la única finalista que no superó el 1,92

Beitia acaba última en el salto de altura y enfila la retirada: "Ha sido mi último Mundial"

No es el año de la atleta cántabra, que no pudo con el 1,92 y quedó en última posición en la final de salto de altura. El Estadio Olímpico de Londres volvió a ser un escenario nefasto para ella

Foto: Ruth Beitia saltó a la primera 1,84 y 1,88, pero no pudo con 1,92. (EFE)
Ruth Beitia saltó a la primera 1,84 y 1,88, pero no pudo con 1,92. (EFE)

La española Ruth Beitia, campeona de salto de altura en los Juegos de Río 2016, inscribió su nombre en la lista de afectados por la resaca olímpica en los Mundiales de Londres y cerró su actuación en el puesto, para ella insólito, de colista: duodécima con una marca de 1,88.

Cuatro años después de sufrir en los Juegos de Londres una decepción que la llevó a emprender un adiós del que felizmente se desdijo, Beitia, la mejor atleta española de todos los tiempos, volvió a experimentar la cruz del atletismo en la capital británica. Se enfrentaba con 38 años a sus octavos y últimos Mundiales, como admitió después en la zona mixta. “Ha sido mi último Mundial. No creo que este cuerpo aguante dos años más”, dijo. Eso significa que no estará en Qatar 2019. “Me voy de vacaciones y a la vuelta hablaré con Ramón Torralbo, mi entrenador con el que llevo trabajando 27 años y decidiremos qué hacer, decidiremos si hay un año 28”.

Su cuerpo ha empezado a emitir señales inequívocas de agotamiento. En la ronda de clasificación estuvo en un tris de quedarse fuera. Necesitó agotar sus tres intentos para superar la barra en 1,92, pero lo consiguió para estar, por sexta vez, en la final de unos Mundiales. Abrió la final en 1,84 y prosiguió con 1,88, ambas al primer intento. Las doce finalistas superaron las dos alturas. En la siguiente, 1,92, terminó el concurso para Beitia. Todas sus rivales superaron esa altura.

Así se despidió Beitia de los aficionados que llenaban el Estadio Olímpico de Londres. (EFE)
Así se despidió Beitia de los aficionados que llenaban el Estadio Olímpico de Londres. (EFE)

A mediados de junio pasado, la saltadora cántabra resolvió dejar de competir para "resetear el cuerpo" y recuperarse por completo de "un año de locura", el que vivió en 2016 con el título europeo, el olímpico y la Diamond League, entre otros logros. La rodilla, la cadera, el hombro. Los achaques físicos amenazaban con extenderse a todo el cuerpo. Paró de competir, no de entrenar, y cuando volvió experimentó una mejora, pero llegó a los Mundiales con una marca modesta de 1,94, relegada al puesto 12º del ránking mundial. "Nunca había estado tanto tiempo lesionada. Han sido cuatro meses horrorosos. Por primera vez no sé qué va a pasar", confesó Ruth a su llegada a Londres.

Beitia se despide con un resultado injusto, pero el presidente de la Federación Española, Raúl Chapado, no le reprocha nada: "Nos ha dado tanto: 15 medallas internacionales, campeona olímpica, tres veces de Europa. Nos ha defendido tantas veces y tan bien dentro y fuera de la pista, que el día en que decida retirarse, y es posible que ese día esté cerca, lo único que podemos decirle es 'Gracias'".

La plusmarquista española debutó en unos Mundiales en París 2003 con un undécimo puesto (1,90) y continuó su trayectoria en Helsinki 2005 (eliminada en calificación con 1,88), Osaka 2007 (sexta con 1,97), Berlín 2009 (quinta con 1,99), Daegu 2011 (eliminada en calificación con 1,92), Moscú 2013 (bronce con 1,7) y Pekín 2015 (quinta con 1,99).

Atletismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios