La sanción de la NCAA ha generado indignación

La pifia universitaria de 252 dólares que deja sin trofeos a dos tenistas españolas en EEUU

La NCAA (organizadora del deporte universitario en Estados Unidos) ha despojado al equipo femenino de tenis de la UMass de sus títulos entre 2014 y 2017 por un intrascendente error burocrático

Foto: El equipo femenino de tenis de UMass, tras ganar la A10.
El equipo femenino de tenis de UMass, tras ganar la A10.

Laura Moreno Martínez (murciana) y Ana Yrazusta Acosta (de Las Palmas) tienen 24 años y han dedicado gran parte de su juventud al tenis. "Nos lo hemos tomado muy en serio", reconoce Yrazusta en conversación con este periódico. Ambas coincidieron en la Universidad de Massachusetts en 2015: la mejor manera de crecer deportivamente era conseguir una beca deportiva y académica, y allí la encontraron: cubría el cien por cien de sus gastos (salvo los viajes a España) para estudiar Gestión Turística (Laura) y Administración Deportiva (Ana).

La UMass (como es popularmente conocida) no es una de las universidades con mayor tradición deportiva de Estados Unidos, pero su equipo femenino de tenis fue progresando durante esos años y consiguió en 2017 un triunfo memorable: la Atlantic 10 Conference (A10), que da acceso al campeonato tenístico nacional. Hoy estas dos tenistas españolas viven de nuevo en sus regiones de origen. Están indignadas. La National Collegiate Athletic Association (NCAA), poderosa asociación que organiza la mayoría de las competiciones deportivas universitarios en Estados Unidos, ha retirado tres años de victorias al equipo femenino de tenis (y al masculino de baloncesto) por un error administrativo menor: el pago indebido de 252 dólares a dos tenistas –que no sabían nada– para pagarles un teléfono de linea en casa en la temporada 2015-16.

"Nos cambió la vida"

"Es muy difícil que alguien externo al equipo comprenda el esfuerzo y las lágrimas que hay detrás de ese título de conferencia", afirma Moreno: "Para mí, personalmente, ha sido uno de los mayores logros de mi vida, porque tuvimos que pasar por muchísimo como equipo ese año, a cualquier compañera que compartió esa experiencia le cambió la vida. Esto es totalmente injusto".

El equipo de UMass celebra su victoria en la Atlantic Conference. (Ana Yrazusta es la segunda por la izquierda).
El equipo de UMass celebra su victoria en la Atlantic Conference. (Ana Yrazusta es la segunda por la izquierda).

A primera vista, en efecto, un error administrativo menor y único parece un motivo absurdo para inhabilitar tres años de trabajo y éxito (esa ayuda, desconocida por las jugadoras, no otorgó aparentes ventajas competitivas). Sin embargo, la NCAA ha actuado de forma fulminante: cuando este mes una auditoría interna descubrió que en la temporada 2015/2016 dos de las tenistas (Brittany Collens y Anna Woosley) habían recibido por error esos 252 dólares de más (126 dólares cada una) de parte su universidad, el organismo no solo multó a la UMass con 5.000 dólares, sino que despojó a los dos equipos de sus victorias entre 2014 y 2017; entre ellas, el título de campeonas del Atlantic 10 Conference, el trofeo más importante de todos.

El equipo de tenistas ha abierto una petición en Change.org que tiene más de 4.000 adhesiones, y su historia ha llegado a ESPN o The Boston Globe, el periódico donde sucedieron los hechos narrados en la película Spotlight, que dedicó uno de los artículos más leídos de este mes a la "hipocresía de la NCAA". “Sé que es difícil de entender", explica Ana Yrazusta a El Confidencial, "pero esa ayuda fue para poder enganchar un teléfono fijo a la pared. No tiene el menor sentido, fue un error administrativo por el hecho de que ya no vivían en el campus. Nos costó muchísimo ganar ese título de conferencia. ¡Es absolutamente desproporcionado!".

Acusaciones de trampas

En el océano oscuro de las redes sociales las tenistas han empezado a recibir mensajes y acusaciones de hacer trampas. La Universidad ha reconocido el error y contratado un nuevo controlador financiero para evitar errores en el futuro, pero califica el castigo de "inapropiado y desproporcionado". Mientras tanto, antiguos tenistas de UMass están solicitando una revocación de la sanción y reformas profundas en el el comité organizador de la NCAA.

Britanny Collens. (Cortesía de UMass)
Britanny Collens. (Cortesía de UMass)

Brittany Collens, profesional en el circuito ITF desde que abandonara la universidad en 2017, afirmó al Boston Globe que se enteró de la noticia en el coche y creyó que era un chiste. Ella ha sido la cara visible de la iniciativa en Change.org: "El castigo envía el mensaje de que hicimos trampas, de que hicimos algo mal. [...] Nos dimos cuenta de que es un asunto más grave, en el que la NCAA no ha protegido a sus estudiantes-atletas. Desde luego, no es la primera vez, pero esperamos que sea la última".

Ana y Laura han decidido colaborar desde España. "Como equipo y jugadoras de tenis que somos, no tenemos ninguna culpa. Y esas dos jugadoras no tenían ni idea. Ni la más mínima idea de haber recibido ese dinero. Si hay un error administrativo se debe castigar a la administración. Nosotras somos jugadoras de tenis, que jugamos al tenis, nada más".

Deportes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios