Partido por el campeonato

San Francisco 49ers-Kansas City Chiefs: en qué fijarte si vas a ver la Super Bowl

Sentarse a ver el partido por el título de la NFL puede ser complicado si uno no es fan habitual de la liga. Estos son unos pequeños consejos de a dónde mirar en cada momento

Foto: El casco de los Kansas City Chiefs (i) y el de los San Francisco 49ers, con el trofeo de campeón. (Reuters)
El casco de los Kansas City Chiefs (i) y el de los San Francisco 49ers, con el trofeo de campeón. (Reuters)

Domingo, 00:30 de la noche. Sofá, manta, algo de beber y de picar y, en la tele, una bandera gigantesca de Estados Unidos cubre el verde del Hard Rock Stadium de Miami mientras Demi Lovato entona el himno norteamericano. Después de media hora de disfrutar del show empieza la Super Bowl... ¿y ahora qué?

Si uno no tiene el ojo acostumbrado a todo lo que ocurre en el campo durante un partido de la NFL, puede parecerle que está viendo un caos. Pero es un caos ordenado. Para hacerlo fácil, esta es una pequeña guía de qué ver y cómo ver todo lo que va a pasar durante los 60 minutos de juego entre los Kansas City Chiefs y los San Francisco 49ers.

El Hard Rock Stadium de Miami, sede de la Super Bowl de 2020. (Reuters)
El Hard Rock Stadium de Miami, sede de la Super Bowl de 2020. (Reuters)

Kansas City Chiefs

Son el equipo representante de la Conferencia Americana y llegan a la Super Bowl en el mejor momento de la temporada. Arrancaron con dudas y pasaron una racha negativa antes de volver a coger el impulso que les ha llevado al partido por el título. Se aprovecharon de la derrota de los Baltimore Ravens en el partido divisional y 'solo' tuvieron que derrotar a los Titans en el fortín de Arrowhead, su estadio.

Los Chiefs están entrenados por Andy Reid, un genio de esto. Reid es especialmente bueno cuando tiene tiempo para preparar el partido y ha ganado 22 de los 27 partidos en los que ha tenido dos semanas para estudiar en su rival. Ese será el caso de esta Super Bowl.

¿Dónde mirar cuando atacan los Chiefs?

Kansas City tiene el mejor ataque de toda la liga. Es una ofensiva tremendamente explosiva y casi imposible de parar, por lo que los 49ers aspirarán a limitarla lo máximo posible controlando el reloj y evitando que el 'quarterback' de los Chiefs, Patrick Mahomes (número 15) esté lo máximo posible en la banda con el abrigo puesto.

Si no lo consiguen, están muertos. Mahomes, 'MVP' del año pasado, es un talento generacional, capaz de poner puntos en el marcador con una facilidad y una rapidez que asombra. No hay un lanzamiento que no pueda hacer y si juega cómodo, los Chiefs lo tendrán todo de cara. Mahomes tiene un juego muy vertical gracias a que su potente brazo le permite buscar profundidad a su grupo de receptores, por lo que en cualquier momento puede conectar una gran jugada y ganar muchas yardas.

La línea de ataque (los gordos, para entendernos) tendrá que estar a su máximo nivel porque no ha visto un desafío como el que supone enfrentarse a la línea defensiva de los 49ers. Pero si consigue darle tiempo a Mahomes y mantener la presión lejos de él, puede darse por satisfecha.

Ptraick Mahomes (15) lanza un pase en el partido de 'playoffs' frente a los Houston Texans. (Reuters)
Ptraick Mahomes (15) lanza un pase en el partido de 'playoffs' frente a los Houston Texans. (Reuters)

Más allá de Mahomes, el resto del ataque de Kansas se sostiene sobre el receptor Tyreek Hill (número 10) y el 'tight end' Travis Kelce (87). El primero, posiblemente el jugador más rápido de la NFL, buscará los pases profundos y jugadas rápidas para ganar yardas con sus piernas, mientras que el segundo se encargará de dominar la zona media del campo (la que queda entre los números que hay cerca de ambas bandas) para aprovechar su tamaño y su físico. Ambos son casi infalibles y limitar su participación es una tarea vital para San Francisco.

¿Donde mirar cuando defienden los Chiefs?

Kansas no tiene, ni mucho menos, una defensa dominante. Es una unidad efectiva que está acostumbrada a jugar con el viento de cola y la presión que Mahomes y su ataque ponen en el rival, que se ve obligado a arriesgar para mantener el ritmo anotador.

En los últimos meses han conseguido cerrar su principal herida: el juego de carrera. El ancla que supone Chris Jones (número 95) en el centro de la línea de defensa es vital, aunque habrá que ver en qué condiciones está tras haber pasado entre algodones todos los 'playoffs'. Jugará, claro, pero puede que no esté al 100%.

Chris Jones (95) durante un partido de los Chiefs. (Reuters)
Chris Jones (95) durante un partido de los Chiefs. (Reuters)

Frenar el ataque terrestre de San Francisco es la misión principal. Los 'safetys' (los cierres de la defensa, por decirlo así) Sorensen (número 49) y sobre todo Tyrann Mathieu (número 32) tendrán que ayudar mucho para frenar la carrera. Seguramente Mathieu se encargue también de parar a la estrella rival, George Kittle.

La misión de la defensa de los Chiefs será parar las carreras exteriores de San Francisco y tratar de poner presión contra el 'quarterback' rival con hombres como Frank Clark. (55) Lo normal es que en los 'downs' iniciales San Francisco corra para consumir tiempo y dejarse terceros 'down' cortos para ir desfondando poco a poco a los Chiefs.

San Francisco 49ers

Tras años penando por la liga, los San Francisco 49ers vuelven a ser un contendiente legítimo al título. Con permiso de Baltimore Ravens, han sido el mejor equipo del año, aunque eso valdrá de bien poco cuando salten al emparrillado del Hard Rock de Miami.

A los mandos de la nave está Kyle Shanahan, la mente ofensiva más brillante que ha visto la NFL en las últimas décadas. Shanahan disfruta torturando a los entrenadores de defensa rivales y ya sabe lo que es jugar (y perder) una Super Bowl cuando era coordinador del ataque de Atlanta Falcons.

Los ataques de Shanahan ponen mucho énfasis en los movimientos de los jugadores antes de que el balón se ponga en juego. En casi todas las jugadas veremos cómo un receptor cambia de lado o cómo los corredores se mueven en horizontal a lo largo del campo. De esta manera le arranca información a la defensa en base a cómo reaccionan ante estos movimientos previos.

Kyle Shanahan, entrenador de los San Francisco 49ers, durante un encuentro de su equipo. (Reuters)
Kyle Shanahan, entrenador de los San Francisco 49ers, durante un encuentro de su equipo. (Reuters)

¿Dónde mirar cuando atacan los 49ers?

Jimmy Garoppolo (número 10) estará al mando del ataque minero. Tras pasar años a la sombra de Tom Brady en los New England Patriots, Garoppolo se ha hecho con las riendas de los 49ers y ha sabido interpretar a la perfección lo que quiere Shanahan. Su entrenador sabe que no tiene el talento, el brazo o la explosividad de Mahomes, por lo que le diseña jugadas en las que se encuentre cómodo en las zonas medias del campo.

Garoppolo es el 'quarterback', pero no es el jugador más importante del ataque. De hecho, en los dos partidos de 'playoffs' apenas ha sumado 200 yardas y un 'touchdown' en total. Su labor será gestionar los tiempos del ataque, no arriesgar y, desde luego, no perder el balón en jugadas tontas.

Cuando tenga que lanzar, su primer objetivo será George Kittle (85), un 'tight end' muy veloz y corpulento. El mejor de la NFL en su posición. Kittle puede trabajar cualquier zona del campo como receptor, pero además es un excelente bloqueador cuando su equipo ejecuta una jugada de carrera. Es el eje central del ataque californiano.

Si no ocurre algo extraordinario, los 49ers harán muchas jugadas de carrera. Muchas. Les sirve para exprimir el reloj, mantener a su defensa fresca y descansando en la banca y para hacer que sus rivales acaben reventados. La clásica defensa con el balón de Guardiola. Con la duda de Tevin Coleman (número 26), que, 'a priori', no estará al 100%, el peso lo llevará Raheem Mostert (número 31), que destrozó a los Packers con 220 carreras y cuatro touchdowns en las finales de conferencia.

¿Dónde mirar cuando defienden los 49ers?

San Francisco tiene una defensa extraordinaria, pero es cierto que nunca se ha enfrentado a un desafío como el que supone parar a Patrick Mahomes y sus muchachos. Es una defensa que pone muchísima presión sobre los 'quarterbacks' rivales, a los que agobian solo enviando a cuatro jugadores. Eso les permite mantener a los otros siete en cobertura para mantener una buena red contra el pase.

Nick Bosa y Dee Ford, en un placaje a Kirk Cousins durante un partido de Playoffs. (Reuters)
Nick Bosa y Dee Ford, en un placaje a Kirk Cousins durante un partido de Playoffs. (Reuters)

Esos cuatro jugadores son Nick Bosa (número 97), Arik Armstead (91), DeForest Buckner (99) y Dee Ford (55). Todos ellos son primera ronda del 'draft' y han atemorizado a la liga placando 'quarterbacks'. Mahomes, que también destaca por lo escurridizo que es, será su próximo desafío. Si consiguen llegar hasta él con facilidad, la balanza se inclinará mucho a su favor.

En la parte trasera del campo, jugar contra Richard Sherman (número 25) es encontrarse con la mitad del campo casi vedada. Sherman, uno de los mejores 'cornerbacks' de la última década, ya no tiene la explosividad de años anteriores, pero es un jugador con una inteligencia y una comprensión del juego enorme. Es el eje de la defensa, pues se encarga en solitario de la mitad izquierda del campo y permite que sus compañeros pueblen el resto de zonas para eliminar los espacios.

En cualquier caso, los pases profundos pueden hacerles mucho daño. La velocidad de Mecole Hartman (número 17) o del propio Hill no la van a poder igualar los 'defensive backs' de San Francisco, por lo que tendrán que generar ventajas a través de la colocación y de saber aprovechar las pocas oportunidades que les conceda Mahomes

Shakira y Jennifer López, en Miami. (Reuters)
Shakira y Jennifer López, en Miami. (Reuters)

El último consejo: paciencia

La Super Bowl exige paciencia. Los partidos de la NFL ya son muy largos (unas tres horas y media), pero en este encuentro las pausas publicitarias y los parones son mucho más habituales. Teniendo en cuenta que el 'kick off' será más cerca de la una de la madrugada, lo más normal es que el partido no acabe antes de las cinco de la mañana.

Habrá tiempos muertos, la actuación del descanso de Shakira y Jennifer López hará la pausa todavía más larga y, si el resultado está ajustado, el crono se dentendrá en muchas ocasiones. Paciencia, merecerá la pena.

Deportes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios