RUTH BEITIA FUE QUINTA EN EL SALTO DE ALTURA

Indira Terrero y Pablo Torrijos, dos récords que bañan a España en plata

La velocista española Indira Terrero ha conseguido la plata en la prueba de 400 metros que supone la primera medalla para la delegación española. Pablo Torrijos se colgó la misma presea en triple

Foto: Indira Terrero celebra su medalla (Efe).
Indira Terrero celebra su medalla (Efe).

Indira Terrero dio a España la primera medalla en los continentales en pista cubierta de Praga al terminar segunda con una marca de 52.63 que la coloca tercera en la lista española de todos los tiempos. Desde que, hace 23 años, Julia Merino dio las dos vueltas a la pista en 52.22 -segunda en el ranking histórico, por detrás de los 50.99 de Sandra Myers-, ninguna española había corrido tan rápido los 400 bajo techo. Es la segunda medalla que la excubana concede al atletismo español, siete meses después de obtener la de bronce en los Europeos al aire libre de Zúrich.

La marca de Terrero, al cabo de una corajuda remontada, la iguala en el tercer puesto del ranking español de todos los tiempos con Cristina Pérez. La habanera, muy segura de sus fuerzas, adoptó una táctica precavida en la salida. Pasó última el 200 (parcial de 24.06) y comenzó a progresar en la penúltima recta. En el sprint, pese a salir trastabillada, adelantó a todas menos a Nataliya Pyhyda (52.63). Ambas hicieron sus mejores marcas de la temporada. Por una sola centésima superó Terrero a Seren Bundy-Davies.

Pablo Torrijos, primer atleta español que superó los 17 metros en triple (17,03 el 1 de marzo en Antequera), siguió el camino marcado por Indira y mejoró en un centímetro su plusmarca para obtener la medalla de plata por detrás de Nelson Évora (17,21). El castellonense llegó a ponerse en cabeza del concurso en la quinta ronda, pero le duró poco esa posición porque el portugués volvió a adelantarlo con un salto de 17,15 metros y aún mejoró en el sexto.

El castellonense se presentó en la final con la sexta mejor marca en la calificación (16,51) pero sólo necesitó dos saltos para ponerse en cabeza. Debutó con 16,33 y a la segunda voló hasta los 16,93 demostrando una adecuada adaptación al pasillo sobre tarima flotante. Nelson Évora empezó con dos nulos pero se fue a los 16,98 en la tercera ronda tomando la cabeza del concurso hasta que Torrijos se fue a los 17,04, pero el portugués se había dejado sus dos mejores balas para el final. Torrijos quedó emparejado entre dos ilustres medallistas olímpicos porque el tercero, con una marca de 16,91, fue Marian Oprea, subcampeón olímpico en Atenas 2004.

El castellonense hizo historia hace dos semanas en los campeonatos de España de Antequera al convertirse en el primer español que rompía el muro de los 17 metros en triple. Sus 17,03 mejoraban en 16 centímetros la plusmarca española en sala de Raúl Chapado (16,87, de 1998) y se erigió en recordman absoluto batiendo también el registro que poseía al aire libre Santiago Moreno con 16,93 desde 1991. Según la normativa actual, el récord absoluto se establece indistintamente en sala o al aire libre.

Ruth Beitia, capitana del equipo español, falló este sábado su objetivo de colgarse la duodécima medalla internacional de su carrera y, con un quinto puesto (1,94), entregó a Mariya Kuchina su corona de campeona de Europa de altura bajo techo. Campeona hace dos años en Gotemburgo, Beitia afrontaba en Praga la defensa del título como quinta del ranking europeo y mundial del año (1,96) tras haber subido al podio en las cinco últimas ediciones.

Beitia comenzó la final con un fallo. Fue una de las tres que renunciaron a 1,80 (la primera altura) junto con las dos mejores del ranking del año, Kamila y Mariya Kuchina, y derribó en su primer intento sobre 1,85. Lo superó a la segunda, de forma que estaba novena y última. Todas las demás lo habían hecho a la primera. En 1,90 se produjo un nuevo error de la cántabra, habitualmente muy segura en las primeras alturas. Necesitó dos saltos y acumulaba un par de esfuerzos más que sus principales adversarias.

Hubo un nuevo derribo en 1,94, altura que Beitia superó rozando el listón en el segundo intento. La plusmarquista española se ponía quinta, entre seis supervivientes, y atacaba luego el listón en 1,97, una altura que aún no había saltado este año. Falló también a la primera, esta vez como el resto de las competidoras. Todas volvieron a derribar en el segundo turno, pero en el tercero tuvieron éxito Kuchina y Alessia Trost, que se jugaron el título mano a mano, una vez eliminadas las demás. Ninguna de las dos en liza pudo con los 1,99 por lo que se desempató en 1,97 y Kuchina se alzó con la victoria.

Licwinko obtuvo la medalla de bronce con el mismo registro de Ruth Beitia, que pagó caros sus nulos en las alturas inferiores. La duodécima medalla de su carrera tendrá que esperar aunque sigue siendo la campeona europea al aire libre, título que revalidó en agosto pasado en Zúrich. A lo largo de 24 años de carrera deportiva, Beitia ha conseguido once medallas internacionales: al aire libre, un bronce mundial (Moscú 2013) y dos oros europeos (Helsinki 2012 y Zúrich 2014), y en pista cubierta, una plata (Doha 2010) y dos bronces mundiales (Moscú 2006 y Sopot 2014), y en europeos un oro (Gotemburgo 2013), tres platas (Madrid 2005, Turín 2009 y París 2011) y un bronce (Birmingham 2007).

Atletismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios