Es noticia
Menú
Florentino Pérez cede ante el Gobierno, para alegría de las futbolistas y enfado de su aliado
  1. Deportes
RUBIALES SE QUEDA SIN EL FÚTBOL FEMENINO

Florentino Pérez cede ante el Gobierno, para alegría de las futbolistas y enfado de su aliado

El presidente del Real Madrid lideraba la oposición a llegar al consenso que pedía el CSD y su giro ha desconcertado en la Federación Española de Fútbol, que se ha quedado en fuera de juego...

Foto: Florentino Pérez, con el Real Madrid femenino la temporada pasada.
Florentino Pérez, con el Real Madrid femenino la temporada pasada.

"Hoy hace un día precioso, verás como viene alguien y lo jode". Esto es lo que las futbolistas españolas deben de estar pensando desde que el sábado pasado se conoció que, por fin, los 16 clubes de la Primera Iberdrola habían llegado a un acuerdo para firmar los estatutos de la futura liga profesional femenina. Y es que, aunque después de muchos meses, el 'marrón' que Irene Lozano dejó justo antes de su salida del Consejo de Superior de Deportes (CSD) lo ha resuelto su sucesor, José Manuel Franco, nadie duda de que el presidente de la Federación Española de Fútbol (RFEF), 'verdugo' de la mencionada Lozano junto a su homólogo del Comité Olímpico Español (COE), aún intentará algo para no quedarse sin el fútbol femenino, si bien todo lo que haga ya solo le servirá de pataleta.

Foto: Florentino Pérez, en el palco del Parque de los Príncipes. (REUTERS/Benoit Tessier)

"Va a haber fútbol profesional femenino o por acuerdo o por decisión", aseguró el ministro de Cultura y Deporte, Miquel Iceta, el 18 de octubre del año pasado, con motivo de la presentación del presupuesto del deporte español para 2022 y a una pregunta muy directa de Rafa Fernández, periodista de 'Onda Cero', en referencia a los tres clubes, a saber, Real Madrid, Athletic Club y FC Barcelona, que estaban bloqueando el proceso constituyente del nuevo ente que ha de regir la liga profesional femenina. También el Secretario de Estado para el Deporte pudo decirlo más alto, pero no más claro. "La liga profesional femenina es una apuesta de país", aseguró José Manuel Franco en la Comisión de Cultura y Deporte del Senado.

Unos días después, a comienzos del mes de noviembre, Iceta envió un segundo aviso a estos tres clubes liderados por Florentino Pérez, al igual que sucedió con el acuerdo de LaLiga con el fondo de inversión CVC, y también con la federación de Rubiales milimétricamente alineada, hasta el punto de emitir un comunicado que molestó, y mucho en el CSD y al Gobierno de España en general. El ministro avisó sobre la constitución de la nueva Liga que "la decisión de profesionalizar el fútbol femenino no tiene vuelta atrás. Nosotros queremos que los clubes se pongan de acuerdo, pero si en un plazo razonable no lo hacen, nos tocará tomar las decisiones a través del Consejo Superior de Deportes".

Y, claro, solo una vez que Florentino Pérez ha cedido a las pretensiones (y presiones) que probablemente le llegaron directamente de Moncloa, los 16 clubes de la Primera Iberdrola alcanzaron el consenso que les pedía Franco para firmar los estatutos de la futura liga profesional femenina de fútbol. Ahora será el propio CSD el que deberá convocar a su Comisión Directiva para que los ratifique y de esta forma pueda ponerse en marcha el nuevo ente. Lo primero será elegir un presidente o, lo más probable, presidenta, y una Junta directiva, pues durante los próximos tres años la nueva competición estará supervisada por el CSD.

placeholder El presidente de la RFEF, Luis Rubiales, junto a las jugadoras de los equipos de la Primera Iberdrola. (EFE / Zipi)
El presidente de la RFEF, Luis Rubiales, junto a las jugadoras de los equipos de la Primera Iberdrola. (EFE / Zipi)

¿Una revancha por la Superliga?

La RFEF recibió ese mismo día la notificación para que haga su informe, eso sí, preceptivo, pero no vinculante, y huelga decir que mientras este acuerdo fue recibido con alegría por las futbolistas, no pasó lo mismo en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas, donde estaban convencidos de que, con Florentino Pérez a los mandos y manejando los hilos de Joan Laporta y Aitor Elizegi, el consenso nunca se produciría. De hecho, no falta quien interpreta este acuerdo como una traición del presidente del Real Madrid, miembro de la Junta Directiva de la RFEF, a su presidente, o tal vez una revancha por no respaldar la Superliga, algo lógico, pues Rubiales es vicepresidente de la UEFA y nunca podrá hacerlo.

Y así, mientras LaLiga ha perdido el control de las futbolistas que tenía a través de AFE, pues en las recientes elecciones sindicales el sindicato mayoritario ha dejado de ser en detrimento de FUTPRO, el más votado, y Futbolistas ON, definitivamente consolidado, la federación de Rubiales pierde el control del fútbol femenino y no va a poder seguir poniendo palos en las ruedas a los clubes, la mayoría ya profesionales, con el único objetivo de mantener la gestión de una competición que ha ido perdiendo visibilidad tras romper el acuerdo que había con Mediapro y, por consiguiente, capacidad de lograr lo más importante: la sostenibilidad.

"La relación con Franco es muy buena, responsable. Ha habido un cambio en el CSD y a mejor, en presidencia y en la dirección general", dijo Rubiales tras el relevo de Irene Lozano en julio del año pasado. Seguro que ahora, y también como consecuencia del enfrentamiento que protagonizó a cuenta del citado acuerdo de LaLiga con CVC, ya no pensará lo mismo del Secretario de Estado para el Deporte, quien, bien asesorado por su director general, Albert Soler, ha ganado una guerra que parecía imposible y a la que solo le falta una última batalla, la que Rubiales planteará estos días desde Arabia Saudí, un buen lugar para, como decía la frase del principio, joder al fútbol jugado por mujeres y que carecía de un ministerio que defendiera su igualdad.

Foto: La presidente del Consejo Superior de Deportes (CSD), Irene Lozano, con la camiseta de Iniesta. (EFE) Opinión

Otro buen ejemplo de lo poco que le importa el fútbol femenino al presidente de la RFEF es que, a siete días de la disputa de la Supercopa de España femenina, hasta este miércoles se desconocía la sede donde tendría lugar esta competición. Ya parecía que después de Salamanca 2020 y Almería 2021 no había ninguna ciudad candidata para esta edición de 2022, de ahí que finalmente el escenario será la Ciudad del Fútbol de Las Rozas, donde, por cierto, ya no radica el domicilio social de la RFEF por unos oscuros motivos que más pronto que tarde habrá que analizar...

"Hoy hace un día precioso, verás como viene alguien y lo jode". Esto es lo que las futbolistas españolas deben de estar pensando desde que el sábado pasado se conoció que, por fin, los 16 clubes de la Primera Iberdrola habían llegado a un acuerdo para firmar los estatutos de la futura liga profesional femenina. Y es que, aunque después de muchos meses, el 'marrón' que Irene Lozano dejó justo antes de su salida del Consejo de Superior de Deportes (CSD) lo ha resuelto su sucesor, José Manuel Franco, nadie duda de que el presidente de la Federación Española de Fútbol (RFEF), 'verdugo' de la mencionada Lozano junto a su homólogo del Comité Olímpico Español (COE), aún intentará algo para no quedarse sin el fútbol femenino, si bien todo lo que haga ya solo le servirá de pataleta.

Consejo Superior de Deportes (CSD) Luis Rubiales José Manuel Franco Real Federación Española de Fútbol Florentino Pérez Ciudad del Fútbol de las Rozas