MÁS 200 PERSONAS HACIENDO COLA EN LA CIMA

La imagen de la vergüenza: los atascos en el Everest en plena 'zona de la muerte'

La cima del mundo, situada a 8.848 metros de altura, es uno de los lugares de más difícil acceso de todo el planeta... pero ni tan siquiera el Everest se libra de los atascos

Foto: El Everest, la montaña más elevada del mundo. (EFE)
El Everest, la montaña más elevada del mundo. (EFE)

¿Se imaginan qué sensación puede tener uno cuando, después de mucho entrenamiento, trabajo y esfuerzo físico, consigue llegar a la cima del Everest? Es sin, duda, uno de los lugares más espectaculares del mundo, pues coronar la montaña más alta del planeta y alcanzar su cima, a 8.848 metros, no está al alcance de todo el mundo. ¿O sí? Una impresionante fotografía denuncia en lo que se ha convertido: colas para hollar el punto más elevado de la Tierra.

La imagen ha dado la vuelta al mundo, en la que se puede ver la cima del Everest al fondo y una fila india con más de 200 personas tratando de llegar a la cima, esperando a que los que le preceden consigan llegar a tan increíble punto y retratarlo para la eternidad. Una imagen más típica de la entrada a un concierto o de las taquillas para comprar una entrada para un partido de fútbol, pero que se ha producido en uno de los lugares más recónditos y de más difícil acceso del planeta.

Tener la preparación física y mental necesaria para conseguir subir al techo del mundo no está al alcance de todo el mundo, aunque observando la fotografía empiezan a surgir las dudas al respecto. ¿Cómo es posible que, en solo un día, más de 200 personas hayan conseguido llegar a la cima del Everest? Una imagen única tomada por uno de los alpinistas de la expedición Nirmal Purja Proyect en la que se puede ver cómo coronan la montaña por su cara sur.

Si a ello se le suma la cantidad de gente que consiguió coronar por su cara norte -aproximadamente otros cien-, cerca de unas 300 personas consiguieron coronar el Everest, tanto desde la vertiente nepalí como desde la tibetana, en un solo día, una cifra que puede ser un récord hitórico. Pero tan impresionante imagen también deja una lectura negativa: la masificación a tanta altura puede ser letal para el ser humano. Literalmente.

Esta imagen se produjo el pasado miércoles y, aunque aún no se tienen cifras exactas de cuánta gente fue capaz de acceder a la cima en un solo día, las autoridades locales reconocen que ha sido algo inédito: "Ha sido un día realmente ocupado, los grupos han tenido que esperar más de dos horas para poder alcanzar la cima", reconocía Gyanendra Shrestha, funcionario del gobierno de Nepal destacado en el campo base, en declaraciones a la agencia 'AFP'.

Los 8.000 metros, la zona límite

Cuando el ser humano consigue sobrepasar la barrera de los 8.000 metros, el cuerpo está al límite, donde el oxígeno embotellado se convierte en fundamental para sobrevivir, razón de más por la que los atascos no son buena noticia. Estar parado varias horas antes de llegar al esperado destino solo provoca que nuestro sustento artificial se vaya gastando minuto a minuto y que nuestra dependa de una decisión: esperar o dar la vuelta a pocos metros antes de que sea tarde.

De hecho, los montañeros más expertos se refieren a las altitudes superiores a los 8.000 metros como la 'zona de la muerte'. A medida que vamos tomando altura sobre el nivel del mar, nuestra saturación de oxihemoglobina va descendiendo, aunque el cuerpo humano nos permite compensar esa falta de oxígeno después de un periodo de adaptación. Pero a partir de los 8.000 metros, fisiológicamente el cuerpo humano es incapaz de adaptarse por las extremas condiciones.

A partir de esta cota, donde la presión atmosférica es inferior a 356 milibares, el cuerpo va utilizando más oxígeno del que es capaz de coger, por lo que llega un momento en el que empiezan a deteriorarse las funciones del cuerpo. Por ello, se antoja como fundamental acceder a la denominada 'zona de la muerte' con oxígeno embotellado, pero estos brutales atascos de más de dos horas a tanta altura provocan que este también se agote, pudiendo ser mortal de necesidad.

Pero, ¿por qué se producen estos increíbles atascos? Dos razones explicarían esta situación: la amplia ventana de buen tiempo que hay en la zona, que permite la escalada en unas condiciones realmente óptimas; y el elevado número de permisos que se han concedido para intentar el ascenso. De hecho, igual que puede ser récord de personas que hayan hecho cima en un día, también tiene su cara negativa: en los que va de mes, han fallecido ya ocho escaladores en el Everest.

Alpinismo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios