La cortina de humo de Florentino en la asamblea: espera dinero extra en abril
  1. Deportes
La resaca de la Asamblea

La cortina de humo de Florentino en la asamblea: espera dinero extra en abril

El presidente lanzó una cortina de humo sobre la parcialidad de los medios para desviar la atención y que no se hablase de sus palabras sobre la Superliga

placeholder Foto: Florentino Pérez, durante un acto en julio de 2019. (Reuters)
Florentino Pérez, durante un acto en julio de 2019. (Reuters)

Este pasado domingo se celebró la asamblea de socios del Real Madrid, con la directiva en la ciudad deportiva de Valdebebas y de forma telemática por motivos sanitarios debido a la pandemia. Una asamblea emotiva en la que Florentino Pérez tuvo un recuerdo para los madridistas que se han marchado por la pandemia. Madridistas ilustres como Lorenzo Sanz y otros anónimos, que tendrán un merecido homenaje cuando los protocolos sanitarios permitan llenar el Bernabéu para recordarlos como merecen.

Florentino logró sacar adelante, con 1.830 votos a favor, tres en contra y tres abstenciones, las cuentas del club de la temporada 2019-2020, mientras que el presupuesto para la 2020-2021 lo respaldaron 1.797 socios, con cinco votos en contra y 11 abstenciones. Baño de multitudes, lo esperado. La temporada 2019-2020 se cierra en el Real Madrid con un beneficio neto de 313.000 euros, tras ingresar 714,9 millones de euros. Un 13% por debajo de lo presupuestado (822,1 millones) debido al impacto del covid-19. Mientras que para la temporada 2020-21, Florentino y su equipo han logrado que se apruebe un presupuesto de 616,8 millones, un 14% menos que la temporada pasada.

As en la manga

Analizando detalladamente el presupuesto de la 2020-21 aparecen cosas llamativas. La más destacada es que el Real Madrid se guarda un as en la manga. Florentino confirmaba que “presentamos un presupuesto de 617 millones de euros, con una previsión de pérdidas de 69 millones de euros si sigue sin poder entrar público a los estadios. Vamos a seguir trabajando para disminuir estas pérdidas (...) Para la temporada 2020-2021, hemos presupuestado 9,5 millones de ingresos por socios y estadio porque prevemos que no va a volver el público esta temporada”.

placeholder Celebración de un gol en el estadio Alfredo Di Stéfano. (EFE)
Celebración de un gol en el estadio Alfredo Di Stéfano. (EFE)

Decisión que esconde una hábil maniobra, casi un truco contable, ya que se pone la venda antes de tener la herida con una previsión de 69 millones de pérdidas “si siguen sin poder entrar público a los estadios”. Sin embargo, el mismo presidente sabe que las previsiones de la Comunidad de Madrid contemplan que el público podría entrar a los estadios en abril. En ese caso, los ingresos del estadio y de los socios superarán ampliamente esos 9,5 millones presupuestados y le darán un margen de maniobra en forma de beneficios no contemplados en los presupuestos que pueden invertir en la remodelación del estadio, en el mercado para acometer el fichaje de Mbappé o en lo que estimen oportuno. Una maniobra conservadora e inteligente para utilizar ese beneficio como comodín en el ejercicio de ingeniería financiera que harán para cuadrar las cuentas al final de la temporada que viene.


Además de este truco financiero, la otra noticia de la asamblea es la cortina de humo que ha levantado Florentino para evitar que se analicen sus categóricas palabras sobre la Superliga. “La pandemia lo ha cambiado todo. Somos más vulnerables. El fútbol necesita nuevas formas para ser más competitivos. Todo el mundo aboga por la reforma del panorama competitivo actual. Hay saturación del calendario que afecta negativamente a las competiciones y los aficionados tienen dificultades para identificarlas. Tienen consecuencias de salud para los jugadores que se lesionan. La reforma no puede esperar”, señaló el presidente. Para más tarde recordar que el Real Madrid, “desde 1902”, siempre ha participado en las reformas de la historia del fútbol. “Los grandes clubes europeos tienen miles de millones de seguidores. Tenemos que afrontar un cambio. Las nuevas generaciones consumen más contenidos y nuestro deber es adaptarse para que el fútbol sea el contenido más demandado”, apuntó. Sin pronunciar la palabra 'Superliga', el presidente se posicionaba con firmeza del lado del nuevo orden del fútbol europeo.

El capote involuntario de Tebas

Sin embargo, en el Real Madrid, incluido su presidente, sospechan que un posicionamiento abierto a favor de la Superliga podría provocar que la UEFA, contraría a la nueva competición, pase factura al club en sus competiciones. Y eso explica las declaraciones posteriores que soliviantaron al madridismo e incendiaron las redes sociales: “En la televisión hay veces que no repiten jugadas que son muy importantes. Todo el mundo ve que hay una gran diferencia no solo en la repetición de las imágenes sino en los comentarios de las personas que no son nunca favorables al Real Madrid. Es un clamor popular el diferente trato que nos hacen al Real Madrid y al resto de equipos”. Pérez provocaba una polémica intencionada para desviar la atención del tema de la Superliga, iniciativa que capitanea junto a la Juventus, entre otros clubes.

La maniobra le salió redonda a Florentino cuando entró al trapo uno de sus enemigos íntimos, Javier Tebas, presidente de LaLiga y víctima colateral de la Superliga. Ese es el problema que preocupa a Tebas, que advirtió: “Creo que el presidente del Real Madrid anda muy despistado con el tema de la Superliga. Deben informarle mejor”. Sin embargo, después cometió el error de entrar a la muleta de Florentino sobre la parcialidad de los medios. “Sobre las retransmisiones... Si cree que no son objetivas, en el mando a distancia hay una opción para escuchar el partido con Real Madrid TV, seguro que son más objetivas”. Respuesta muy celebrada en las redes e, incluso, en el entorno del presidente, porque lograba el objetivo de desviar la atención.

En resumen, un buen domingo para Florentino, que aprobó las cuentas, se guardó un as en la manga con su maniobra financiera, declaró lo que sus socios de la Superliga querían escuchar, y fue capaz de desviar la atención a un debate artificial al que entró incluso un Tebas muy torpe. Precisamente él era quien debía haber puesto el foco en las palabras de Pérez sobre la Superliga.

Florentino Pérez
El redactor recomienda