El club eleverá una queja a la UEFA

Insultos, reproches y cerveza: la pesadilla del Getafe en su histórica noche contra el Ajax

Los azulones vivieron una auténtica encerrona en su duelo contra el Ajax en Ámsterdam. A jugadores, afición y familiares les buscaron las cosquillas durante los 90 minutos. El pique continuó en redes

Foto: Jugadores de Ajax y Getafe, enfrentados al árbitro tras una falta. (EFE)
Jugadores de Ajax y Getafe, enfrentados al árbitro tras una falta. (EFE)

Se esperaba un partido bronco y así fue. El encuentro de vuelta perteneciente a los dieciseisavos de final de la Europa League entre el Ajax y el Getafe no estuvo exento de polémica. El encuentro, sobreexcitado tanto en el césped como en la grada. Los roces ya se desataron la semana pasada en el Coliseum Alfonso Pérez. Allí el equipo de Bordalás se impuso con absoluta claridad a los de Ten Hag (2-0). Un duelo en el que los de Ámsterdam no pisaron el área de Soria y acabaron desquicidados por el despliegue, el orden y la solidaridad de los locales. El Ajax no pudo imponer su juego y, lejos de aceptar la derrota, acusaron a los azulones de juego sucio y de perder tiempo. Las pestes al equipo español fueron constantes: desde Dest, hasta Babel e incluso Frenkie De Jong, ahora futbolista del Barcelona. "No juegan para entretener al público. Me resulta molesto ver sus partidos", comentó en una entrevista para el medio neerlandés 'NOS Sport'. Los jugadores del Getafe y Bordalás aguantaron el chaparrón, defendiendo su fútbol, pero eran conscientes de que en la capital holandesa se estaban preparando para recibirles de manera hostil.

Tadic, uno de los futbolistas con más peso en la plantilla 'ajaccied' caldeó aún más la cosa a mitad de semana: "Ellos seguirán tirándose al césped y pidiendo faltas". El buen ambiente que se respiró por las calles de Ámsterdam, todo hay que decirlo, se disipó en cuanto el árbitro pitó el inicio. El Getafe, novato en estas lides, comprobó de primera mano como se las gastan en el Johan Cruyff Arena, un templo histórico, cuando está en juego Europa. El gol de Jaime Mata a los 5' parecía silenciar a las masas, pero la rápida respuesta del Ajax, que empató poco después por mediación de Danilo, desató la euforia. Los aficionados locales creían en la remontada y se cebaron contra todo aquel que vistiera de azul. El encuentro se radicalizó por completo, con protestas aquí y allá y enfrentamientos entre jugadores y entrenadores. Deyverson, que en Madrid ya desafió a los holandeses, fue el enemigo número uno. Cada vez que se acercaba a la banda se sometía a todo un escarnio público. Van de Beek, objeto de deseo en Concha Espina, se le encaró tras una falta. En general, todos los jugadores del Ajax buscaron las cosquillas de sus rivales.

Cara a cara Bordalás y Ten Hag

Al final, era cuestión de tiempo que en los banquillos también perdieran los nervios. Tras una caída de Olivera, De Blind discutió acaloradamente con Bordalás y aquello hizo intervenir a Ten Hag, que se acercó a la zona técnica del Getafe para desaprobar la actitud del alicantino, que replicó con señas claras de "continuad ladrando". Algunos auxiliares como Mejuto González, delegado de campo azulón, tuvieron que ponerse por en medio para que la cosa no fuera a más. El colegiado, sometido a toda una tortura psciológica, despachó aquello con sendas cartulinas amarillas entre el griterió de la grada, encendida, y los 22 protagonistas. "Desde el primer segundo intentaron parar el partido y hacer todo lo posible para que fuera imposible jugar al fútbol, es difícil jugar contra eso”, señaló un Hag visiblemente enfadado al término del encuentro. "Bordalás discutió con un jugador mío a propósito y eso es algo que no puedes hacer como técnico visitante", sentenció en rueda de prensa.

Poco después de aquello, Arambarri y Nyom se las vieron y se las desearon para mantener el temple y no caer en las provacaciones. Damián Suárez y Babel se retaron varias veces y Mata también tuvo algún que otro pique con los centrales holandeses. Parecía imposible que nadie resultara expulsado, pero el encuentro finalizó con todos los jugadores sobre el campo. Si el panorama fue crudo abajo, en la grada más de lo mismo. En general, los 2.500 seguidores getafenses desplazados no tuvieron demasiados problemas, pero sí las familias de los integrantes del plantel, que fueron situadas sin demasiada protección junto a los aficionados locales. Estos les insultaron y también les arrojaron cerveza (también cayó sobre el campo). Decenas de agentes de seguridad tuvieron que intervenir y hasta Ángel Torres, presidente de la entidad al sur de Madrid, anunció en Onda Cero la puesta en marcha de una denuncia a la UEFA por el trato recibido. "No se puede pemitir", dijo.

"Hemos tenido que huir"

El percal era tal que algunas personas decidieron abandonar el estadio para prevenir. La pareja de Marc Cucurella, Claudia Rodríguez, tomó esta dirección y vio el final en el autobús del club. Tanto ella como Carla Carrascosa, mujer de David Soria, denunciaron los hechos en sus redes sociales: "Aquí hemos tenido que ver acabar el partido (adjuntó foto desde el interior del vehículo). Minuto 60, entre insultos, amenazas y objetos voladores hemos tenido que abandonar el estadio", indicó la primera. "Me vuelvo con una de las peores experiencias: ser ubicados junto a la afición local, sin ningún tipo de seguridad, sufrir insultos, intimidaciones y agresiones. Recibir la negación y la total ignorancia de la seguridad del estadio ante esto. Nos hemos visto obligadas a huir, ya que hacer frente hubiera sido peligroso", detalló la segunda. Ambas, como muchas otras, iban acompañadas de niños. La cosa no quedó ahí, el Getafe todavía tuvo trabajo en redes sociales tras el final del choque.

Vitorino Antunes, que no entró en la lista de convocados para la batalla, decidió contestar a Eli Sarasola, portera del PSV Eindhoven. La jugadora, a través de Twitter, se despachó a gusto contra el juego de los de Bordalás: "Lo del Getafe no es fútbol, es una vergüenza". El portugués, ni corto ni perezoso, le espetó: "Con el fútbol femenino en crecimiento y como profesional que eres buscando que os respeten, deberías aprender a respetar. Otra cosa, el fútbol es mucho más que tocar balón. Es un juego de estrategia y cada uno juega sus armas". Numerosos usuarios entraron al trapo, abriéndose una grieta entre los que defendían a Sarasola y los que mostraban su disconformidad, recordándole a la guardameta algunas de sus viejas artimañas, recogidas en un vídeo donde se le ve golpeando a una rival durante un encuentro. Desde su perfil oficial, hasta el Getafe le dedicó unas irónicas palabras: "Gracias, Eli. Aceptamos la 'crítica constructiva' y seguimos trabajando con respeto, humildad y sobre todo, respetando las reglas de este bonito deporte". El Getafe salió airoso de la arena de Ámsterdam, pero le tocó lidar en todos los frentes. Una pesadilla.

Deportes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios