LA EXPERIENCIA DE TRES ESPAÑOLES CORRIENTES

Un hijo, un árbol, un libro... y el maratón de Nueva York: por qué es un 'must' en la vida

Cruzar la meta de Central Park tras 42 kilómetros y 195 metros es el objetivo de los 50.000 corredores que correrán en NY el maratón más importante del año

Foto: Imagen del maratón de Nueva York de 2013 (Reuters).
Imagen del maratón de Nueva York de 2013 (Reuters).

Cruzar la meta de Central Park tras 42 kilómetros y 195 metros es el objetivo de los 50.000 corredores que acuden a Nueva York este fin de semana para disputar el domingo el Maratón más importante del año, el de la ciudad de los rascacielos (15:30 horas/ Eurosport). Varios españoles también tienen en su cabeza este reto, que a alguno le quita el sueño por los nervios, pero a todos les llena de ilusión. La inquietud de los que se estrenan en la ‘capital del Mundo’ contrasta con la tranquilidad de Rafa Vega, periodista de Canal Sur y experto en esta carrera, afronta su séptimo Maratón de NY.

Justo lo contrario les sucede a Gonzalo y Julián, dos debutantes en lo que hacer la distancia olímpica por excelencia se refiere en Nueva York. Ambos no se conocen entre ellos, han corrido algún que otro maratón con anterioridad, pero sabrán lo que es cruzar el puente de Verrazano por primera vez este fin de semana.

Gonzalo es abogado y refleja al corredor que cumple un sueño al estar en Nueva York: "Es una mezcla de emoción, nervios, temor e incertidumbre, a ver cómo sale el día y como se sienten las piernas. He hecho más maratones, en Madrid y Valencia, y algunos bien y otros mal. Aquí no sabes lo que te vas a encontrar el domingo, estoy ilusionado porque será un día especial. Es algo que no pasa siempre y desde que empiezas a correr dices que algún día correrás en New York...y ya ha llegado ese día", explica a El Confidencial desde la Feria del Corredor donde se recogen los dorsales y se disfruta de productos relacionados con el running.

La pasión que refleja este abogado, que comenzó a correr hace seis años sin encontrar explicación, se justifica en horas de entrenamiento para cumplir un objetivo, pero no el último: "Es una ilusión pero no es una meta definitiva. Ya veremos qué trae la vida por delante. De pequeño odiaba correr en gimnasia y poco a poco empecé a correr en la cinta del gimnasio, luego la San Silvestre, vas subiendo escalones y acabas en Nueva York. La gente que me conoce nunca hubiera pensado que me diera por esto. Hace seis años ni se me hubiera pasado por la cabeza", concluye el abogado que no correrá mirando el reloj de meta. Estima estar cerca de cuatro horas, pero no le preocupa.

El caso de Julián es parecido. Acude a la Gran Manzana para participar en su sexto maratón, tras correr por Berlín y París entre otras ciudades. Este economista ha cruzado el charco para seguir con su pasíon, el running. Nadie le apoyará especialmente, ya que su familia no ha podido ir a verle a Nueva York ni va con compañeros a correr, aunque ya en la ciudad de los rascacielos se ha encontrado con conocidos que se convertirán en amigos cuando la prueba finalice. Para llegar hasta aquí el camino ha sido duro, ya que preparar una prueba así no es nada sencillo y menos para un padre de familia. "Tengo dos hijas y obligaciones. Hace falta mucha fuerza de voluntad y muchas ganas. Sin fuerza de voluntad es imposible, y  entiendo a la gente que no le gusta correr porque es durillo y preparar un maratón más todavía", comenta el corredor.

Para ello, sacrifica horas de sueño madrugando "abriendo el parque con el guarda" para entrenar sin quitar tiempo a su familia y a su vida social. "Aunque no soy profesional, esto te condiciona las salidas nocturnas, la comida que haces, etc. Nos volvemos un poco obsesos, especialmente las últimas semanas de entrenamiento". Julián llega con problemas físicos y confía en poder acabar la prueba y, pese a estar acostumbrado a trabajar con presión, esta experiencia le quita el sueño, "las mariposas están ahí en el estómago".

Aunque ni Gonzalo ni Julián son los amigos de Rafa Vega, podrían serlo perfectamente. Este periodista de Canal Sur es un experto en el Maratón de Nueva York. Lo cubrió por trabajo y se enamoró. Fue un flechazo a primera vista. Al año siguiente, él era el protagonista de la competición y desde entonces, no ha faltado a la cita. En esta ocasión será un momento de recuerdo para él, pues acude con dos amigos suyos que se estrenan en Nueva York. Rafa será su guía en la prueba y ellos le ayudarán a volver a 2008: "No corro para marcas, corro para vivir experiencias con amigos y estar con gente. No me suelo preocupar demasiado por el reloj. Correré por encima de las cuatro horas seguro, pero eso no es un problema. Vivir esto con amigos vale más que superar una marca o bajar de tres horas", explica este experto.

Gracias a su libro muchos corredores no tendrán que preocuparse de nada, "sólo de correr, entrenar y motivarse para llegar a Central Park". Vega ha publicado una guía del Maratón de Nueva York en la que, gracias a sus experiencias, da consejos sobre hoteles, zonas de entrenamiento, restaurantes, etc. El periodista intenta entrenar seis días a la semana, aunque no corra todos los días, dedicando uno o dos a gimnasio y ejercicio complementario. Todo este sacrificio, para poder cumplir el sueño que todo el mundo tiene, correr por la quinta avenida rodeado de gente con dos millones de personas animándote, al menos, una vez en la vida.

Atletismo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios