NUEVO RÉCORD MUNDIAL

Nirmal Purja: el polémico milagro de coronar los 14 'ochomiles' en 6 meses

Para lograr su hazaña, este alpinista ha utilizado helicópteros para acceder a los campamentos base o bombonas de respiración artificial, lo que ha causado controversia

Foto: Nirmal Purja ascendiendo K2. (@nimsdai)
Nirmal Purja ascendiendo K2. (@nimsdai)

Es nepalí, tiene 36 años y un currículum envidiable para cualquier alpinista: ha coronado los 14 'ochomiles' —las montañas más elevadas del planeta, de más de 8.000 metros de altitud— en 190 días. Nirmal Purja se ha convertido hoy en el nuevo 'recordman' de escalada a nivel mundial al alcanzar la cima del Shisha Pangma (8.013 metros sobre el nivel del mar), acompañado de cuatro 'sherpas'.

"¡Misión cumplida!", escribió en sus perfiles de redes sociales a las 8:58 de esta mañana (hora china), la madrugada del lunes al martes en España.

Nirmal Purja en una rueda de prensa en Kathmandú, Nepal. (Reuters)
Nirmal Purja en una rueda de prensa en Kathmandú, Nepal. (Reuters)

Pero la hazaña de este exsoldado de élite del ejército británico —caballero de la Orden del Imperio desde 2018— no viene sin polémica. Hasta ahora, el surcoreano Kim Chang-Ho, quien falleció durante una ruta en 2018, había sido el montañista más veloz en acceder a los catorce picos más peligrosos de la Tierra. Necesitó siete años, 10 meses y seis días, entre 2005 y 2013, para completar la misma gesta. Pero lo hizo sin botellas de oxígeno.

Purja, a diferencia de este, ha utilizado helicópteros para acceder a los campamentos base, además de bombonas de respiración artificial, cuerdas fijas y rutas más sencillas, lo que, para los más puristas, pervierte el alpinismo clásico.

Para costear los gastos de su proyecto —llamado #14Peaks7Months, '14 picos en siete meses'— el escalador inició una campaña de micromecenazgo, con la que recaudó unos 40.000 dólares (unos 36.000 euros). Su objetivo inicial era no tardar más de 210 días en lograrlo, por lo que sus resultados han superado incluso las expectativas iniciales.

Para finalizar su último desafío —llegar a la cima del Shisha Pangma, ubicado en territorio tibetano, controlado por China—, aparte de encarar condiciones climáticas extremas, el alpinista ha tenido que hacer frente a otro reto: el papeleo.

El régimen del gigante asiático —gracias a la intervención de su país natal, Nepal— tuvo que autorizar a Purja y su equipo para acceder a esta súper-montaña, que se encontraba cerrada por motivos de seguridad. Además, las celebraciones del Día Nacional de la República Popular —con su consiguiente apagón diplomático—, el pasado 1 de octubre, pospusieron aún más la concesión del permiso.

A pesar del retraso burocrático, los datos de Nirmal Purja —un tiempo 15 veces inferior al de Chang-Ho— no parecen peligrar.

Alpinismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios