A UN AÑO DE LOS JUEGOS Y EL MUNDIAL DE HUELVA

A Carolina Marín le desmantelan el equipo: sin preparador físico y sin fisio

El despido de Guillermo Sánchez de la Unidad de Control del Rendimiento, dependiente de la AEPSAD, y la marcha de Diego Chapinal a Osasuna dejan a la campeona sin dos piezas clave para ella

Foto: Carolina Marín, durante un partido del Yonex All England disputado el pasado mes de marzo. (EFE)
Carolina Marín, durante un partido del Yonex All England disputado el pasado mes de marzo. (EFE)

Es la cruda realidad del deporte español y la consecuencia de 'nacionalizarlo' con siniestros pactos como el de Viana. De poco sirve sacarle una millonada al fútbol profesional cuando de lo que se trata es de generar recursos y gestionarlas para que el resto de deportes sean sostenibles y no unos simples mantenidos con el dinero de LaLiga. Llegan los recortes y se corta por lo sano. Y eso que hablamos de una de las principales deportistas, si no la más importante, de la historia como es Carolina Marín. Campeona olímpica, única tricampeona del mundo de un deporte tan elitista como el bádminton y cuatro veces de Europa, además de otras dos por equipos.

Ahora que por fin se ha librado del condenado David Cabello, el presidente federativo que paradójicamente tanto obstaculizó su proyección, la andaluza se ha quedado de golpe y plumazo sin preparador físico y sin fisioterapeuta. Todo un contratiempo en vísperas de iniciar la preparación, si todo va bien, de los Juegos de Tokio y del Mundial que albergará su Huelva natal. Bueno, en realidad no se queda solo ella, sino el bádminton español, pues junto a Carolina en el CAR de Madrid se entrenan otros siete jugadores y jugadoras.

El pasado 25 de junio, Guillermo Sánchez, el que ha sido preparador físico de confianza de Marín durante los últimos años y a quien precisamente tenía previsto acompañar a hacer un stage en el CAR de Sierra Nevada, fue despedido, finiquito incluido, de la Unidad de Control del Rendimiento, dependiente del Centro Médico y a su vez este de la Agencia Española de Protección de la Salud en el Deporte (AEPSAD). Cuando el Centro Médico dependía directamente del Consejo Superior de Deportes (CSD) tenía su propio presupuesto, pero ahora depende a la AEPSAD, donde la prioridad es la labor de la agencia antidopaje.

El hecho de que, según le explicaron a Guillermo, la AEPSAD ha sufrido un recorte de 3 millones de euros es lo que ha llevado a sus dirigentes a prescindir de sus servicios "por la falta de recursos", cuando lo normal es que hubiera aguantado al menos hasta los Juegos Olímpicos. Guillermo se encargaba desde su puesto en la Unidad de Control del Rendimiento de la preparación física de deportistas de diferentes federaciones, entre ellas la de bádminton. Cabe recordar que la AEPSAD está dirigida por José Luis Terreros, si bien el responsable del Centro Médico es Fernando Gutiérrez, a quien Sánchez reprocha que no haya defendido, no ya su puesto, que también, sino la importancia de una unidad que se queda muy debilitada y en breve lo estarán aún más con la marcha de otro de sus miembros a un equipo de baloncesto.

Carolina Marín, durante uno de sus entrenamientos antes del confinamiento. (EFE)
Carolina Marín, durante uno de sus entrenamientos antes del confinamiento. (EFE)

Aunque por motivo obvios Carolina Marín ocupa un lugar importante en el trabajo del preparador físico, en realidad se encargaba de los ocho jugadores y jugadoras que están en el CAR de Madrid entrenándose a las órdenes de Fernando Rivas y Anders Thomsen. Para completar su trabajo, Guillermo llegó a un acuerdo con la FESBA y por las tardes se dedicaba al bádminton en exclusiva y de manera especial a Marín. De hecho, su trabajo fue fundamental para la recuperación y readaptación de la campeonísima tras la grave lesión de rodilla que sufrió en enero de 2019.

Llamada de Carolina a su federación

Fue el propio 'Guille', como le llaman los deportistas, quien tras conocer su despido del Centro Médico contactó con la FESBA para ver la posibilidad de ampliar su trabajo con el bádminton a tiempo completo, ya que los 700 euros que cobra no le dan para vivir. Sin embargo, y aunque es cierto que tras la dimisión de Cabello la situación en el bádminton español se encuentra en un tránsito hacia la vieja normalidad, precisamente la excusa del proceso electoral ha servido para que Carlos Longo, presidente de la Comisión Gestora, haya rechazado su propuesta.

Así las cosas, fue la propia Carolina Marín la que se puso en contacto con su federación para mediar e intentar hacer recapacitar a sus gestores, aunque sin éxito, lo cual desgraciadamente recuerda a la época de Cabello, a quien, por cierto, el CSD sigue investigando. Su sombra sigue siendo demasiado alargada y, salvo un giro radical en la cúpula del bádminton español, parece que será complicado librarse de ella. El problema es que Guillermo Sánchez tiene que tomar una decisión. Ver si puede aguantar a que la FESBA tenga nuevo presidente, algo que no sucederá hasta octubre, o si por el contrario coge otro camino.

Diego Chapinal, el primero por la izquierda,
Diego Chapinal, el primero por la izquierda,

Lo curioso es que los siete técnicos colaboradores que tiene la FESBA, es decir, los seleccionadores sub 13, sub 15, sub 17, sub 19, absoluto, parabádminton y el responsable del CTD (Centro de Tecnificación Deportiva) han seguido cobrando a pesar de no haber podido desempeñar su labor, es decir, no haber trabajado, y así lo van a seguir haciendo hasta diciembre. Teniendo en cuenta que su gasto es de unos 4.000 euros al mes, parece que buscar una solución a la situación del preparador físico de los ocho jugadores y jugadoras del CAR de Madrid no debía haber sido tan complicado. Será cuestión de la interinidad, pero se antoja más de lo mismo y normal que haya quien lo vea en clave electoral.

A diferencia del despido de Guillermo Sánchez, la marcha de Diego Chapinal, el fisio de confianza de Carolina, es más comprensible, pues ha recibido una oferta de un club de LaLiga como es Osasuna y no hace falta volver a recordar la diferencia del dinero que se mueve en el fútbol profesional y en el resto de deportes. Una pena que a la campeona olímpica le desmantelen el equipo. Es de suponer que noticias como estas no gustarán en el CSD que actualmente preside Irene Lozano. Pero esta es la auténtica política deportiva, la que no vela por los intereses de los deportistas a los que luego es muy fácil acercarse para salir en la foto cuando ganan una medalla, algo que en el caso de Carolina Marín suele ser bastante habitual.

Deportes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios