victoria por 22-20

España vence a Croacia en un final de infarto y revalida el título europeo de balonmano

La Selección española masculina ganó su segundo Campeonato de Europa consecutivo y consiguió la clasificación para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020

Foto: España regresará a los Juegos Olímpicos ocho años después. (EFE)
España regresará a los Juegos Olímpicos ocho años después. (EFE)

España ganó a Croacia por 22-20 y se proclamó por segunda vez en su historia campeona de Europa de balonmano. La Selección se impuso en un partido apretado que se decidió en el último minuto con un gol desde los siete metros de Aleix Gómez y un lanzamiento de Álex Dujshebaev. España consigue, además, la clasificación directa para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, a los que regresa tras perderse los de hace cuatro años en Río de Janeiro.

Con mucho más sufrimiento que la final de hace dos años ante Suecia, España ganó el oro europeo por segundo campeonato consecutivo. Le tocó trabajarlo hasta el final porque Croacia, agotada tras las dos prórrogas de las semifinales, se agarró al partido a base de defensa. La Selección, que tuvo cuatro goles de ventaja en la segunda parte, llegó a ir por detrás en los últimos minutos, pero supo mantener la calma y acabó llevándose el triunfo.

La victoria tiene varios nombres propios. Jordi Ribera, arquitecto de un equipo que juega mejor que ninguno a pesar de no tener a los mejores jugadores. Gonzalo Pérez de Vargas, uno de los mejores porteros del mundo y responsable de que la final cambiara tras un inicio complicado para España. Aleix Gómez, clave en defensa y fiable desde los siete metros en el tramo final. Y Álex Dujshebaev, que marcó el gol que terminó de tumbar a Croacia con un lanzamiento de cadera que recordó a los que metía su padre Talant.

Pérez de Vargas, el mejor

Antes de llegar ahí, el partido pasó por varias fases, la primera de ella dominada por Croacia. La entrada de Pérez de Vargas fue clave para frenar el dominio croata. El portero del FC Barcelona paró seis de los primeros ocho lanzamientos que recibió, nada que ver con la actuación de Rodrigo Corrales, que se fue la banquillo con un 0/9. Pérez de Vargas, elegido mejor portero del campeonato (Jorge Maqueda fue el otro español en el siete ideal), terminó la final con un 42% de efectividad.

España se fue al descanso con un gol de ventaja (12-11). El comienzo del segundo tiempo trajo más buenas noticias. España aprovechó una superioridad para dar el primer estirón en el marcador. La buena defensa del extremo Aleix Gómez le permitió marcar dos goles a puerta vacía mientras Croacia jugaba sin portero. Una tercera recuperación propició un gol al contragolpe de Joan Cañellas que le dio cuatro goles de ventaja a la Selección (16-12).

Gonzalo Pérez de Vargas terminó la final con un 42% de efectividad. (EFE)
Gonzalo Pérez de Vargas terminó la final con un 42% de efectividad. (EFE)

A partir de ahí, España se atascó y estuvo más de ocho minutos sin marcar. Ni las paradas de Pérez de Vargas evitaron que Croacia empatara. La Selección no volvió a anotar hasta que no volvió a estar en superioridad, pero después continuó el atasco: solo un gol en casi diez minutos. España se empeñaba en jugar por el centro y eso facilitaba la defensa de Croacia, que llegó a ponerse por delante (18-19).

El final de partido se complicó con la exclusión de Raúl Entrerríos a cuatro minutos del final. España se sobrepuso a eso robando un balón y con un lanzamiento de Dani Sarmiento que entró llorando. A esa acción le siguió un fallo croata y un lanzamiento desde los siete metros de Aleix Gómez tras una falta a Julen Aguinagalde. Unos explicables pasos de Igor Karacic le dieron el balón a España y Dujshebaev marcó el gol decisivo cuando quedaban 25 segundos. El último ataque croata fue desbaratado por la defensa española.

Clasificada para los Juegos Olímpicos

La victoria evita a España a jugar un peligroso torneo preolímpico en Francia ante la selección anfitriona, Portugal y el perdedor de la final del Campeonato de África que enfrenta este domingo a Egipto y Túnez. Estar en Tokio era el gran objetivo este año de la selección, que aún recuerda el golpe que fue quedarse fuera de Río 2016. Aquello está grabado a fuego en la memoria de los jugadores españoles, sobre todo en aquellos que ven la cita japonesa como su última oportunidad de ganar una medalla olímpica, premio que no alcanza el balonmano masculino español desde 2008.

En 41 días, España ha ganado la plata en el Campeonato del Mundo femenino y el oro en el Campeonato de Europa femenino. Las ligas nacionales siguen muy por debajo de las mejores de Europa y del nivel que tenían antes de la crisis económica, pero las selecciones siguen cosechando éxitos. El jugador español sigue revalorizándose. Y todavía quedan los Juegos Olímpicos.

Deportes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios