Olabe recibe el reconocimiento que le negaron quienes no le querían en Zubieta
  1. Deportes
NOMINADO A LOS GLOBE SOCCER AWARDS

Olabe recibe el reconocimiento que le negaron quienes no le querían en Zubieta

El director de fútbol de la Real Sociedad se fue cuando vio que no podría implantar el modelo que, tras su vuelta año y medio después, ha llevado al club guipuzcoano a la excelencia

Foto: Roberto Olabe, director de fútbol de la Real Sociedad. (EFE / Javier Etxezarreta)
Roberto Olabe, director de fútbol de la Real Sociedad. (EFE / Javier Etxezarreta)

Todo lo que vemos es una sombra proyectada por lo que no vemos. Así es el trabajo de Roberto Olabe (Vitoria-Gasteiz, 1967), cuyo nombre es noticia por encontrarse entre los nominados a los Globe Soccer Awards 2021 en la categoría de mejor director deportivo. Unos premios que, como casi todo lo que sucede en el peyorativamente llamado fútbol moderno, se entregarán en un país del Golfo Pérsico, en este caso una ciudad de los Emiratos Árabes como es Dubái. El director de fútbol de la Real Sociedad está nominado junto al también español Aitor 'Txiki' Begiristain (Manchester City), el holandés Marc Overmars (Ajax), el italiano Piero Ausilio (Inter de Milán) y el portugués Luís Campos (Lille). ¿Lo ganará? Se antoja complicado, aunque posiblemente sea quien más se lo merezca.

Foto: Imanol, técnico de la Real, entre el director deportivo, Roberto Olabe, y el presidente, Jokin Aperribay. (EFE)

Más allá del prestigio de este galardón y de los criterios marketinianos que se siguen para elegir a sus ganadores, no hay duda de que para Olabe el mero hecho de estar entre los nominados supone un reconocimiento al excepcional trabajo que está desempeñando en Zubieta, "el corazón de la Real" y "el espejo de la sociedad guipuzcoana", como se explica en el libro de reciente publicación 'Made in Gipuzkoa, una forma de ser y de hacer', que recoge la historia y el método de un modelo propio, en el que se compagina la cantera con fichajes que encajen en la idiosincrasia del club, sin necesidad de ser excluyentes, y, como le gustaba decir a John Toshack, den el tiempo que todo trabajo de formación conlleva.

"En el fútbol se pueden hacer las cosas bien y salir mal, y hacerlas mal y salir bien", solía comentar Roberto en sus inicios como director deportivo. Lo decía para poner en valor la importancia del proceso en la búsqueda de resultados, y no al revés. Algo que ahora que el éxito le acompaña, le ha permitido hacerse comprensible hasta para quienes se mofaban de él cada vez que hablaba. Como dijo Juanma Lillo, todo un referente para Roberto, "los argumentos en boca de un perdedor son tomados como excusas". Todo lo contrario de cuando las cosas te salen bien. Y, en el caso del director de fútbol de la Real, porque, además, las está haciendo bien...

La Real Sociedad no solo ocupa los primeros puestos de LaLiga Santander y viene de ganar un título, sino que es el único club que tiene dos equipos en el fútbol profesional, pues el Sanse que dirige Xabi Alonso juega en LaLiga SmartBank, el tercero encabeza su grupo de la Segunda RFEF y el femenino es segundo en la Primera Iberdrola tras el intratable FC Barcelona. De Olabe se puede valorar que haya realizado fichajes como los de Mikel Merino o Aleksander Isak, pero tanto o incluso más importante es en lo que ha convertido Zubieta, una auténtica fábrica de futbolistas.

placeholder Roberto Olabe, junto al técnico de la Real, Imanol Alguacil, y el presidente, Jokin Aperribay. (EFE)
Roberto Olabe, junto al técnico de la Real, Imanol Alguacil, y el presidente, Jokin Aperribay. (EFE)

Impulsor de un "modelo propio"

"En un mundo globalizado, defendemos un modelo propio con el que abordar nuestro deber y responsabilidad: formar a las próximas generaciones que nos representarán como equipo, como club y como sociedad. Porque somos como jugamos y jugamos como somos", se explica en 'Made in Gipuzkoa'. Aunque habrá quien no lo recuerde o quien si no lo sabía, ahora le sorprenda, Olabe no fue bien recibido en Zubieta cuando en septiembre de 2016 volvió a la Real a ocupar un cargo que el presidente, Jokin Aperribay, creó para él.

Según informaron desde el club, su trabajo consistiría en "dinamizar, coordinar, evaluar y orientar los procesos globales orientados hacia el desarrollo del jugador individual en el contexto de sus habilidades técnicas-tácticas, físicas y psicológicas". Demasiado complicado para un entrenador, Eusebio Sacristán, y un director deportivo, Lorenzo Juarros, Loren, quienes desde el primer momento le vieron como una amenaza. Para ellos, claro está, y como el tiempo les acabó dando la razón.

"Si tengo que ser sincero, sí que me sorprendió la llamada de la Real. Estoy aquí porque es un orgullo que me llamase este club, por la propuesta y porque me apetece muchísimo incorporarme a este proyecto, que se encuentra en un momento muy ilusionante", afirmó Olabe en su presentación oficial. Su idea era, entre otras cosas, que el eje de la metodología que ahora ha implantado en todos los equipos de Zubieta fuera entender el juego. Pero, lejos de contar con la colaboración necesaria, solo encontró resistencia y a los seis meses dimitió. El gasteiztarra alegó motivos personales, aunque en seguida salieron rumores de que tenía importantes ofertas. Falso.

placeholder El presidente y el director deportivo de la Real Sociedad, Jokin Aperribay y Roberto Olabe, con Xabi Alonso. (EFE)
El presidente y el director deportivo de la Real Sociedad, Jokin Aperribay y Roberto Olabe, con Xabi Alonso. (EFE)

Con billete de salida y vuelta

De hecho, se marchó con un billete de salida y vuelta. Así, en marzo de 2018, la Real anunció que había llegado a "un acuerdo con Olabe para su incorporación como director de fútbol, en sustitución de Lorenzo Juarros, Loren" y que asumía "la máxima responsabilidad de la parcela deportiva del club". En su comunicado, la Real agradeció al club ecuatoriano Independiente del Valle, en el que Roberto desempeñaba funciones como jefe de estrategia deportiva, "su comprensión y generosidad a lo largo de las conversaciones mantenidas entre ambas entidades" para el fichaje del técnico vitoriano.

"A mí me gusta más hablar de la dirección de fútbol, porque ahí trabajan muchas personas, que del director de fútbol, que es el que dinamiza los procesos", explicó Olabe en una charla que dio recientemente en Sevilla junto a Miguel Ángel Leal, CEO de LaLiga Tech. "La tecnología nos ayuda, porque cada uno de esos jugadores tiene un perfil determinado que el club ha creído oportuno explorar, porque en nuestra línea de sucesión no hemos encontrado o hemos pensado que aún teníamos que ganar tiempo. ¿Vamos a tomar una decisión con base en la tecnología? Me cuesta, porque en la decisión participamos muchas personas", aclaró Roberto.

El modelo de desarrollo que ha implantado en la Real tiene cinco pilares: selección, entrenamiento, competición, evaluación y educación. Tal y como expuso el propio Olabe, "tenemos hasta once unidades de desarrollo para generar un gran área de rendimiento, y una de ellas es la unidad de evaluación y dato". "Tenemos dos vías de selección, la que va de los 12 a los 16 años, que se basa en invitar a chicos a entrenar, y otra que tiene que ver con el fútbol de élite. Hubo casi 55.000 jugadores referenciados, de los que se hizo informe pormenorizado de 480 y se acabó fichando tres para el primer equipo y tres para el segundo. Y la tecnología es vertebradora de todo, tenemos que conseguir vincular todas las áreas", explicó.

Foto: Mikel Oyarzabal, con la Copa del Rey ganada en Sevilla. (REUTERS) Opinión

Olabe también quiso dejar claro que "no puedo hablar de nuestro modelo de juego sin hablar de nuestra gente y no puedo hablar de nuestra gente sin hablar de nuestro estadio. La gente que viene va a tener un vínculo emocional con base en lo que vean que ocurre, así que el modelo de juego, el estadio y nuestra gente se tienen que vincular. Y antes de eso está el modelo identitario de la Real". "Recuerda, no tienes compañeros más que tu sombra", dijo Genghis Khan. Un consejo que ha seguido Roberto hasta obtener un reconocimiento que le negaron quienes no le querían en Zubieta.

UEFA