Su segunda etapa es una ruina

El Atlético medita vender a Diego Costa por su bajo rendimiento y la falta de ingresos

Por rendimiento y edad, la decisión que sopesan estos días en el Atlético de Madrid es la de desprenderse de su delantero titular. Su futuro está en el aire, pero no hay margen para gastar

Foto: Diego Costa, con gesto de frustración, en un partido del Atlético de Madrid. (Efe)
Diego Costa, con gesto de frustración, en un partido del Atlético de Madrid. (Efe)

La pérdida de ingresos que provoca el coronavirus trastoca los planes del Atlético de Madrid para confeccionar un nuevo proyecto que tiene, entre sus prioridades, reforzar el equipo con un delantero. Al equipo de Simeone le falta gol. Es su principal carencia, pese a que en los últimos años ha incorporado numerosos efectivos ofensivos: Lemar, Morata, Diego Costa y Joao Félix. Con menos ingresos y en un mercado a la baja, los dirigentes del club y el Cholo buscan fórmulas y candidatos para darle un plus goleador al equipo. Estudian qué hacer con Diego Costa.

El futuro del delantero hispano-brasileño es incierto. Está en el aire. Sin las pérdidas del coronavirus estaría fuera. Con este escenario de crisis financiera es posible que no tenga otra opción que seguir una temporada más. Será la última en su contrato. En 2021 quedará libre y no dejará ni un euro en las cuentas del Atleti. Por rendimiento y edad, la decisión que quieren tomar en el Atlético de Madrid es la de desprenderse de Diego Costa. Queda poco más de un mes para moverse en el mercado de fichajes que finaliza el 5 de octubre.

Simeone da instrucciones a Diego Costa. (Efe)
Simeone da instrucciones a Diego Costa. (Efe)

Diego Costa ha tenido un bajón considerable en su segunda etapa en el Atlético de Madrid. El balance de la pasada temporada es pésimo: 5 goles y 5 asistencias. Ningún tanto en la Champions. Está sentenciado a ojos de los dirigentes, pese a que Simeone siga imaginando que puede recuperar la mejor versión del delantero voraz y agresivo que hacía goles y daba un plus de carácter al equipo. En los dos últimos años y medio, desde que regresó del Chelsea, ha marcado 17 goles y ha dado 13 asistencias. La segunda parte en el Atleti se puede calificar de ruinosa. Costó 60 millones de euros y hoy no saldría por más de 20. Su sueldo es de 8,5 millones de euros netos.

En búsqueda de un goleador

Desde que regresó se ha perdido 58 encuentros (47 por lesión y 11 por sanción). Esta temporada estuvo apartado por una lesión cervical. En octubre cumple 32 años. Una edad que, en otros jugadores, se considera como la de la madurez. Pero que en el caso de Diego Costa y con la altísima exigencia que requiere Simeone se puede tener dudas. Su caso sigue pendiente de resolver en una planificación que ya mira quiénes serían los sustitutos. En la lista de candidatos están el delantero Alexandre Lacazette (francés que juega en el Arsenal) y Arkadiusz Milik (polaco del Nápoles). El nombre de Edison Cavani sigue relacionándose por la insistencia de Simeone.

El problema que tiene el Atlético de Madrid es que debería ponerse a vender jugadores o tener un plan de ahorro importante para cumplir con el control económico de la Liga. Está al límite por el gasto en la masa salarial y el perjuicio que ocasiona en los ingresos el coronavirus. Este control solo le permite gastar el 25% de lo que ingrese por la venta de jugadores. En el caso de traspasar a Thomas Partey por los 50 millones de euros de su cláusula, podría utilizar 12,5 millones de euros. El Arsenal es uno de los equipos que está interesado en el ghanés y Simeone se resiste.

Hay que vender jugadores, como sucede en otros clubes, para hacer caja y poder tener un plan de gasto para los fichajes. En la lista de salidas que maneja el Atlético de Madrid están, además de Diego Costa, los nombres de Lemar (con el problema de que solo tiene el 70% de los derechos), Vitolo y Ángel Correa. No se pueden mantener las altas fichas en este contexto de crisis y, a la vez, hay que buscar cómo reforzar un equipo que decepcionó contra el Leipzig en los cuartos de final de la Champions.

Thomas Partey choca la mano de Correa. (Efe)
Thomas Partey choca la mano de Correa. (Efe)

Esta semana se ha producido una venta. La del defensa Caio Henrique al Mónaco por 10 millones de euros. Un brasileño que ha jugado cedido en los últimos años en el Paraná, Fluminense y Gremio. Y que tiene el increíble dato de haber disputado solo 69 minutos en su etapa en el Atleti. En un partido de Copa del Rey, en 2016, contra el Guijuelo. Hay pequeños movimientos. Faltan los grandes. El club ha fichado a un portero croata, Ivo Grbic (24 años), procedente del Lokomotiv de Zagreb que llega, en principio, como sustituto de Antonio Adán, que finalizó contrato y se marcha al Sporting de Portugal. Decimos en principio porque nadie se quiere imaginar que haya que desprenderse de Jan Oblak, una figura del equipo que aliviaría la situación económica.

A Simeone le gustaría hacer algún que otro retoque en el equipo. Fichar un goleador es una prioridad, pero también reforzar el centro del campo con un mediocentro que dé equilibrio y recupera la solidez y la intensidad del estilo. Con Marcos Llorente reconvertido a posiciones de ataque, el nombre que más suena es el de Marc Roca Junqué, centrocampista del Espanyol que tiene una cláusula de rescisión de 40 millones de euros y el Atleti no puede pagar. Gil Marín y Simeone tienen que tomar decisiones importantes, valorar caso por caso, y encajar piezas para el siguiente proyecto.

Deportes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios