steven way, sorpresa en la commonwelth

El atletismo descubre al hombre que adoraba la comida basura y el tabaco

Steven Way, que hace unos años no hacía deporte y pesaba más de cien kilos, consigue acabar décimo en la maratón de los Juegos de la Commonwealth

Foto: Steven Way, durante la maratón de los Juegos de la Commonwealth (Foto: Getty Images)
Steven Way, durante la maratón de los Juegos de la Commonwealth (Foto: Getty Images)

En la pasado maratón de Londres, todos los focos estaban puestos en el británico Mo Farah, estrella mundial del fondo que debutaba en la distancia. Sin embargo, la mayor hazaña de un corredor local en esa carrera no la protagonizó el doble campeón olímpico y mundial, que acabó octavo, sino un desconocido corredor aficionado que salió un minuto más tarde que los profesionales y que acabó 15º con un tiempo de 2:16:27, justo por detrás del español Pedro Nimo y por delante del eritro Samuel Tsegay, subcampeón mundial de media maratón unas semanas antes. Su nombre es Steven Way y es el protagonista de una historia de película.

Way corrió su primera maratón en el año 2006. Su marca no fue nada mala: 3:07.08. Sin embargo, estuvo año y medio sin volver a correr. Hasta que a finales del 2007 decidió dar un cambio a su vida. Pesaba 105 kilos, fumaba una cajetilla de tabaco al día y su dieta se basaba en comida para llevar, chocolate y dulces. "Me costaba dormir por las noches", dijo el pasado mes de junio en una entrevista la diario The Guardian. "Me di cuenta de que tenía que hacer algo radicalmente diferente para romper el círculo", recordó. Y vaya si lo hizo.

Comenzó a correr para bajar peso y esta vez sí que se enganchó. Siguió un plan de seis meses del libro Advanced Marathoning y se marcó un objetivo: bajar de las tres horas en la maratón de Londres del año 2008. Acabó entre los 100 primeros con una marca de 2:35. "En ese momento me apunté a un club de atletismo y comencé a tomarme las cosas un poco más en serio". Esa carrera fue el empujón definitivo para que aquel empleado de banca de 35 años se convirtiera en un atleta aficionado destacado en Gran Bretaña en los siguentes años. Su progresión fue tan meteórica que en el 2010 ya había bajado de las 2:20, una marca al alcance de no muchos maratonianos.

El antes y el después de Steve Way
El antes y el después de Steve Way

Way tiene una página web (steveway.co.uk) en la que cuelga sus planes semanales de entrenamiento (preparados por él) para las carreras en las que participa. Y también incluye dos fotografías en las que se puede ver el antes y el después de su físico. Las lesiones en el 2013, tras unos años en los que le estaba costando mucho más mejorar su marca, le empujaron a probar en las carreras de 100 kilómetros. Y el resultado fue igual de bueno que cuando comenzó en el maratón. 

Las carreras se han convertido en una obsesión para Steven Way, que confiesa ser "un 'friki' del 'running'. Trabaja de 9 a 5 en un un banco, pero no perdona su entrenamiento, que consiste en correr dos veces al día: antes de trabajar y por la tarde, aunque también puede cambiar la primera salida por otra en el descanso para comer. En total, más de 200 kilómetros a la semana. La clave de todo, cuenta el propio Way, está en su capacidad para recuperarse de los esfuerzos. "Incluso cuando hago una maratón un sábado y 50 kilómetros el domingo, mi cuerpo parece aceptarlo bien", cuenta.

Su gran tiempo en la maratón de Londres de abril le permitió ser seleccionado para representar a Inglaterra en los Juegos de la Commonwealth que se están disputando en Glasgow, y le dio alas. A principios de mayo corrió una carrera de 100 kilómetros en Gravesend (Reino Unido) en menos de 6 horas y 20 minutos: en el horizonte tiene el Campeonato del Mundo de la distancia que se celebra en noviembre en Doha (Catar). A Glasgow llegaba con el objetivo de mejorar su marca personal y de batir el récord nacional de atletas de 40 años (los cumplió el 6 de julio). Y consiguió ambas cosas. Terminó décimo con un tiempo de 2:15:16.

"El mejor día de mi vida", escribió después de la carrera en su cuenta de 'Twitter'. En apenas siete años ha pasado de ser un empleado de banca con sobrepeso a representar a su país en una competición internacional de maratón. "Solo soy un hombre que se ha obsesionado con su afición y no puede parar". 

Atletismo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios