Es noticia
Menú
Ben Johnson celebra los 25 años de su "cruz" en la pista de Seúl
  1. Deportes
  2. Atletismo
EL EXATLETA REGRESA AL TARTÁN SURCOREANO

Ben Johnson celebra los 25 años de su "cruz" en la pista de Seúl

El exatleta Ben Johnson, despojado del oro por dopaje en la final de los 100 metros de los Juegos de Seúl 1988, regresó este martes a la pista de Jamsil

Foto: Ben johnson participando en la campaña antidopaje en Seúl.
Ben johnson participando en la campaña antidopaje en Seúl.

El exatleta Ben Johnson, despojado del oro por dopaje en la final de los 100 metros de los Juegos de Seúl 1988, regresó este martes, exactamente 25 años después, a la misma pista del estadio surcoreano de Jamsil en la que alcanzó la gloria para ser posteriormente descalificado.Con motivo de una campaña contra el dopaje en el aniversario de la carrera, el velocista canadiense pisó la línea de salida del coliseo olímpico de la capital surcoreana y emprendió un paseo simbólico hasta la meta a las 13:30 (4:30 GMT), la misma hora en la que comenzó la tristemente célebre final de 1988.

El 24 de septiembre de aquel año Johnson se impuso al estadounidense Carl Lewis y marcó un nuevo récord mundial al parar el crono en los 9,79 segundos, pero le fueron arrebatados tanto el oro como la marca cuando el control antidopaje reveló que el ganador había consumido esteroides."Veinticinco años después, todavía estoy siendo castigado por lo que hice", lamentó, en declaraciones a los medios en el estadio, Ben Johnson, tras asegurar que durante las últimas dos décadas y media ha tenido que cargar con una "cruz" como consecuencia de su acto.

El canadiense de origen jamaicano reapareció en las pistas tres años después del escándalo, en 1991, pero volvió a ser sancionado por dopaje, esta vez a perpetuidad, en 1993.

Ben johnson  participa en campaña antidopajeJohnson, de 51 años, quiso sin embargo para criticar que "la política" jugó un papel decisivo en su descalificación tras la carrera del 88 en la que, afirmó, "la mayoría de los corredores habían consumido drogas y dieron positivo en los años posteriores".

De hecho, aquella final ha pasado a los anales del atletismo como "la carrera más sucia de la historia" después de que cuatro de los otros siete finalistas, Carl Lewis (oro con 9,92 segundos), Linford Christie, Dennis Mitchell y Desai Williams, se vieran involucrados en diversos escándalos de dopaje.

El exatleta Ben Johnson, despojado del oro por dopaje en la final de los 100 metros de los Juegos de Seúl 1988, regresó este martes, exactamente 25 años después, a la misma pista del estadio surcoreano de Jamsil en la que alcanzó la gloria para ser posteriormente descalificado.Con motivo de una campaña contra el dopaje en el aniversario de la carrera, el velocista canadiense pisó la línea de salida del coliseo olímpico de la capital surcoreana y emprendió un paseo simbólico hasta la meta a las 13:30 (4:30 GMT), la misma hora en la que comenzó la tristemente célebre final de 1988.

Juegos Olímpicos
El redactor recomienda