El Real Madrid femenino afronta su segundo derbi con ruido de 'tacones' lejanos
  1. Deportes
POR LOS IMPAGOS EN SU CLUB NODRIZA

El Real Madrid femenino afronta su segundo derbi con ruido de 'tacones' lejanos

Ana Rossell, exjugadora del Atlético y ahora presidenta en la sombra del equipo blanco, arrastra problemas del CD Tacón y su habitual juego a dos bandas le puede pasar factura

placeholder Foto: Imagen del Real Madrid-Atlético de Madrid de la primera vuelta. (EFE)
Imagen del Real Madrid-Atlético de Madrid de la primera vuelta. (EFE)

Este domingo, el Centro Deportivo Wanda, de Alcalá de Henares, alberga el segundo derbi de la historia entre los equipos femeninos del Atlético de Madrid y el Real Madrid. En la primera vuelta, las rojiblancas se llevaron la victoria en Valdebebas con un gol de Van Dongen a los 5 minutos de partido. Separados por tres puntos y muy lejos del invicto e imparable FC Barcelona, madridistas y colchoneras se juegan la tercera plaza de la Primera Iberdrola, que da acceso a la Champions.

Este derbi será especial para Ana Rossell, exjugadora del Atlético de Madrid y actualmente directiva del Real Madrid. Aunque hay quien piensa que es su presidenta, toda vez que lo era del CD Tacón, al que absorbió el club que preside el plenipotenciario Florentino Pérez, su cargo es algo así como directora deportiva del primer equipo, aunque misteriosamente no figura en ninguna parte. De hecho, todo lo que rodeó al nuevo Real Madrid femenino lo fue, aunque poco a poco se irán desvelando cosas.

Foto: Partido entre el CD Tacón, con el escudo del Real Madrid en los dorsales, contra el Barça. (EFE)

"Creo que el Madrid acabará teniendo fútbol femenino", dijo Rossell en una entrevista con el diario AS en febrero de 2014. Seis años después, el 1 de julio de 2020, su predicción se hizo realidad con la fusión por absorción del CD Tacón. Nadie puede dudar del mérito que tiene haber convencido al presidente del Real Madrid para que diera el paso de tener una sección en la que a buen seguro no cree, principalmente porque no es rentable, aunque la realidad sea muy distinta y no fuera sino un episodio más de la guerra del propio Florentino y su acólito Rubiales contra LaLiga y su presidente, Javier Tebas.

Siendo cierto que el tiempo lo cura todo, hay heridas que cuestan más cicatrizar. Y esto es lo que le sucede indirectamente al Real Madrid femenino con su club nodriza. Tal y como informamos el 22 de julio de 2019 en El Confidencial, 14 jugadoras del CD Tacón denunciaron "haber estado durante meses sin cobrar nuestras respectivas nóminas, los únicos cobros recibidos han sido en 'B' y no hemos sido dadas de alta en la Seguridad Social cuando en nuestro contrato así lo pone". Cuatro días después, una de esas futbolistas incluso se personó en la Inspección de Trabajo y adjuntó como prueba "el contrato que está sin firmar por la empresa porque nunca conseguí que me lo devolvieran firmado", para añadir que "hemos estado recibiendo continuas amenazas si denunciábamos".

Por si todo esto fuera poco, y gracias también a los contactos de la presidenta del CD Tacón con la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), las jugadoras fueron engañadas por María José López, abogada del sindicato mayoritario, quien se supone que debía defenderlas y lo único que hizo fue anteponer que Real Madrid y RFEF tuvieran el equipo femenino que deseaban para hacer frente a la Asociación de Clubes de Fútbol Femenino (ACFF), es decir, a LaLiga, e indirectamente a Mediapro, el grupo que tenía los derechos audiovisuales de estos. Sí, en aquel momento, la AFE de Aganzo todavía estaba controlada por Rubiales...

placeholder Florentino Pérez, junto a David Aznar y las capitanas, Ivana Andrés y Thaisa. (EFE)
Florentino Pérez, junto a David Aznar y las capitanas, Ivana Andrés y Thaisa. (EFE)

La carta que no debieron firmar...

Unos meses después, concretamente el 10 de diciembre de 2019, el CD Tacón envió a sus jugadoras y exjugadoras una carta para llegar a un acuerdo en la que exponía que "el Club ha informado a la trabajadora de que con motivo de una inspección de trabajo realizada al Club a partir del mes de octubre de 2019, procederá a dar de alta y cotizar a la Seguridad Social por determinadas cantidades abonadas durante las temporadas deportivas 2016-2017, 2017/.018 y 2018-2019". De esta manera "una vez realizadas las altas y cotizaciones a la Seguridad Social, la trabajadora se considerará totalmente liquidada y finiquitada con el Club (...) renunciando expresamente a cuantas acciones le pudieran corresponder, ante cualquier tipo de orden administrativo o judicial".

Por si todo esto fuera poco, una quinta y última cláusula hacía referencia a que "ambas Partes mantendrán el presente documento en la más estricta confidencialidad, no pudiéndolo hacer público salvo para exigir su cumplimiento ante incumplimientos previos y efectivos de la contraparte o en caso de cumplimiento de obligaciones legales". Que se sepa, una jugadora no solo se negó a firmar esta carta, sino que denunció el caso a la Inspección de Trabajo, donde extrañamente intentaron convencerle para que firmara, algo que no hizo, y de ahí su asombro al ver que no pasaba nada. También pidió ayuda al Consejo Superior de Deportes (CSD), la RFEF e incluso la FIFA, aunque a día de hoy sigue sin respuestas...

Sin embargo, el pasado jueves, 11 de marzo, acabó el plazo para que Ana Rossell saldara sus deudas con las jugadoras y una entrenadora, algo que, según denuncian estas, no hizo. La cuestión es que, como quiera que firmaron aquella carta, ahora tampoco tienen a qué agarrarse, salvo denunciarlo públicamente, con el daño que ello podría ocasionar al Real Madrid. El entrenador, David Aznar, también sufrió esta situación de impagos e irregularidades con la Seguridad Social, aunque él no llegó a denunciarlas a cambio de la promesa de su entonces presidenta de seguir dos años más, ya en el banquillo del Madrid. De ahí el hecho de que Rossell apoyara su continuidad cuando a principio de temporada estuvo más que cuestionado y de hecho lo siga estando dentro del vestuario.

Foto: Gaizka Toquero, en el homenaje recibido en San Mamés. (EFE) Opinión

Así las cosas, el segundo derbi para el Real Madrid femenino llega con ruido de tacones lejanos, como el título de la famosa película dirigida por Pedro Almodóvar. Y no solo por este tema de presuntos impagos a exjugadoras del Tacón, sino también porque la que fuera presidenta de este club sigue teniendo estrechas vinculaciones con diferentes organismos del fútbol español, lo cual le pone permanentemente bajo sospecha. El último caso, con la durísima sanción por parte de la RFEF a Mapi León, la jugadora del FC Barcelona que se quejó en Twitter del arbitraje contra el Real Madrid. Rossell tiene contactos en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas, pero, como buena 'ciudadana', es toda una experta en jugar a dos bandas...

Real Federación Española de Fútbol Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) LaLiga Mediapro Florentino Pérez Inspección de Trabajo Seguridad Social Valdebebas