análisis de una polémica decisión

¿Intolerancia a la Ñ? El extraño caso de la Federación Catalana de Montaña

El seleccionador nacional de esquí de montaña, Oriol Duixans, afirma que “respetamos su decisión y no la vamos a valorar”, al referirse a la independencia que reclama la federación catalana

Foto: Imagen de punta Dufour, Suiza.
Imagen de punta Dufour, Suiza.

En los años treinta del siglo pasado empezaron a fraguar las primeras asociaciones nacionales e internacionales de montañismo. La Unión Alpinista Internacional se creó en Chamonix-Mont Blanc en agosto de 1932. Fue la decisión más importante del III Congreso Internacional de Alpinismo, al que concurrieron 19 países representados por cerca de 200 congresistas.

En junio de 1935, la Revista Ilustrada de Alpinismo Peñalara informaba del encuentro en León de varios clubes de montaña que habían decidido constituir la Unión de Sociedades Españolas de Alpinismo. Lo organizó la Sociedad Peñalba y fue un éxito. Al año siguiente, en mayo de 1936, se volvieron a reunir en Bilbao. Asistieron trece sociedades de alpinismo. Algunas de ellas siguen en plena actividad: Peñalara de Madrid, Peña Guara de Huesca, Tajahierro de Santander y Peña Ubiña de Asturias. La Federación de Entidades Excursionistas de Cataluña (FEEC) no asistió. Seguramente tendrían sus motivos. Sin embargo, hay un detalle que llama la atención cuando se repasa lo sucedido durante esos años en el asociacionismo de montaña en España.

¿Por qué la FEEC no tenía interés en participar en una Unión Española de Alpinismo y dos años antes había propuesto la creación de una Federación Ibérica? Así lo relataba la Revista Peñalara: “En octubre (de 1934) se reunió en Zaragoza una Asamblea de Sociedades de Montaña. En dicho encuentro fue rechazada la propuesta de la Federación de Entidades Excursionistas de Cataluña referente a la constitución de una Federación Ibérica. Argumentaron los presentes que antes de llegar a una tan amplia asociación debe tenderse a la unión de las sociedades que en España laboran por el montañismo”.

Decisión “inadecuada”

¿Unirse por el bien del montañismo en España? Eso no va con nosotros, debieron pensar los dirigentes catalanes. O era ibérico o la Ñ les provocaba alergia. Sirva este recuerdo de la historia montañera de nuestro país para dejar clara constancia de un proceder que no es consecuencia de conflictos actuales. El desafecto de la Federación de Entidades Excursionistas de Cataluña hacia las estructuras federativas españolas tiene su origen en el mismo momento en el que éstas se empezaron a crear en 1935, durante la II República.

Las recientes declaraciones de Joan Cardona, entrenador del equipo catalán de esquí de montaña —“este año tenemos poco que hacer en España”—, pidiendo que los deportistas catalanes no compitan con la selección española, son las de una persona coherente que dice lo que piensa. “La selección y la FEEC han tomado esta decisión como consecuencia del momento que vive el país y la respuesta del Estado Español”. Sin embargo, los dirigentes de 'la española' no parecen actuar con la misma responsabilidad. Al menos a tenor de sus recientes declaraciones. El seleccionador nacional de esquí de montaña, Oriol Duixans, afirma que “desde la Federación Española respetamos su decisión y no la vamos a valorar”, y el presidente de la Federación Española, Joan Garrigós, lo siente “mucho” y considera que es una decisión “inadecuada”.

Espectacular imagen del monte Cervino. (EFE)
Espectacular imagen del monte Cervino. (EFE)

El final de una etapa

Aclara el señor Garrigós que ya se han dado casos de federaciones autonómicas cuyas selecciones a veces no participan en los Campeonatos de España, “por problemas económicos”, aclara. Vamos, que no participan en los campeonatos porque no tienen dinero. El presidente de la FEDME no estuvo muy acertado con la comparación. La Tercera Ley de Newton establece que “con toda acción ocurre siempre una reacción igual y contraria: quiere decir que las acciones mutuas de dos cuerpos siempre son iguales y dirigidas en sentido opuesto”. Con su actitud, la FEDME, refutando las leyes de Newton, se debilitará.

Según los datos del Consejo Superior de Deportes (CSD), la Federación Española de Deportes de Montaña y Escalada es la quinta por número de licencias. Si la escalada deportiva y el esquí de montaña se consolidan como deportes olímpicos, será la única federación que compita en los Juegos de invierno y verano.

Los presidentes territoriales con los que ha hablado El Confidencial, que prefieren mantener el anonimato por respeto a la FEDME, valoran muy positivamente la gestión del presidente, Joan Garrigós. Pero, de alguna manera, son también conscientes de que se está ante el final de una etapa. Garrigós fue elegido presidente de la FEDME en 1992, lleva 25 años en el puesto. De su inteligencia y visión de futuro dependerá que esta crisis, lo es y de mucho calado pese a que se intente ocultar, no afecte gravemente a la propia federación.

Descenso de Punta Dufour.
Descenso de Punta Dufour.

Las licencias

Sirva un dato más allá del conflicto con la federación catalana. Una persona que quiera practicar un deporte de montaña tiene la posibilidad de obtener una licencia federativa autonómica o nacional. En los últimos diez años las licencias FEDME se han incrementado un 40%, sin duda una buena gestión. Pero si ahora comparamos este dato con el incremento de las licencias autonómicas, el 110%, ya no lo parece tanto. Dos datos más: en Cataluña las licencias FEDME se han reducido un 25%, mientras la autonómica ha crecido un 60%. Pero en este caso funciona “el café para todos”. Un ejemplo: la Federación Andaluza ha incrementado sus licencias autonómicas en un 580% y las FEDME en un 16% ¿Cómo repercute esto es el federado? En seguros deportivos más caros. No es lo mismo negociar las condiciones para 200.000 que para 18.000.

Hay territoriales donde el seguro cuesta un 30% y ofrece menos prestaciones. ¿Por qué? En marzo de 2014, cuando al señor Garrigós se le pidió opinión acerca de la propuesta del Gobierno de crear una única licencia deportiva —como recogían las medidas de Racionalización del Sector Público— contestó: “Nuestra opinión es que tal como estamos, estamos bien. Igual es complicar las cosas”. En ocasiones no queda más remedio que complicarlas si, como afirmaban los reunidos en Zaragoza en 1934, queremos trabajar por el bien del montañismo en España.

Alpinismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios