EL CONFIDENCIAL, EN EL CAMPO BASE DEL EVEREST

"Los que nos vamos a helar os saludan". Así es un día de invierno en el Everest

Segunda crónica del ascenso de Alex Txikon al Everest en pleno invierno. El alpinista espera ya una ventana de buen tiempo para atacar la cumbre

Foto: Vista del Campo base del Everest, cubierto por la nieve.
Vista del Campo base del Everest, cubierto por la nieve.

Después de nueve días de buen tiempo, una copiosa nevada me recibe en el Campo Base del Everest. Eneko Garamendi esperaba frente a la tienda de color amarillo donde se hace la vida y me da un cálido abrazo. Cuando escribo esta crónica me ofrece una rebanada de pan untada en fuagrás. Es el cocinero.

Roberto Mendoza, el cámara, recoge mi mochila y la lleva a la tienda donde voy a dormir. En el interior, Ignacio de Zuloaga, director técnico de la expedición que también ha supervisado mi aclimatación en la caminata de aproximación al Campo Base, me felicita con otro abrazo. Sentado al fondo de una mesa, donde se acomodan con facilidad seis personas, en un ambiente cálido y confortable, Alex Txikon se levanta del puesto de mando junto a las comunicaciones y, sonriente, me da la bienvenida: “Hola Pedro, estaba esperándote fuera, pero se me han quedado los pies helados”.

Después de atravesar la morrena del Glaciar del Khumbu, un caos de piedras sobre hielo, te emociona un recibimiento con tanta calidad humana. Sinceramente, tenía mis dudas. Cuatro españoles, más Ali Sadpara, el más fuerte de los alpinistas paquistanís, llevan 50 días de expedición y 35 en el Campo Base… no sabes de qué humor estarán. Pero se comportan como una familia divertida y entrañable y, además, Roberto e Ignacio se dejan ganar a las cartas para hacer más fácil la acogida.

Hemos comido un guiso de carne con setas y guisantes que ha preparado Eneko. “¿Por la altura será que la carne no se hace bien? Me pasa lo mismo que en el Gorbea con las alubias, tenía que subir el agua” se queja. Alex ha conseguido un ambiente de cordialidad con personas muy distintas. En una cena de la sociedad Kai Alde (en euskera Zona del Puerto), entre risas y medio en broma, Txikon le dijo a Garamendi: “¿Qué, te vienes conmigo?”, a lo que este respondió: “¡Si doy la mano lo cumplo, eh!”. Y la dio y aquí está, con 46 años, guarda forestal en la Diputación de Vizcaya (ha pedido permiso sin sueldo), lamentándose de que a la carne la altura no le sienta bien.

Alex Txikon recibe, de manos de Pedro Gil, el mensaje de ánimo de los niños de 3º de primaria del Colegio Los Olivos de Las Rozas.
Alex Txikon recibe, de manos de Pedro Gil, el mensaje de ánimo de los niños de 3º de primaria del Colegio Los Olivos de Las Rozas.

Alex y el cámara Roberto Mendoza se conocieron y trabaron una sólida amistad hace cuatro años con motivo de una tragedia: la muerte de Juanjo Garra cerca de la cumbre del Dhaulagiri, en mayo de 2013. Fue una historia trágica para el alpinismo, pero también demostró lo que se puede hacer para salvar la vida de un compañero. 'Txober' como le conocen sus amigos, es el responsable de grabar las imágenes de este desafío. Sobre la presencia de Ignacio de Zuloaga en la expedición, Alex explica que “su trabajo para lograr patrocinadores y organizar la logística ha sido fundamental" para que ahora estén ahí.

Una ventana de buen tiempo que se demora

Txikon permanece atento a las comunicaciones. Está en contacto continuo con Esther Cruz, que le mantiene informado de la evolución de las previsiones del tiempo, y con Vítor Baía, uno de los meteorólogos de referencia para la élite del alpinismo. Está esperando la confirmación de una ventana de buen tiempo que le permita atacar la cumbre. Por ahora se demora. Quizá para liberar tensión, de tanto en tanto canturrea un estribillo: “No puedo vivir sin ti Ximena, no puedo vivir sin ti…”.

Esta noche, la primera que duermo aquí, tenemos unos 20 grados bajo cero. ¿Cómo se diría en latín “los que nos vamos a helar os saludan”? El latín y el alpinismo son dos importantes contribuciones europeas a la cultura universal. Probablemente igual de incomprendidas. Pedimos opinión a Emilio del Río, doctor en Filología Latina y al que escuchamos todos los domingos en RNE, sobre si sería correcta la frase “Pervenimus ad castra hiberna in monte Evereste. Nihil alsius! Congelaturi vos salutant!...” ¡Muy bueno!, nos responde el latinista. Así que lo dicho: “Acabamos de llegar al Campo Base del Everest y hace un frío que pela. Los que nos vamos a helar os saludan”.

Posición de Alex Txikon geolocalizador Garmin/Racetracker:

http://racetracker.es/rt/alextxikoneverestwinter18

Alpinismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios