España podría quedarse sin el Mundial 2030 por su fracaso en la lucha antidopaje
  1. Deportes
La pelota, en el tejado de la Justicia

España podría quedarse sin el Mundial 2030 por su fracaso en la lucha antidopaje

La Agencia Mundial Antidopaje ha recurrido a la AN la sentencia que exculpó al ciclista Ibai Salas de dopaje. España, en riesgo de incumplir el código mundial y recibir sanciones duras

Foto: El corredor del Burgos ­BH Ibai Salas, en la Vuelta Ciclista al País Vasco de 2018. (EFE)
El corredor del Burgos ­BH Ibai Salas, en la Vuelta Ciclista al País Vasco de 2018. (EFE)

La desconfianza internacional hacia España por su incapacidad institucional en la lucha contra el dopaje alcanzó en noviembre un nuevo escalón, después de que la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) haya decidido recurrir ante la Audiencia Nacional un fallo de la Justicia española que libra al cliclista (ya exciclista) Ibai Salas de su condena por alteraciones en el pasaporte biológico que demostraban el consumo de sustancias prohibidas.

La importancia de la decisión que tome la Audiencia Nacional sobre este asunto en el futuro es capital: si el juez confirmase esa sentencia (que revocaba un laudo del Tribunal Internacional de Arbitraje Deportivo, TAS), España incumpliría automáticamente el Código Mundial Antidopaje. Entre las posibles sanciones, podría ser inhabilitada para albergar campeonatos mundiales (e incluso excluida de participar en eventos como los Juegos Olímpicos): un escenario muy poco halagüeño para las intenciones del Gobierno de organizar junto a Portugal el Campeonato Mundial de Fútbol de 2030 (cuyo proceso de licitación se lanzará en el segundo semestre de 2022).

Imagen de un laboratorio antidopaje. (EFE)
Imagen de un laboratorio antidopaje. (EFE)

El pasaporte biológico

El gran escollo es el pasaporte biológico, elemento central de la política antidopaje contemporánea, admitido por todos los países occidentales signatarios del Código Mundial Antidopaje menos España. Se trata básicamente de la recopilación de los parámetros fisiológicos de un deportista a través de diversos análisis (sangre, sobre todo, y orina) durante un espacio de tiempo prolongado para detectar anomalías atribuibles exclusivamente a conductas prohibidas.

"Hoy en día", como dice la Agencia Española Antidopaje (AEPSAD), "se crean nuevas drogas y sustancias dopantes a un ritmo sin precedentes. Algunas de ellas son sumamente indetectables y desaparecen del cuerpo sin dejar rastro en menos de 24 horas. Hasta que se logra el desarrollo y aplicación de un test válido para descubrirlas, pueden pasar años. Por estas razones, el pasaporte biológico es una excelente alternativa para garantizar el juego limpio en el deporte de élite, ya que está basado en la estabilidad fisiológica del cuerpo humano, y los marcadores biológicos seguirán siendo válidos durante décadas".

La Justicia española no piensa de la misma manera. En su reciente, pero ya célebre, sentencia de octubre pasado, el Juzgado Central de lo Contencioso-Administrativo número 7 de Madrid falló a favor de Ibai Salas y en contra del TAS (localizado en Lausana, Suiza) porque no considera el pasaporte biológico un medio de prueba válido: es decir, estima que puede generar indefensión en el deportista. Este argumento ya fue utilizado por el Tribunal Administrativo del Deporte español en un fallo anterior que había sido tumbado por el TAS suizo; en la práctica, ambos negaban la validez de la legislación española actual, a pesar de que esta haya sido aprobada tanto por la AMA como por el TAS. (El artículo 39 de la Ley Orgánica de Protección de la Salud del Deportista y Lucha contra el Dopaje en la Actividad Deportiva incluye explícitamente el pasaporte biológico como "medio de prueba admisible").

Foto: El dopaje en el fútbol.

Los malos precedentes

El asunto fundamental, pues, se circunscribe a la admisión del pasaporte biológico, herramienta admitida en todo el mundo menos en nuestro país. (Lo que profundiza la percepción internacional sobre España después de episodios tan sonados como la fallida operación Puerto o el caso de Alberto Contador, que fue apoyado sin reservas desde el primer minuto por el entonces presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero).

Después de pensárselo durante semanas, la AMA ha cedido a la presión de la Agencia Española Antidopaje (AEPSAD) y decidido finalmente recurrir esa sentencia ante la Audiencia Nacional. Al estar recurrida, no es firme, y no provoca por tanto el incumplimiento del código mundial; si la Audiencia confirma el año próximo ese fallo del contencioso, comenzaría el proceso sancionador, con las posibles consecuencias ya descritas (y excelentes argumentos políticos para las candidaturas rivales de España y Portugal al Mundial 2030).

"El riesgo no afectaría solo al Mundial, por supuesto", dicen a este periódico altas fuentes del deporte español: "También a la Copa Davis, por ejemplo". Cabe destacar que España es un importante organizador de campeonatos internacionales, como el Eurobasket femenino de 2021 o la Soldheim Cup (golf) de 2023. "Si no fuera por el recurso, ya estaríamos en incumplimiento", afirma el director de la AEPSAD, José Luis Terreros. (Los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 están a salvo, por los plazos judiciales, dilatados aún más por el atasco derivado del confinamiento).

El director de la AEPSAD, José Luis Terreros, y la comisaria al mando de la operación, Pilar Álvarez, durante una rueda de prensa en 2018 tras la desarticulación de una red de dopaje. (EFE)
El director de la AEPSAD, José Luis Terreros, y la comisaria al mando de la operación, Pilar Álvarez, durante una rueda de prensa en 2018 tras la desarticulación de una red de dopaje. (EFE)

El antecedente de Río 2016

"El problema es la percepción de que en España no se persigue el dopaje", remarcan las citadas fuentes. En la AEPSAD, tras semanas de verdadera preocupación, reconocen estar "algo más tranquilos" después del apoyo explícito de la AMA a su trabajo y seguimiento del pasaporte biológico. "Pienso que las federaciones persiguen el dopaje en España", dice Terreros, "pero la historia ha hecho mucho daño. Y esta revocación del laudo del TAS nos coloca en peligro". España y su agencia ya fueron suspendidas en 2016 por falta de armonización legislativa al código mundial, lo que pudo comprometer la participación de los deportistas españoles en Río 2016: una catástrofe que no llegó a ocurrir, entre otras cosas, por la comparación con el dopaje masivo de Estado en Rusia.

"El problema es la percepción de que en España no se persigue el dopaje"

No hay estimación fiable sobre cuánto puede tardar la Audiencia Nacional en dirimir este asunto, confirman fuentes judiciales. Ahora mismo, España está en cumplimiento, al haberse ya tramitado el proyecto de la nueva Ley Orgánica de Lucha contra el Dopaje en el Deporte, que adapta nuestra normativa al nuevo Código Antidopaje de la Agencia Mundial (en vigor a partir del 1 de enero de 2021). Una de sus novedades es que el cuestionadísimo Tribunal Administrativo del Deporte (TAD), dependiente del Consejo Superior de Deportes al igual que la propia AEPSAD, ya no revisará más casos de dopaje en el futuro: será sustituido por un tribunal especial compuesto por médicos, juristas y profesionales del deporte.

La pelota está en el tejado de la Audiencia Nacional. En el Consejo Superior de Deportes, prefieren no especular con las consecuencias de un fallo confirmatorio por parte de la AN. "Tendríamos un problema muy serio", afirman fuentes autorizadas: "Solo quedaría apelar al Supremo, y ya no sería tan fácil convencer a la AMA de que interpusiese otro recurso. Habría sanciones, y un problema potencialmente muy grave para nuestros deportistas y nuestras candidaturas del que nadie parece ser muy consciente hoy".

Antidopaje Dopaje
El redactor recomienda