada en la NFL. De la cuatro que lleva en la liga tras graduarse en la Universidad de Texas, fue en la que menos controles pasó. Hasta entonces, en los tres años en los que compatibilizó el atletismo con el fútbol americano, estuvo sujeto a dos programas antidopaje. Pocos jugadores de la NFL estuvieron tan controlados durante ese tiempo. "Nunca en mi vida he dado positivo en un control", dice Goodwin. Tan cierto como que no hace falta para ser sancionado por una infracción de dopaje.

Atletismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios