Es noticia
Menú
El Sevilla se rompe por completo: Lopetegui, despedido tras una dolorosa goleada (1-4)
  1. Deportes
El billete a octavos, casi imposible

El Sevilla se rompe por completo: Lopetegui, despedido tras una dolorosa goleada (1-4)

La afición estalló contra la directiva encabezada por Pepe Castro en la derrota contra el Borussia Dortmund y pidió su dimisión. Jorge Sampaoli será el sustituto del técnico vasco

Foto: Lopetegui protesta durante el encuentro. (EFE/José Manuel Vidal)
Lopetegui protesta durante el encuentro. (EFE/José Manuel Vidal)

Julen Lopetegui se despidió del Sevilla con una sonora paliza en la Champions League para cerrar una etapa que se salda con un trofeo, la Europa League, y tres clasificaciones a la Champions League. Al entrenador vasco le quedará la espina de no haber podido superar la fase de grupos de la competición más prestigiosa del viejo continente en las últimas dos participaciones y no ser capaz de llevar al Sevilla a un paso más allá. Apenas media hora después del partido, el club oficializó su despido, aunque la decisión estuviese tomada desde hace días. Es un amargo final para una etapa exitosa que se dilató demasiado en el tiempo. En una noche negra, porque la derrota deja al club andaluz tocado de muerte con solo un punto en tres jornadas, la afición estalló contra el palco y no dudó en pedir la dimisión del actual presidente de la entidad hispalense, Pepe Castro. El club vive una crisis integral. El centrocampista inglés del Borussia Dortmund, Jude Bellinghan, dio un recital con un gol y una asistencia en el 1-4 del conjunto alemán.

A pesar de tener la guadaña en su cogote, el técnico vasco se sentó en el banquillo del Ramón Sánchez-Pizjuán y demostró una profesionalidad en la línea de la rueda de prensa previa al encuentro, donde se guardó "por respeto al Sevilla" lo que pensaba de la situación actual. No hay ni trampa ni cartón. Jorge Sampaoli será, con total seguridad, su sustituto en el Sevilla. La cadena se rompe por el eslabón más débil, aquel que representa el técnico y del que director deportivo, Monchi, y la directiva se escabullen como pueden.

Foto: Monchi se lamenta durante un encuentro. (EFE/Alejandro García)

Al menos el director deportivo, voz autorizada del sevillismo, da la cara en rueda de prensa. No se puede decir lo mismo de una directiva encabezada por Pepe Castro que vive muy cómoda y agazapada a la sombra de Monchi. Sea como fuera, el cambio debe ir más allá y ser profundo, ya que los problemas del Sevilla no se resolverán solo con esta salida de Lopetegui. Algo que se daba por hecho desde inicio de la semana. Lo sabía el técnico vasco y eso no le impidió preparar el partido de la mejor manera posible, aunque una vez que rodó la pelota se comprobó lo roto que está este Sevilla en muchos aspectos. El anuncio oficial de su marcha llegó después del partido. Monchi llevó al vasco al centro del campo, donde la afición le brindó una última ovación.

La superioridad física, técnica, táctica y emocional del Borussia Dortmund junto a los desequilibrios defensivos locales y la falta de gol sevillista daría como resultado un marcador final sonrojante. El máximo responsable de la parcela deportiva, Monchi, no acertó con los fichajes tras una pésima planificación y ahora el Sevilla está a un punto del descenso en LaLiga. En la Champions League el equipo tiene prácticamente imposible alcanzar los octavos de final, con lo que el impacto en las cuentas de la entidad hispalense será crítico. No es una plantilla con recursos de Champions League. Jude Bellingham, mejor futbolista del encuentro, dejaría visos de su descomunal talento nada más empezar.

Bellingham se exhibió

Isco Alarcón recogió una pelota en campo propio, danzó sin compañía y el centrocampista inglés le robó la pelota con una facilidad pasmosa en su cara. Bellingham levantó la cabeza, detectó el desmarque de Guerreiro en la banda izquierda y, tras el error defensivo de Jesús Navas, el lateral portugués fusiló a Bono. El inglés enseñaba así por qué reúne todas las virtudes necesarias para convertirse en uno de los mejores centrocampistas de la próxima década. Su primera parte, fusionando sensibilidad técnica, sobriedad táctica, liderazgo y trabajo defensivo, explica por qué es el capitán del Borussia Dortmund con tan solo 19 años.

placeholder El inglés voló por los aires el partido. (EFE/José Manuel Vidal)
El inglés voló por los aires el partido. (EFE/José Manuel Vidal)

El Sevilla trataría de reaccionar, pero En-Nesyri, tan fallón como de costumbre, perdonó a quemarropa una doble ocasión manifiesta de gol tras un buen pase de Joan Jordán. Isco también buscaría el empate, pero Meyer atrapó su tímido remate. El Dortmund iba por encima y el Sevilla se frustraba con una línea defensiva adelantada que planteaba una solución de hombre a hombre. Acto seguido, el delantero marroquí, señalado por la grada, se libraría de una tarjeta roja al cortar un contragolpe alemán en campo propio por una falta sobre Jesús Navas. El Sevilla tenía ocasiones claras, como el cabezazo de En-Nesyri, pero le faltaba calidad ofensiva.

Perdonó tanto el conjunto local que el Borussia Dortmund se hartó de esperar el empate y aumentó la ventaja. Bellingham, ya protagonista en el 0-1 con una asistencia quirúrgica, recibió la pelota dentro del área, dejó con el molde a Gudelj y puso el 0-2. Solo dos minutos después, Adeyemi haría el tercero tras un disparo rechazado de Moukoko. Al descanso, el Sevilla había recibido un castigo severo, la afición bramaba contra el palco y pedía la dimisión de la directiva y la cara de Lopetegui era un poema.

placeholder Lopetegui exige más a su equipo. (Reuters/Marcelo Del Pozo)
Lopetegui exige más a su equipo. (Reuters/Marcelo Del Pozo)

Empezó la segunda parte con un doble cambio en el Sevilla. Salieron del campo Navas y Suso y entraron Montiel y Lamela. El Sevilla buscó con ahínco el empate y En-Nesyri, que había pecado de ingenuo en la primera parte, recortaría distancias con un poderoso cabezazo sin oposición. A partir de ahí, el Sevilla se crecería. Álex Telles acarició el 2-3 tras un pase precioso de Lamela. El Dortmund, sin miedo, se abría en canal para el 1-4 a través de Moukoko mientras En-Nesyri no llegaba por centímetros a un remate de gol.

Lopetegui oxigenó el centro del campo, salieron Rakitic e Isco por Delaney y el 'Papu' Gómez. Cuando parecía que cualquiera de los dos conjuntos podía marcar, fue otra vez el Borussia Dortmund quien liquidó al Sevilla en un gol dantesco, donde Brandt remató solo dentro del área a placer. Dolberg enviaría el balón al travesaño en los últimos minutos. Sin embargo, y, a excepción de esa acción, el gol alemán anestesió la reacción del Sevilla y bajó el telón a un partido cruel para el equipo de Julen Lopetegui; impotente por su falta de calidad defensiva y ofensiva y muy por debajo del nivel mínimo exigible que requiere una competición tan compleja como la Champions League. Sampaoli necesitará tiempo... y mucha suerte.

Julen Lopetegui se despidió del Sevilla con una sonora paliza en la Champions League para cerrar una etapa que se salda con un trofeo, la Europa League, y tres clasificaciones a la Champions League. Al entrenador vasco le quedará la espina de no haber podido superar la fase de grupos de la competición más prestigiosa del viejo continente en las últimas dos participaciones y no ser capaz de llevar al Sevilla a un paso más allá. Apenas media hora después del partido, el club oficializó su despido, aunque la decisión estuviese tomada desde hace días. Es un amargo final para una etapa exitosa que se dilató demasiado en el tiempo. En una noche negra, porque la derrota deja al club andaluz tocado de muerte con solo un punto en tres jornadas, la afición estalló contra el palco y no dudó en pedir la dimisión del actual presidente de la entidad hispalense, Pepe Castro. El club vive una crisis integral. El centrocampista inglés del Borussia Dortmund, Jude Bellinghan, dio un recital con un gol y una asistencia en el 1-4 del conjunto alemán.

Julen Lopetegui Champions League Borussia Dortmund
El redactor recomienda