enfadado con su máximo rival

Van Niekerk pasa de tener pena por Makwala a acusarle de faltarle al respeto

El velocista sudafricano dijo que le daría su medalla de 400 -en la que no pudo competir- si estuviese en su mano. Después de las declaraciones del botsuano cambio radicalemente su discurso

Foto: Makwala y Van Niekerk. (EFE)
Makwala y Van Niekerk. (EFE)

Van Niekerk gana el oro de 400 con cierta autoridad. Es el mejor en la distancia, el recordman mundial y el campeón olímpico. También tiene una pequeña ventaja añadida, en ese momento Isaac Makwala, la segunda mejor marca de la temporada, está en el hotel obligado por las autoridades británicas, que le tienen en cuarentena por un noravirus. Se dejar ir en los últimos metros y, tras la carrera, ejerce de lo que es en estos momentos: el atleta de referencia.

"Me hubiese encantado que Makwala hubiese tenido la oportunidad de correr. Creo que lo hubiese hecho muy bien. Tengo una gran simpatía por él y ojalá pudiese darle mi medalla, pero esto es deporte, estas cosas nos pueden pasar a cualquiera", expresaba el sudafricano en un tono muy de Roger Federer, empático con el enemigo caído, en este caso por un virus que ni siquiera es probable que llegase a tener nunca el de Botsuana.

En ese momento, además, parecía que tampoco podría correr los 200. La cuarentena británica -cosas del servicio sanitario del país- no le permitía correr las series del doble hectómetro. La IAAF lo solucionó de aquella manera con una serie unipersonal en la que Makwala, que llegaba a Londres con la mejor marca del año, se metió en las semifinales y pudo competir lo que restó de competición.

Con poco éxito, pues terminó quedando sexto en la final. Tampoco cubrió los sueños de Van Niekerk, que aspiraba a un doblete pero se quedó solo en plata. Habían pasado dos días y los ánimos estaban más caldeados. El espíritu de Roger Federer que había absorbido el cuerpo del sudafricano se había marchado, también porque Makwala llevaba un par de días hablando de la injusticia que se había cometido contra él y de que su rival es el favorito de la IAAF y por eso no había podido correr él la final del 400.

El enfado de Makwala

"Si yo hubiese sido británico me hubiesen dejado correr la final de 400 metros. Me siento saboteado", decía Makwala que llegó a decir que le han robado dos medallas. La IAAF respondió recordándole al africano que los médicos tienen que respetar el juramento hipocrático y que solo se guían por estados de salud, no por nacionalidades ni cosas similares.

Todo este caldo de cultivo llevó a Van Niekerk a desquiciarse un poco. Eso y, también, un estado de forma algo peor que le dejó sin oro en el 200. Lo que antes eran parabienes a Makwala y ese discurso buenista se convirtió de repente en frases con un poco más de odio y cierto resquemor. "Para ser honesto, a mí me ha decepcionado un poco. El respeto que yo demuestro con todos los competidores, incluido Makwala, no se corresponde con que él que yo he mostrado por él, me ha mencionado como algo sospechoso de la IAAF y es injusto, sabe lo que he trabajado para estar aquí", explicaba el plusmarquista mundial de 400. Lo dice, además, casi entre lágrimas, visiblemente dolido con todo lo ocurrido en los tres días anteriores. No es común ver a un deportista de su nivel roto por las circunstancias.

"Llevo dos años teniendo grandes actuaciones, creo que me merezco mucho más respeto por parte de mis competidores. No diré que me ha afectado, pero espero algo más de alguien con quien llevo tantos años enfrentándome", razonó el velocista.

Atletismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios