pandemia, accidente de su padre, lesiones...

Los peores meses de la vida de Carolina Marín y sus ganas de volver con más fuerza

La onubense habló acerca de cómo ha sido su vida durante los últimos meses después de que se sucedieran en el tiempo el accidente que sufrió su padre y el confinamiento por el coronavirus

Foto: Carolina Marín quiere volver a las pistas para olvidar estos meses duros por los que ha pasado. (EFE)
Carolina Marín quiere volver a las pistas para olvidar estos meses duros por los que ha pasado. (EFE)

"Creo que han sido los peores meses de mi vida, no se los deseo ni a mi peor enemiga". Carolina Marín habló acerca de cómo ha sido su vida durante los últimos meses después de que se sucedieran en el tiempo el accidente que sufrió su padre y el confinamiento derivado de la pandemia del coronavirus, y explicó que fueron los peores meses de su vida. Aunque ahora ya trabaja para volver lo más fuerte posible a las pistas.

“Han sido meses muy duros por la situación personal que he tenido, el problema personal de mi padre con el que he tenido que estar todos los días en el hospital con él. Momentos muy duros al límite de las emociones", dijo. Recordar que a mediados de febrero el padre de la campeona olímpica de bádminton sufrió una caída en el trabajo, con la mala fortuna de que se golpeó la cabeza y resultó herido de gravedad. "Ni en partidos ni en entrenamientos puedo llegar a ese límite emocional. Por la situación personal ha sido muy duro, emocionalmente he estado al límite", añadió en una conferencia de prensa telemática organizada por el Comité Olímpico Español (COE).

Muchas piedras en el camino

La realidad es que ha vivido un año con muchas piedras en el camino. Uno de sus momentos más duros en lo deportivo fue su lesión a comienzos del año pasado cuando mejor se encontraba. Rotura de ligamento cruzado de la rodilla derecha. En ese momento Carolina Marín sentía que había recuperado su esencia y ella misma reconocía que se encontraba mejor incluso que cuando disputó y ganó los Juegos Olímpicos de Río.

Se esperaban ocho meses en el dique seco, pero se recuperó en tiempo récord. Cuando todo parecía solucionado, un virus la tuvo enferma todo noviembre y el reciente accidente de su padre en febrero fue la gota que colmó el vaso. Aún así, Marín quiere sacar el lado positivo de este sufrimiento. "De esto saco bastantes cosas positivas. He vivido en un límite emocional muy alto y quiero sacarle provecho a eso para que una vez que me meta en la pista pueda trabajar esas emociones en otro límite más bajo del que he tenido", comentó. En cuanto al futuro deportivo que le espera, indicó: "Mínimo hasta septiembre no vamos a competir, está ya confirmado. Esperemos que conforme se vaya acercando la fecha la federación mundial empiece a decir algo. Hemos tenido que cancelar muchos torneos que no sé si se van a cambiar de fecha o no".

Una de las buenas noticias para Marín dada la situación que atraviesa es ese parón que está sufriendo su deporte y el aplazamiento de los Juegos Olímpicos. La onubense tendrá que esperar un año para poder defender el oro que logró en Río en 2016, y la noticia del aplazamiento de los Juegos de Tokio a 2021 es un alivio para ella. "Ha sido una suerte que aplazaran los Juegos por todo el año que he llevado. La situación personal de mi padre mi estaba lastrando muchísimo, mentalmente no estaba en lo que tenía que estar pese a seguir compitiendo. La suerte de que se aplacen los Juegos un año hace que con tranquilidad y tiempo los pueda preparar muy bien y mentalmente esté mucho más preparada, confesó. “Íbamos a estar al 30 o 40 por ciento y además ahora lo importante es la salud”, explicaba recientemente Carolina.

Carolina Marín está deseando volver a las pistas. (EFE)
Carolina Marín está deseando volver a las pistas. (EFE)

"Está deseando volver"

Otra buena noticia para la onubense es que ha podido mejorar su relación con su entrenador, Fernando Rivas, más si cabe. Rivas se encuentra en Madrid y ha sido un apoyo importante para Marín tanto en lo personal como en lo deportivo. Rivas ya confirmó que están preparando la vuelta a las pistas y explicó que los entrenamientos de estas semanas están volcados en la preparación física y en el análisis táctico, sin la urgencia de preparar los Juegos Olímpicos.

"Ella está deseando volver para estar tranquila y cerrar esta etapa en Huelva, que ha sido muy dura. Mientras tanto, seguimos haciendo preparación física y reuniones. Vamos a ver si el primer día le da al volante", bromeaba

Carolina Marín ocupa actualmente la quinta plaza y el objetivo cuando se produzca el regreso a la competición es claro. "Ser la número 1 o 2 es lo ideal y ser la 3 o 4 es mejor que ser la 5 o la 8. Adaptaremos los torneos en la medida de lo posible para estar en esos puestos", indicó Rivas. Aunque parece claro cual es el objetivo número uno de Marín, la medalla de oro en Tokio. "Carolina va de desafío en desafío. Ha superado una lesión que ha podido poner en peligro su carrera deportiva y un problema personal tremendo. Habiendo pasado esas dos cosas, esto no va a ser uno de sus mayores desafíos", finalizó Fernando Rivas para poner en relieve la situación por la que ha pasado la campeona olímpica. Una situación que ya está deseando aliviar a base de victorias cuando pueda volver a la pista.

Deportes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios