Una foto con un caballo muerto condena a Gordon Elliott, gran figura de la hípica
  1. Deportes
Asegura que es un malentendido

Una foto con un caballo muerto condena a Gordon Elliott, gran figura de la hípica

Considerado como uno de los mejores entrenadores de caballos de carrera del mundo, la imagen de Elliott posando con el cadáver del animal se hizo viral durante el fin de semana

placeholder Foto: Gordon Elliott celebra su victoria en el Gran National del 2019. (Reuters)
Gordon Elliott celebra su victoria en el Gran National del 2019. (Reuters)

Puede que el nombre de Gordon Elliott no les sea familiar, pero su importancia en el mundo de la hípica le lleva a ser considerado una de las máximas figuras como entrenador de caballos de carreras. Este irlandés de 42 años puede presumir en su currículum de ser el entrenador más joven de la historia en lograr una victoria en el Grand National de Aintree (el título por excelencia de la competición ecuestre), lo hizo en el 2007 cuando tenía solo 29 años. En el 2018 y 2019 repetiría triunfo, siendo ya toda una celebridad tanto en Reino Unido como en el resto del mundo.

Respetado y considerado por muchos como el mejor en lo suyo, el mundo de la hípica se resquebrajó este fin de semana por una simple imagen que se hizo viral en redes sociales. En ella se puede observar a Elliott sentado sobre el cadáver de un caballo, hablando por teléfono sonriente mientras hace una ‘V’ con sus dedos y, aparentemente, posando para la fotografía. La indignación creció exponencialmente a cómo se compartía la polémica foto, haciendo una bola de nieve imposible de ser ignorada por la Irish Horseracing Regulatory Board (organismo regulador de la hípica en Irlanda), que anunció una investigación para determinar toda la verdad sobre el asunto.

En un primer momento, los defensores de Gordon Elliott defendían que la fotografía estaba manipulada, que era imposible que el entrenador estuviese implicado en un acto de tal crueldad con el animal. Incluso con argumentos tan extraños como que el irlandés en otras fotos cogía el teléfono con su mano izquierda y no con la derecha, como en la instantánea. El golpe moral de la imagen no hacía daño solo a Elliot, sino a todo el sector de la hípica, que criticó con dureza el incidente. Aunque su entorno mantuvo silencio en un principio, la magnitud de la polémica se hizo demasiado grande y el propio entrenador acabó por confirmar que se trataba de una foto real “tomada un tiempo atrás”.

“En primer lugar, me disculpo profundamente por cualquier ofensa que esta foto haya causado y puedo afirmar categóricamente que el bienestar de todos y cada uno de los caballos bajo mi cuidado es primordial y ha sido fundamental para el éxito que hemos disfrutado aquí en Cullentra (lugar donde Elliott tiene su propio establo y donde entrena a los animales). La fotografía en cuestión fue tomada hace algún tiempo y ocurrió después de que un caballo murió de un aparente infarto mientras estaba al galope. Entiendo que una vista inicial de esta foto sugiera que es una imagen insensible y escenificada, pero no podría estar más lejos de la realidad”, argumentó Elliott en un comunicado compartido a través de sus redes sociales.

placeholder Elliott celebra uno de sus logros más recientes. (Reuters)
Elliott celebra uno de sus logros más recientes. (Reuters)

Según la versión del entrenador de caballos, todo se debió a un malentendido: “En lo que fue un momento triste, que es cuando fallece cualquier caballo bajo mi cuidado, mi reacción inicial fue sacar el cuerpo de donde estaba colocado. Estaba parado junto al caballo esperando para ayudar con la extracción del cuerpo, en el transcurso de lo cual, según cómo lo recuerdo, recibí una llamada y, sin pensarlo, me senté y cogí el teléfono. Al escuchar un grito de un integrante de mi equipo, hice un gesto para que esperase hasta que terminara”. La imagen muestra como, aparentemente, Elliott hace un gesto de ‘V’ en señal de victoria.

Investigado, repudiado y adiós de las marcas

“Una vez más pido disculpas por cualquier ofensa causada y le pido a la gente que tenga en consideración mi versión ante las diversas falsedades y desinformación que circulan en las redes sociales. En este momento, me gustaría enfatizar que continúo brindando mi total cooperación con la investigación en curso de la IHRB", finalizó el comunicado del entrenador.

La IHRB aseguró el domingo que se espera una resolución rápida de los hechos para conocer las posibles consecuencias que tendrá Elliott. El castigo que piden grupos como PETA (Personas por el trato ético a los animales) y diferentes aficionados a la hípica es que se le suspenda la licencia de entrenador de caballos de carreras. Si esto sucediera, un nuevo nombre tendría que asumir la responsabilidad de su establo y criadero, así como de la dirección de los diferentes caballos entre los que se encuentra Tiger Roll, el purasangre irlandés que consiguió las victorias del 2018 y 2019 en el Grand National de Aintree y que no pudo competir en el 2020 por culpa de la suspensión del evento debido al coronavirus. Todo ello con competiciones en menos de dos semanas.

placeholder Tiger Roll y el jockey Keith Donoghue, durante una prueba. (Reuters)
Tiger Roll y el jockey Keith Donoghue, durante una prueba. (Reuters)

El jockey Mick Fitzgerald, figura histórica de la hípica británica, no pudo evitar emocionarse cuando se le preguntó sobre su opinión de la imagen en Sky Sports: "Mi reacción inicial fue, ‘ojalá se trate de una falsificación’ (...) Cuando vi su comunicado, no puedo evitar sentir nada más que una enorme tristeza, estos caballos me dieron el privilegio de tener la vida que tengo".

No es el único golpe que recibió Gordon Elliott tras hacerse pública la instantánea. Betfair, gigante de las casas de apuestas, decidió rescindir su contrato y prescindir del entrenador de carreras como su embajador. “Aunque valoramos el arrepentimiento y las disculpas de Gordon, sus acciones están totalmente en contra de nuestros valores, por lo que interrumpimos nuestra relación de inmediato”, aseguró la compañía a los micrófonos de la BBC.

Quien sí, de momento, apoya a Elliott es Michael O’Leary, magnate de Ryanair y dueño de Tiger Roll. “Vamos a continuar apoyando a él y a su equipo mientras trabajan para recuperarse de este terrible incidente”, aseguró O’Leary, considerado uno de los hombres más ricos de toda Irlanda, no sin antes señalar que la fotografía era “inaceptable”. El tiempo, y la resolución de la IHRB, dictaminará sentencia en un caso que ha impactado al deporte ecuestre.

Hípica Grand National Animales
El redactor recomienda