pasa factura al gobierno

Cómo el 'pijo' de Feliciano López abronca a los socios de Pedro Sánchez

Feliciano López se desquita de aquellos que le llamaron pijo, millonario y mediocre en un momento crítico del confinamiento por afear a Alberto Garzón. Ahora carga su ironía contra Pablo Iglesias

Foto: El tenista español Feliciano López durante la semifinal de la Copa Davis. (Efe)
El tenista español Feliciano López durante la semifinal de la Copa Davis. (Efe)

Primero fue Alberto Garzón y ahora Pablo Iglesias. Feliciano López tiene, en especial, una conducta de reprimenda con los socios de Pedro Sánchez. No les pasa una. Los abronca. Si hubiera que hacer un repaso de las críticas que han salido del mundo del deporte desde que se declaró el estado de alarma en España sería complicado establecer quién es el más duro contra la gestión del Gobierno. Hay de todo. Muchos de nuestros deportistas y algunos extranjeros que viven en nuestro país (es el caso de Luis Figo) han estado y siguen activos en las redes sociales. De sus mensajes y declaraciones en conversaciones en su Instagram han salido durísimas críticas. De alguna u otra forma han mostrado su malestar e indignación en diferentes momentos del confinamiento y ahora en la desescalada. Con las competiciones canceladas, los ‘bolazos’ han corrido por las redes y el último de ellos es del tenista Feliciano López.

Hay una sensación generalizada del poco nivel de nuestros políticos. Más preocupados por capitalizar votos y tirarse los trastos a la cabeza. Entre unos y otros, la crispación va en aumento y lo peligroso es que derive en el odio. Las reacciones a este tipo de comportamientos provocan una avalancha de comentarios que sobrepasan las líneas del respeto y se fanatizan. Feliciano López vuelve a ser protagonista por recoger el pelotazo de Cayetana Álvarez de Toledo a Pablo Iglesias.

“Disculpen mi absoluta ignorancia. ¿El FRAP perpetró acciones terroristas allá por los años 1973-75? No había nacido todavía y si a eso sumamos que soy pijo-tenista-tonto-subvencionado-analfabeto estoy seguro que entenderán mi pregunta. Gracias”, es el tuit de Feliciano cargado de una ironía que, lógicamente, lleva gasolina y provoca lo que suele suceder en estos casos: un incendio en las redes de enormes proporciones.

La España dividida

Feliciano no se lo pensó dos veces. Subió a la red a machacar, utilizando lenguaje tenístico. Puso un tuit con toda la carga irónica y la potencia que puede tener un raquetazo cuando te llega un pelota franca. Feliciano se desquita de todos aquellos que le llamaron pijo, millonario y mediocre en un momento crítico del confinamiento. El 14 de abril respondió a Alberto Garzón. El ministro de Consumo celebró el aniversario de la II República y Feliciano se lo reprochó: “¿Rompemos el confinamiento para celebrarlo? Nos importan otra cosas al 99,9% a los españoles”. Le cayeron todo tipo de improperios. Con la polémica del FRAP se toma su revancha.

Así está el mundo del deporte. Cancelado, pero no callado. Cada vez son más los deportistas que aparecen para criticar y posicionarse políticamente. Lógicamente están afectados por las consecuencias económicas que provoca el coronavirus y les afecta a sus bolsillos. A menos partidos y torneos, menos ingresos. Es duro para todos, pero el sector del deporte lo está sufriendo y hay quiénes no se callan. El sábado pasado fue el portero del Aston Villa, el español Pepe Reina, el que aplaudió la manifestación monitorizada de VOX (el tuit del portero fue retuiteado por Feliciano). Antes, el portugués y ex futbolista Luis Figo, se unió a la cacerolada contra el Gobierno. A este grupo crítico pertenece el delantero del Granada, Roberto Soldado, que se atreve con todo y su última aparición es con una mascarilla de la Guardia Civil. En defensa de la Benemérita por la polémica que persigue al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska.

Este es el escenario pantanoso en el que se mueve nuestro país. Cada vez más dividido, como vaticinó otro referente del tenis en pleno confinamiento. David Ferrer, en declaraciones a El Confidencial, avisó de lo que se nos venía encima: “No sé si esto nos va a unir más o separar. La división me produce malestar y amragura”. No se equivocó. Estamos fracturados. La leyenda, Rafa Nadal, fue crítico con el Gobierno en su momento y reflexionó sobre la desgracia de no haber tomado las medidas preventivas adecuadas. Pero no pasó la línea que otros deportistas están dispuestos a seguir para denunciar o hacerle pagar la factura al Gobierno de coalición que preside Pedro Sánchez.

Deportes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios